En un reto de salvación accidentado, nadie sube al balcón de MasterChef Celebrity Colombia

Los jurados fueron severos con sus calificaciones y las preparaciones de los cocineros no llamaron la atención de sus paladares para subir al balcón

Ninguno de los cocineros logró convencer al jurado de avanzar al balcón y se van para eliminación. Tomada de Canal RCN.
Ninguno de los cocineros logró convencer al jurado de avanzar al balcón y se van para eliminación. Tomada de Canal RCN.

Sorprendidos quedaron los participantes de ‘MasterChef Celebrity’ en la noche del 17 de mayo, cuando se enfrentaron a un reto de salvación que dejó con delantal negro a Corozo, María T, Estiwar G, Tatán Mejía, Ramiro Meneses y Aida Morales. En un nuevo capítulo, emitido este 18 de mayo, los chefs decidieron darles una nueva oportunidad a esos competidores para poder salvarse del reto de eliminación.

“Hoy llegamos a la cocina dispuestos a darla toda”, expresó Corozo.

Pero esta no fue la única sorpresa que se llevaron los cocineros, pues los jurados les informaron que al igual que ocurrió en la temporada anterior, los chefs estarían participando como un equipo más, del cual resultaron perdedores con una calificación de 7.6 sobre 10.

“La temporada pasada perdimos cocinando (…) esta no vamos a perder bailando ni cantando”, mencionó el chef Jorge Rausch.

Mientras algunos celebraron la noticia de los jurados, otros señalaron que estaban preparados para entregarlo todo en una lucha a muerte en la cocina para no perder su cupo en competencia. En el caso de María T, no desaprovechar la segunda oportunidad que le dieron de ingresar.

“Me encuentro con que es un reto de salvación y me emociona porque es una oportunidad más de no estar en esa tensión tan grande”, relató María T.

Para este duelo, todos debían hacer sus preparaciones con una proteína que, según los jurados, es una de las más especiales y queridas por los colombianos: la sobrebarriga. Con esta podían ejecutar diferentes preparaciones como desmechar la carne de res para hacer carimañolas, empanadas, risottos. Por lo que el reto impuesto por los jurados fue poner a prueba la técnica y la creatividad.

Cada concursante debió presentar su plato en un tiempo de 45 minutos y en esta oportunidad, la creatividad debía prevalecer en la preparación. Claudia Bahamón, presentadora del reality, le preguntó a los jurados en qué momento no está bien esa imaginación, a lo que los jueces respondieron al unísono “cuando no sabe bien”.

Además, los cocineros tuvieron una ventaja de parte de los jurados, quienes prefirieron entregarles la sobrebarriga precocida para que no perdieran tiempo mientras ponían a ablandar la proteína en las ollas pitadoras. Pero solamente tuvieron dos minutos al interior de la despensa para elegir los ingredientes necesarios.

Durante el tiempo establecido para el reto, más de uno presentó dificultades, empezando por Ramiro Meneses, que olvidó uno de los ingredientes fundamentales para hacer su plato y debió negociar con Claudia Bahamón para poder conseguir la harina de trigo. Por esto perdió cinco minutos para cocinar.

Otra de las que presentó problemas a la hora de ejecutar su preparación fue María T, quien entró en desesperación cuando Claudia Bahamón anunció que faltaban tres minutos para finalizar el reto y no había terminado de cocinar. No tenía vajilla para emplatar, e incluso, Claudia Bahamón tuvo que calmarla.

Aida Morales tuvo problemas con su preparación de carimañolas. Tomada de Canal RCN
Aida Morales tuvo problemas con su preparación de carimañolas. Tomada de Canal RCN

Y finalmente, Aida Morales preparó unas carimañolas, pero la masa que utilizó, que era a base de yuca, al momento de freírla, se soplaron y no funcionó. Por respeto a los jurados, pasó al frente sin un plato, por lo que Jorge Rausch le llamó la atención por este inconveniente.

“Le respeto y le agradezco el respeto, le recomiendo que de golpe lo traiga porque quizás no es tan grave (…) no es una falta de respeto, simplemente se equivocó de idea con el tiempo que tenía y la yuca pitada desarrolla el almidón como no debe ser, no alcanza a enfriar para hacer la carimañola y se le enchumba (…) gracias a Dios no es un reto de eliminación, que le sirva para que reflexione y programe bien lo que va a hacer cuando los retos son de delantal negro”, expresó Rausch.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR