La estraforas manuscritas (Gentileza Drouot)
La estraforas manuscritas (Gentileza Drouot)

Más de 150 años después de la publicación de Las flores del mal, la obra más famosa del poeta francés Charles Pierre Baudelaire (1821-1867), fue descubierta una estrofa inédita en el poema Las joyas, dentro de una primera edición que él mismo regaló a un amigo, y que será subastada por un precio que ronda los 60.000 y 80.000 euros.

Los cuatro versos que permanecían inéditos hasta ahora fueron anotados por Baudelaire a mano al final del poema Las joyas en una primera edición impresa que regaló al crítico literario Gaston de Saint-Valry.

Fue la responsable de la subasta en la casa Drouot, Myrtille Dumonteil, quien encontró la obra en una pequeña biblioteca de un departamento de París, después de que su propietario muriera sin dejar herederos. “La escritura ha sido certificada y pertenece a Baudelaire. Es realmente el tipo de objeto que uno espera encontrar cada vez que hay una herencia”, dijo, según lo citado por la agencia EFE.

La primera edición de Las flores del mal, una de las obras fundadoras de la poesía moderna, fue publicada el 21 de junio de 1857. Su publicación fue rechazada por la crítica y el gobierno francés la definió como una obra obscena; algunos de esos textos fueron censurados, entre ellos, el poema Las joyas que fue prohibido por “ultraje a la moral y a las buenas costumbres”.

Charles Baudelaire (Wikipedia)
Charles Baudelaire (Wikipedia)

En ese poema, como explica el diario El País, Baudelaire describe a una mujer desnuda que, conocedora de los gustos del poeta, “solo había guardado sus joyas sonoras (…), un mundo reluciente de metal y de piedra”.

“Amo el furor donde el sonido se mezcla con la luz”, escribió el poeta, antes de describir cómo la mujer “ensaya poses” y observar que “el candor unido a la lubricidad daban un encanto nuevo a sus metamorfosis”.

Traducidos al español los versos inéditos que completaban el poema dicen así: “Y me sentí entonces lleno de esta Verdad: / Que el mejor tesoro que Dios guarda al Genio / Es conocer a fondo la terrestre Belleza / Para hacer surgir de ella el Ritmo y la armonía”.

SIGA LEYENDO