446 indígenas embera retornarán desde Bogotá hasta sus territorios a inicios de diciembre

La Unidad para las Víctimas garantizará lo necesario para el regreso de poco más de 100 familias. Todavía hay que resolver temas logísticos y compromisos relacionados con la seguridad en los resguardos ubicados en Risaralda

Indígenas embera en el parque el Tercer Milenio en Bogotá. Agosto de 2020. Foto: Colprensa - Sergio Acero.
Indígenas embera en el parque el Tercer Milenio en Bogotá. Agosto de 2020. Foto: Colprensa - Sergio Acero.

La oficina territorial de la Unidad Nacional para las Víctimas en el Eje Cafetero confirmó, este miércoles 24 de noviembre, que ya está todo listo para el retorno de 125 familias de las comunidades indígenas embera chamí y embera katio al departamento del Risaralda, tras vivir dos años albergados en el refugio transitorio del Parque La Florida, en Bogotá.

La información la confirmó Luis Alberto Donoso, director territorial de la Unidad para las Víctimas en esa región, quien explicó que del proceso logístico se beneficiarán en total 446 personas que regresan a resguardos en Pueblo Rico y Mistrató, con una serie de importantes ayudas estatales.

Entre estas, agregó el funcionario, se cuentan un auxilio económico repartido en tres giros de dinero, uno cada cuatro meses, con los que se busca garantizar la sostenibilidad del retorno y un mejoramiento de vivienda que incluye, entre otras cosas, kits con 20 tejas, amarras, hacha, machete, martillo, serrucho, lima, azadón y barretón.

Con el anuncio, el funcionario también manifestó que, “las familias están en una situación muy compleja y sabemos que muchas de ellas quieren retornar a su territorio, tenemos una fecha prevista para el retorno entre los días 1 y 2 de diciembre, pero también dependemos de la concertación con las autoridades indígenas”.

También de autoridades locales y nacionales que se encargarán de ofrecer todas las garantías necesarias para un retorno cómodo: buses con espacio suficiente para transportar a todos los beneficiarios en condiciones dignas, camiones para el traslado de las propiedades que estos lleguen a tener y hasta mulas para lograr la movilización de todo lo anterior en las zonas de trocha que llevan a los respectivos resguardos.

“Desde la Unidad estamos haciendo todas las gestiones posibles para que estas familias retornen a sus resguardos ancestrales con sus familiares lo más pronto posible, esto teniendo en cuenta todas las garantías de transporte, alimentación, salud y seguridad”, explicó al respecto Jonathan Forero, coordinador del grupo de retornos y reubicaciones, citado por la emisora Blu Radio.

Los funcionarios resaltaron, además, que estas labores de retorno se logran luego de haber adelantado siete jornadas de identificación, que fueron las que permitieron identificar cuántas personas estaban dispuestas a retornar, a qué territorios y bajo qué condiciones. No obstante, todavía queda trabajo por delante.

Según le explicó Julio Nayazá, líder de la comunidad, a la emisora colombiana, “tenemos que hacer acuerdos y compromisos serios y firmados, hay acciones de años anteriores con las entidades que no se han cumplido, desde luego queremos que las familias retornen y no sufran más en la capital, pero queremos que se garanticen las ayudas en temas alimentarios, proyectos productivos y la seguridad para permanecer en los resguardos”.

Todo eso debería adelantarse la próxima semana si la entidad espera cumplir con el calendario mencionado por Donoso.

Cabe mencionar que, el traslado de estas comunidades a sus tierras abre espacio en el Parque La Florida para aquellas que han venido trasladándose hacia ese refugio temporal durante las últimas semanas, tras ocupar el Parque Nacional de Bogotá en señal de protesta por la falta de apoyo a las etnias indígenas que habitan la capital.

En principio fueron unas 1.450 personas que se tomaron el espacio público a finales de septiembre pasado, y aunque algunas ya se trasladaron al albergue temporal, todavía son muchas las que permanecen en el improvisado campamento, que ya ha sido víctima de varias inundaciones.

A pesar de ello, desde la Defensoría del Pueblo, la Procuraduría General de la Nación y la Personería de Bogotá, en comunicación dirigida a la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, solicitaron ayer que la medida material de restitución del Parque Nacional no se adelante hasta tanto se agote la vía del diálogo y se garantice la reubicación temporal de las comunidades en condiciones de dignidad, previa la caracterización con enfoque étnico y garantizando sus derechos fundamentales, para lo que el Parque La Florida y el proceso de retorno anunciado hoy resultarán fundamentales.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR