Trabajadores de EPM denuncian que están recibiendo comida en mal estado

Recientemente, la Universidad de Antioquia emitió una alerta roja sanitaria por problemas de estado, disposición e higiene en el servicio de alimentación de los campamentos de EPM

Foto de archivo. Fachada exterior de una sede de Empresas Públicas de Medellín (EPM) en Medellín, Colombia, 4 de abril, 2019. REUTERS/Luisa González
Foto de archivo. Fachada exterior de una sede de Empresas Públicas de Medellín (EPM) en Medellín, Colombia, 4 de abril, 2019. REUTERS/Luisa González

Alrededor de 200 contratistas están trabajando en la construcción del proyecto Hidroituango para poder empezar a hacer pruebas a finales de julio. En medio de las extensas jornadas de trabajo, están recibiendo la alimentación básica, pero, al parecer, esta no cumple con los estándares debidos.

El sindicato de profesionales de las Empresas Públicas de Medellín (EPM) denunció este 6 de julio que la empresa contratada para suministrar los alimentos, les está enviado comida en mal estado. La situación se estaría evidenciado desde abril, y no estaría afectando solo a los contratistas de Hidroituango, sino a todos los vinculados a EPM.

“La comida llega descompuesta, o no cumple con el balance nutricional que debe tener un plato para los trabajadores, son aproximadamente 1.200 empleados que hacen uso de ese contrato de alimentación”, señaló Olga Arango, presidenta del sindicato de profesionales de EPM.

Se denuncia que el contrato de alimentación fue adjudicado “a dedo” a la firma Ardiko por un valor de $39.561 millones de pesos. Esta empresa tiene experiencia suministrando alimentos a restaurantes carcelarios. Según el sindicato, esto explica las quejas y malestares constantes que se han recibido por parte de los usuarios del restaurante, quienes habitan en los campamentos de EPM.

Se recordó que recientemente la Universidad de Antioquia emitió una alerta roja sanitaria por problemas de estado, disposición e higiene en el servicio de alimentación de los campamentos. Esto, después de que en un informe revelado por el sistema de vigilancia epidemiológico de la institución educativa revelara los problemas anteriormente expuestos. Se anota que esto podría conllevar al cierre de los restaurantes y del propio campamento.

Así las cosas, el sindicato pidió que se tomen medidas para prevenir riesgos de salud. Se argumentó que, además de exponer a los contratistas, no se puede poner en entredicho la reputación de EPM.

La empresa antioqueña ya se pronunció al respecto y dijo que, de ser necesario, están iniciando los procedimientos para la terminación anticipada del millonario contrato.

“Se vienen gestionando a través del conducto institucional y contractual establecido para el efecto, generando desde la supervisión del contrato, no solo los requerimientos al contratista para el cumplimiento de sus obligaciones, sino además, iniciando los procedimientos tendientes a la terminación anticipada del contrato, si hay lugar a ello”, aseguró EPM en un comunicado.

Mientras se trabaja para darle garantías a los trabajadores de EPM, un grupo de ellos está ultimando detalles para que Hidroituango pueda comenzar a operar pronto. El último reporte, con corte del 3 de julio, indicaba que se acababa de montar el rotor de la unidad número uno y los contratistas avanzan en la instalación del estator de la unidad número dos en la casa de máquinas del proyecto.

Con este reporte, EPM confirmó que el próximo 26 de julio se iniciarán las pruebas en Hidroituango. Hay que mencionar que este primes testeo se hará en seco, pues se quiere evitar agregar agua y que vuelva a suceder una tragedia como la ocurrida en 2018.

Si la primera prueba en seco sale bien, se contempla que 30 días después se realice otro intento, esta vez con agua. Las autoridades destacaron que es inusual hacer varias pruebas en las hidroeléctricas, pues cuando se ponen a funcionar las turbinas es de corrido, pero esta vez es necesario para eliminar cualquier posibilidad de riesgo.

EPM aseguró que se están teniendo todas las precauciones del caso. Dependiendo de cómo avance todo, se espera tener certeza pronto para determinar la fecha en la que se generarían los primeros 300 megavatios de energía.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR