La película "Going Vertical" sobre la polémica victoria de la Unión Soviética frente a Estados Unidos en el último segundo de la histórica final del baloncesto masculino de los Juegos Olímpicos de Múnich 1972 se ha convertido en un auténtico furor en Rusia. Más de dos millones de espectadores en apenas una semana ya han visto el film sobre el partido más controvertido de la historia del baloncesto.

Con la Guerra Fría aún dando sus últimos coletazos, la URSS derrotó a una selección olímpica de Estados Unidos que no conocía la derrota desde la edición de Berlín 1936. El ajustado triunfo por 51-50 se produjo cuando quedaban tres segundos para el final del partido. En la jugada anterior, Estados Unidos se había puesto un punto por delante con dos tiros libres anotados por Doug Collins. La URSS tenía que anotar su último ataque y no lo consigue.

Los jugadores de Estados Unidos celebraron hasta dos veces el triunfo pero en la tercera repetición lo ganó la URSS
Los jugadores de Estados Unidos celebraron hasta dos veces el triunfo pero en la tercera repetición lo ganó la URSS

Los norteamericanos comenzaron a celebrar la victoria, pero los árbitros hicieron repetir el saque a la Unión Soviética ya que, supuestamente, su entrenador Vladimir Kondrashin había pedido tiempo muerto. La acción se repite (la URSS no anota, EEUU inicia los festejos) y los jueces vuelven a retrotraer la jugada alegando un problema de la mesa con el reloj de tiempo. En la tercera reanudación, el balón cae en manos de Alexander Belov, quien anota y da a la URSS la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Munich 1972.

El segundo lugar del podio quedó vacio: Estados Unidos se negó a recibir la medalla de plata tras caer de forma polémica ante la Unión Soviética
El segundo lugar del podio quedó vacio: Estados Unidos se negó a recibir la medalla de plata tras caer de forma polémica ante la Unión Soviética

Después del partido, los reclamos del equipo norteamericano fueron rechazados. Habían perdido con una racha de más de 60 partidos sin perder. El equipo estadounidense completo se negó a subir al podio a recibir la medalla de plata. A día de hoy, los americanos no reconocen aquella derrota. Incluso, en su testamento, jugadores como Kenny Davis y Tom Henderson han dejado escrito que sus hijos nunca recojan las medallas de plata que se encuentran en la sede del Comité Olímpico Internacional en Lausana.

El triunfo de la URSS sobre EEUU en Múnich 1972 es el partido más polémico de la historia del baloncesto (Rich Clarkson / Rich Clarkson & Associates)
El triunfo de la URSS sobre EEUU en Múnich 1972 es el partido más polémico de la historia del baloncesto (Rich Clarkson / Rich Clarkson & Associates)

Más allá de la polémica, en Rusia se vive como el recuerdo de una hazaña. "Es muy emocionante. La gente llora al verla. Echan de menos nuestras victorias", contó el ex jugador Iván Yedeshko, uno de los cuatro que han quedado de aquel equipo, quien reconoce que es una "película de encargo" con un claro mensaje patriótico en un momento en que el deporte ruso está bajo sospecha por el dopaje de Estado.

Al estreno acudieron sólo Yedeshko y ZharmuhamédovPaulauskas no pudo viajar a Moscú por problemas de espalda, mientras el ucraniano Anatoli Polivodá se negó por motivos políticos debido a la anexión de Crimea y la intervención rusa en Donbass. "Lo llamé y me dijo que no podía venir, ya que odia la URSS", señaló a EFE un contrariado Yedeshko.

Aquí el trailer de la película "Going Vertical":

(Con información de EFE)

LEA MÁS: