El escándalo mundial que sacudió al Rubio Ñu de Luque, tras lo sucedido con su presidente, Antonio González, y con el futbolista Bernardo Gabriel Caballero, involucró a otro club paraguayo, el que tuvo que salir a defenderse y a aclarar que no tuvo nada que ver con lo ocurrido.

"El club Rubio Ñu, sito en el Distrito de Santísima Trinidad en la ciudad de Asunción, NO TIENE RELACIÓN con los hechos acaecidos en el Club Sportivo Rubio Ñu de la Liga Luqueña de Fútbol", escribió en un comunicado en Twitter la institución que hasta el año pasado militaba en la primera división del torneo local.

Además de responderle a algunos medios puntuales, la entidad asuncena sufrió insultos y amenazas de los usuarios a través de sus redes sociales, los cuales al hacerse eco de la noticia, no dudaron en atacar al club virtualmente.

"Nos gustaría que por favor no mezclen la información", respondió la cuenta oficial de Rubio Ñu en Twitter, después de que utilizaron una foto de su escudo para referirse a la otra institución implicada. "Se trata de un caso de homonimia con Rubio Ñu de Luque que juega en una liga de esa ciudad La nuestra es semiprofesional", concluyó.

La foto que involucra al titular y al futbolista de Rubio Ñu de Luque
La foto que involucra al titular y al futbolista de Rubio Ñu de Luque

"Lo sucedido es con club del mismo nombre pero de la ciudad de Luque, distante a 15 km de Asunción. Favor no confundir", fue otro de los tuits del club de la capital de Paraguay.

Por otra parte, también se encargaron de aclarar que el presidente del conjunto Albiverde es Gustavo Dávalos y no Antonio González, quien sí está involucrado en el escándalo sexual en cuestión.

El Rubio Ñu de Santísima Trinidad pasó los últimos nueve años en la Primera División de Paraguay, pero fue el 15 diciembre de 2017 cuando cayó por 3-1 ante Independiente de Campo Grande y se vio relegado nuevamente a la categoría Intermedia.

 

LEA MÁS: