Niegan libertad condicional al exgobernador de Santander, Hugo Aguilar

Un juzgado de Bogotá determinó que no habían razones de peso para concederle la salida del batallón en el que se encuentra recluido junto a su hijo, Richard Aguilar

Hugo Aguilar, ex gobernador de Santader llega a los juzgados de Paloquemao a comparecer por enriquecimiento ilícito. / Colprensa
Hugo Aguilar, ex gobernador de Santader llega a los juzgados de Paloquemao a comparecer por enriquecimiento ilícito. / Colprensa

El juzgado 17 de ejecución de penas de Bogotá le negó, este martes 28 de septiembre, la solicitud de libertad condicional al coronel en retiro, Hugo Aguilar, quien fuera gobernador del departamento de Santander entre 2004 y 2007. El expolicía cumple desde 2013, una condena de nueve años por nexos con el Bloque Central Bolívar de las autodefensas del Magdalena Medio.

La defensa de Aguilar llegó a la audiencia argumentando que este ya había cumplido la mayor parte de la pena que se le impuso entonces y que, incluso, lo había hecho demostrando buen comportamiento.

Es de señalar que el exgobernador volvió a estar recluido en el Batallón número 13 de Bogotá desde 2019. El mismo había recuperado la libertad en 2016 tras cumplir tres cuartas partes de la condena, siendo recapturado en 2018 por lavado de activos y enriquecimiento ilícito. Un año más tarde volvió a los estrados judiciales, cuando se comprobó que había cometido fraude procesal en la reparación de víctimas de paramilitares.

A fin de cuentas Aguilar había conseguido la libertad condicional al comprometerse a reparar a las víctimas, cosa que nunca hizo pues aseguraba no contar con el dinero necesario ni para ello, ni para pagar la multa de 6.337 millones de pesos que le impuso la Corte Suprema de Justicia en 2013 por el delito de concierto para delinquir agravado.

La mentira se cayó, entre otras cosas, porque el señalado había sido visto en 2017 manejando por las calles de Bucaramanga a bordo de un Porsche Boxster GTS 2015, avaluado en por lo menos unos 350 millones de pesos. Ello generó cuestionamientos al rededor de sus ingresos y propiedades, que finalmente llevaron a la recaptura en 2019.

Cabe señalar que esta no es la primera vez que Aguilar busca recobrar su libertad desde que fuera recapturado. También lo había hecho en febrero de 2020, asegurando que se encontraba en un preocupante estado de salud. No obstante, un reporte de Medicina Legal demostró que no presentaba una condición grave que le impidiera permanecer recluido. En el mismo fallo se consideró que esconder bienes para evitar pagar multas era un acto de mala conducta.

Lo hizo nuevamente en agosto de este año, pero también le fue negada porque el juez consideró que no cumplía con los requisitos necesarios para tan siquiera solicitar la libertad condicional. Ese fue el mismo argumento esgrimido por el juzgado esta mañana.

Así las cosas, Hugo Aguilar deberá permanecer recluido al interior del Batallón número 13 de Bogotá, donde también se encuentra encarcelado su hijo, el también exgobernador de Santander entre 2012 y 2015, Richard Aguilar, quien llegó a ese centro el pasado 3 de agosto.

Este, que además fue senador de la República hasta el pasado 28 de julio, es investigado por irregularidades en por lo menos cuatro contratos de infraestructura que se adjudicaron y desarrollaron bajo órdenes específicas suyas para favorecer a ciertas personas y consorcios.

En su contra pesan los testimonios de Claudia Yaneth Toledo y Lennin Pardo, la exsecretaria de infraestructura de Santander y su esposo, quienes revelaron, con pruebas, que, en efecto, hubo un entramado delictivo para los días en los que Aguilar ocupaba su puesto en la Gobernación.

“Es muy difícil, lo hablo en mi campo, para el constructor en el área de la ingeniería civil, es muy difícil en Colombia hacer buena carrera honestamente. Es lo que vemos diariamente y lo hablo con total franqueza porque fui parte de una estructura de corrupción, en este caso en el departamento, en la gobernación de Santander, y lo que pude ver, lo que pude observar, definitivamente la corrupción es el mal más poderoso que pueda existir en el país”, reveló Toledo. Según la pareja, el dinero que dejó aquella red de corrupción ascendería a los 500 mil millones de pesos.

SEGUIR LEYENDO:



TE PUEDE INTERESAR