Uniformados gravemente heridos por impactos de arma de fuego en Santander de Quilichao

Los dos patrulleros se encontraban haciendo labores de vigilancia en el barrio El Rosario cuando fueron atacados

En muchos pueblos de Arauca, las pintadas de la guerrilla del ELN se intercalan en la fachada con las de las FARC, en una exhibición histórica de las insurgencias para dejar claro que aún están ahí, que nunca se han marchado. Fotografía de archivo. EFE/Ernesto Guzmán Jr.
En muchos pueblos de Arauca, las pintadas de la guerrilla del ELN se intercalan en la fachada con las de las FARC, en una exhibición histórica de las insurgencias para dejar claro que aún están ahí, que nunca se han marchado. Fotografía de archivo. EFE/Ernesto Guzmán Jr.

Un nuevo atentado contra la fuerza pública se registró en el departamento del Cauca, en el barrio El Rosario, sector urbano del municipio de Santander de Quilichao, donde quedarían seriamente heridos dos uniformados de la Policía Nacional.

De acuerdo con lo manifestado por el general, Herman Alejandro Bustamante, jefe de la dirección de seguridad ciudadana de la Policía Nacional, el ataque se registró cuando los dos uniformados se encontraban en la Calle 7 con Carrera 2 donde se adelantaba un puesto de control. Las víctimas del ataque fueron identificados como Manuel Jesús Ordóñez y Harold Blanquicet.

Los victimarios, presuntamente se habrían llevado los elementos de servicio de los uniformados Ordóñez y Blanquicet, entre ellos un radio de comunicaciones y una pistola, posteriormente se dieron a la fuga con rumbo a la vereda San Pedro.

La comunidad ayudó a trasladar a los heridos hasta el hospital local, desde donde fueron remitidos a un centro asistencial de la capital del Valle del Cauca, por la gravedad de sus heridas.

Según detalló el general Herman Alejandro Bustamante, la recompensa ofrecida será entregada por la Policía Nacional que aportará $100 millones, junto a la Alcaldía del municipio que dispondrá de $30 millones.

“Rechazamos esta clase de actos violentos contra nuestros policías, más cuando están prestando un excelente servicio a la comunidad, como en este caso, por eso con el apoyo de la Gobernación y la Alcaldía ofrecemos esta recompensa para agilizar las investigaciones que permitan ubicar a los responsables”, mencionó a los medios el jefe de la dirección de seguridad ciudadana de la Policía Nacional Alejandro Bustamante.

El Gobernador del Cauca, Elías Larrahondo, se manifestó sobre los hechos violentos que hirieron a los uniformados: “Rechazamos rotundamente el atentado criminal contra los Patrulleros Manuel Jesús Ordóñez y Harold Blanquicet, en el municipio de Santander de Quilichao, quienes se encontraban en ejercicio de sus funciones brindando garantías de seguridad a la población”.

Las autoridades indicaron que ya se articulan acciones de investigación para el pronto esclarecimiento de los hechos, también comentaron que se realizará un consejo extraordinario de seguridad a partir de las tres de la tarde.

Ya la policía en esta localidad había sido víctima de grupos armados el pasado mes de octubre del 2021. En esa oportunidad dos uniformados fueron asesinados cuando se desplazaban por la vereda La Agustina y fueron atacados por las disidencias de las Farc, estructura Dagoberto Ramos.

Los policías fueron atacados con armas de fuego por disidentes de la estructura Dagoberto Ramos de las Farc, que hace presencia en la zona, cuando se dirigían a realizar la recuperación de una moto robada en el casco urbano del municipio. Las víctimas fueron identificados como José Alejandro Goyes Aguilera de 25 años y Wilmar Alfonso Guzmán Martínez de 36 años, quienes hacían parte del modelo de vigilancia por cuadrantes.

El general Jorge Luis Vargas, director de la Policía Nacional, dijo que durante el ataque se evidenció la presencia de entre 20 y 25 disidentes, que usaban camuflados y tenían brazaletes con insignias de las Farc.

De igual manera que en el atentado de Santander de Quilichao, se repitió que a los uniformados los victimarios les quitaron elementos del servicio, ya que tras el homicidio, los disidentes robaron dos pistolas de dotación y el radio de comunicaciones de los policías.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR