Propietaria se desprende de una rara esmeralda del naufragio de 1622 para ayudar a Ucrania

La gema colombiana, recuperada del navío El Nuestra Señora de Atocha, acabó en posesión del magnate del pollo Frank Perdue. Su viuda, Mitzi Perdue, la subasta para apoyar los esfuerzos humanitarios en Ucrania

Mitzi Perdue recibió el anillo de Frank Perdue en 1988, cuando le propuso matrimonio, el anillo tenía una esmeralda procedente del naufragio de El Nuestra Señora de Atocha en 1622. Se subastará en Sotheby’s de Nueva York el 7 de diciembre. Crédito: Sotheby's
Mitzi Perdue recibió el anillo de Frank Perdue en 1988, cuando le propuso matrimonio, el anillo tenía una esmeralda procedente del naufragio de El Nuestra Señora de Atocha en 1622. Se subastará en Sotheby’s de Nueva York el 7 de diciembre. Crédito: Sotheby's

Durante años, Mitzi Perdue se miró la mano y vio la historia.

La piedra de esmeralda de su dedo anular contaba una historia que se remontaba casi cuatro siglos atrás, al hundimiento de un galeón español cerca de los Cayos de Florida en 1622, y a los esfuerzos durante décadas de un pintoresco buscador de tesoros submarinos llamado Mel Fisher por recuperar su cargamento de monedas de oro y plata, pepitas de oro y joyas.

También, le recordó a su difunto marido, el magnate del pollo Frank Perdue, que recibió una parte de la recompensa a cambio de su inversión en la búsqueda del señor Fisher. Donó la mayor parte, pero se quedó con la esmeralda y se la regaló cuando le propuso matrimonio en 1988. Ella la llevó hasta su muerte en 2005, cuando la guardó para mantenerla a salvo.

Ahora, 400 años después de que El Nuestra Señora de Atocha se hundiera en un huracán, la señora Perdue, de 81 años, subastará la esmeralda el miércoles en Sotheby’s en Nueva York. Todos los beneficios de la venta del anillo, que según Sotheby’s tiene un valor estimado de entre $50.000 a $70.000 dólares, se donarán para apoyar los esfuerzos humanitarios en Ucrania, impulsados por la visita que la señora Perdue realizó allí este año tras la invasión rusa.

“¿Cómo debe de ser para la gente que ha estado allí aguantando, continuamente sin descanso, durante al menos medio año?”, dijo. “Después de cinco días, quería hacer más. Y empecé a pensar: ‘¿Qué puedo hacer para ser más útil?’ Y entonces pensé: ‘Tengo algo que es de importancia histórica’”.

El Nuestra Señora de Atocha zarpó de La Habana rumbo a España el 4 de septiembre de 1622, con una carga que incluía 180.000 monedas, 24 toneladas de lingotes de plata boliviana, 125 lingotes de oro y 70 libras de esmeraldas en bruto extraídas en la actual Colombia. Sólo llevaba un día navegando cuando, junto con otro navío, El Santa Margarita, fue alcanzado por un huracán y se hundió al oeste de Key West.

El señor Fisher, fallecido en 1998, estaba obsesionado con la búsqueda de tesoros desde que de niño leyó “La isla del tesoro” de Robert Louis Stevenson. Tras servir en el ejército en Europa durante la Segunda Guerra Mundial y estudiar ingeniería en Purdue y la Universidad de Alabama, se dedicó brevemente a la cría de pollos en California antes de abrir una tienda de buceo en Redondo Beach, California. En 1962 se trasladó con su familia a Florida, atraído por la promesa de encontrar tesoros en alta mar.

Él y sus colaboradores utilizaron equipos electrónicos modernos para recuperar oro y otros objetos del naufragio de una flota española que se hundió en una tormenta frente a la costa atlántica de Florida en 1715. En 1969 se embarcó en la búsqueda de El Atocha, sobre el que había leído en un libro titulado “The Treasure Diver’s Guide” (La guía del buscador de tesoros).

La búsqueda del tesoro de El Atocha resultó costosa para el señor Fisher. Consumió más de 15 años de su vida y perdió a un hijo y a su nuera cuando su barco volcó y se hundió en 1975. Finalmente, en 1985, Fisher y su equipo localizaron los restos de El Atocha y recuperaron un tesoro valorado en unos 400 millones de dólares.

“Cuando eres la primera persona que ve algo después de trescientos o cuatrocientos años, se te pone la piel de gallina”, dijo en una entrevista Kim Fisher, hijo del señor Fisher, que se unió a la búsqueda de su padre cuando tenía 12 años. “Y te dan ganas de encontrar más”.

Mel Fisher en 1986, examinando algunas de las esmeraldas en bruto que su equipo recuperó del naufragio del Atocha.Credito: Jeffrey Cardenas/Associated Press
Mel Fisher en 1986, examinando algunas de las esmeraldas en bruto que su equipo recuperó del naufragio del Atocha.Credito: Jeffrey Cardenas/Associated Press

Animado por un amigo íntimo, Frank Perdue firmó como patrocinador de la expedición y forjó un vínculo con el señor Fisher por el pasado que compartían en la cría de pollos. El Sr. Perdue estaba en la cima de su fama como improbable presentador de televisión - “Se necesita un hombre duro para criar un pollo tierno”- para su empresa, Perdue Farms, cuando encontró El Atocha en 1985.

El señor Perdue recibió una parte del tesoro proporcional a su inversión. Regaló la mayoría de sus gemas y monedas de plata y oro al Smithsonian Institution y al Delaware Technical Community College, donde se exponen en una muestra llamada “Tesoros del mar”.

Pero el señor Perdue se quedó con dos objetos: un doblón de oro y la esmeralda.

El señor Perdue conoció a la que sería su tercera esposa en una fiesta en Washington D.C., no lejos de su casa de Maryland. Se cortejaron por teléfono durante aproximadamente un mes - la señora Perdue vivía entonces en California - y la siguiente vez que se vieron, dijo ella, él fue a su caja fuerte y sacó el anillo de esmeralda. Se casaron en 1988.

“Cuando me dio la esmeralda que consiguió en El Atocha, nada en el mundo podía ser más emocionante, aparte de estar comprometida”, dijo.

La esmeralda se extrajo en Colombia en el siglo XVII. Alexander Eblen, especialista principal del departamento de joyería de Sotheby’s en Nueva York, dijo que era un ejemplo prístino de una esmeralda de mina antigua.

“Esta es una piedra Ricitos de Oro”, dijo, “donde es un verde muy fuerte, un verde puro, ni demasiado claro ni demasiado oscuro”.

Su valor estimado, entre $50.000 a $70.000 dólares, se basa únicamente en el estado de la gema, según Eblen. Los pujadores de la subasta, entre los que probablemente habrán museos y coleccionistas privados, también tendrán en cuenta su historia y la causa a la que apoyan.

La Sra. Perdue en Nueva York en 2017. Crédito: Stephen Speranza para The New York Times
La Sra. Perdue en Nueva York en 2017. Crédito: Stephen Speranza para The New York Times

La señora Perdue viajó a Ucrania a principios de este año para aprender más sobre la trata de personas, un tema sobre el que escribe para Psychology Today. Debido a una amenaza de ataque aéreo, pasó su primera noche en Kiev en un refugio antiaéreo, y acabó siendo una de las experiencias más importantes de su vida.

Pensó en su anillo de compromiso, que había guardado en una caja fuerte desde la muerte de su marido, y se le ocurrió que podía utilizarlo para recaudar dinero y crear conciencia sobre el sufrimiento en Ucrania desde la invasión rusa. Dijo que aún no sabía qué organización elegiría para recibir los beneficios.

Cuando el señor Perdue le propuso matrimonio, al principio pensó que llevaría el anillo sólo en ocasiones especiales, pero su marido la convenció de que merecía la pena lucirlo a diario. Dijo que se alegraba de haber seguido su consejo, sobre todo ahora que la esmeralda pasa al siguiente capítulo de su historia de 400 años.

“Me encantaría estrechar la mano de la persona que lo consiga”, dijo, “y desearle éxito y alegría”.

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR