Andrea Camilleri y su inseparable cigarrillo. El escritor italiano murió este miércoles en Roma a los 93 años
Andrea Camilleri y su inseparable cigarrillo. El escritor italiano murió este miércoles en Roma a los 93 años

El escritor italiano Andrea Camilleri, creador del popular comisario Montalbano, murió este miércoles en Roma a los 93 años, informaron medios italianos.

El célebre escritor de novela negra y director de teatro de origen siciliano estaba internado tras sufrir un infarto hace un mes.

Andrea Camilleri, nacido en Porto Empedocle, Sicilia, el 6 de septiembre de 1925, alcanzó un espectacular éxito internacional con las novelas policiales protagonizadas por Salvo Montalbano, comisario de Vigata, una pequeña ciudad siciliana imaginaria.

Con Montalbano, nombre elegido como homenaje al escritor español Manuel Vázquez Montalbán, se convirtió en uno de los escritores de mayor éxito en Italia y su personaje protagoniza aún una popular serie de televisión, supervisada por su creador y distribuida en muchos países.

El comisario Montalbano interpretado por el actor Luca Zingaretti
El comisario Montalbano interpretado por el actor Luca Zingaretti

El escritor conquistó a los lectores con sus novelas cultas, de intriga, ambientadas en una Sicilia fantástica.

La fama la alcanzó en 1998 a la venerable edad de 73 años, tras haber sido libretista para televisión, director teatral y profesor de arte dramático.

¡A los 73 años no cambia nada!", reconoció Camilleri, quien residió por más de cincuenta años con su mujer en su modesta residencia de Roma.

El "fenómeno Camilleri", que ha suscitado estudios, tesis y ensayos, en parte se debe a la personalidad excéntrica del escritor, su incansable producción, su sorprendente cultura y su manera de vivir la fama.

Alérgico a escribir sobre la mafia, emblema de su isla, Camilleri se definió siempre como un hombre de izquierdas, una visión política implícita en todas sus obras.

Su brillante capacidad para jugar con la lengua es el secreto de su escritura, llena de humor, con la que logra desdramatizar situaciones, bromear y contar muertes, fechorías, trampas, amor y sexo.

Traducido en medio mundo, desde francés, inglés, alemán y portugués, pasando por japonés y finlandés, entre otros idiomas, su primera novela en castellano, "El perro de terracota", hizo conocer a finales de la década de los 90 la personalidad del meláncolico investigador siciliano que trabaja en Vigata.

Ciego desde 2016, el escritor preparaba un espectáculo para la temporada de verano en las romanas Termas de Caracalla con una obra sobre la autodefensa de Caín.

"Me gustaría terminar mi carrera contando historias en una plaza y pasando luego ante el público con la gorra en mano", solía decir con tono divertido.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: