“Si Petro gana y el Verde es partido de Gobierno, renuncio”: Juanita Goebertus habló con Infobae sobre el proceso electoral

La congresista de la Alianza Verde dice que el senador Petro puede poner en riesgo la institucionalidad y que su apoyo al exrector de los Andes y no a Fajardo es porque siente que el primero puede llevar, por fin, a una unión en el centro

La representante a la Cámara por Bogotá, Juanita Goebertus, tildó de falsa una noticia de Semana. Foto: Colprensa
La representante a la Cámara por Bogotá, Juanita Goebertus, tildó de falsa una noticia de Semana. Foto: Colprensa

El centro es indiscutiblemente su salida y Alejandro Gaviria la mejor opción para Juanita Goebertus que espera ganar las elecciones que definirán los próximos cuatro años. La representante a la Cámara por la Alianza Verde tiene claro que no apoyará de ninguna manera a Gustavo Petro o al Pacto Histórico y es positiva al decir que no regresará al Congreso en 2022 porque va a ser gobierno.

En entrevista con Infobae Colombia, Goebertus habló sobre la posibilidad de que el partido Verde haga un proceso de escisión debido a la crisis que vive, de su posible renuncia a la colectividad si en un mandato de Petro su colectividad se vuelve partido de gobierno y de por qué prefiere a Gaviria por encima de Sergio Fajardo.

Infobae Colombia (IC): Navarro Wolf y Antanas Mockus, copresidentes del Verde, decidieron quedarse en la Coalición de la Esperanza y no apoyar el Pacto Histórico. ¿Cómo hubiera reaccionado si fuera al contrario?

Bueno, lo primero es contarle un poquito a la audiencia lo que tal vez ha sido evidente: el Partido Verde tiene distintas tendencias, hay una tendencia que está un poco más a la izquierda donde hay personas que simpatizan mucho con lo que representa el Pacto Histórico y hay otro sector del partido, en el que estoy yo, dónde está el profesor Antanas Mockus, Angélica Lozano, que está un poco más al centro y que ha venido trabajando por la Coalición de la Esperanza para que compita en primera vuelta con el Pacto Histórico y con el sector de derecha.

¿Dónde creo que hemos hecho crisis? en que ambas visiones creen que tenemos una alternativa real de pasar de primera a segunda vuelta. Aquí no hay una decisión, lo que hay son las expresiones por un lado, del presidente Carlos Ramón, con un grupo de otras personas como Camilo Romero, Inti Asprilla, Katherine Miranda, insistiendo en que haya libertad para ellos apoyar el Pacto Histórico y otros con Antanas Mockus y Antonio Navarro que queremos que el partido tome una decisión y sea hacia el centro.

Hasta ahora la única decisión en una votación de la Dirección Nacional fue apoyar la Coalición de la Esperanza de forma unánime. Tomar otra decisión requeriría otra Dirección Nacional. Mi respuesta ha sido en general la misma: yo creo en la pluralidad del verde, creo que debemos ponernos de acuerdo en otras alternativas, creo que un momento tan difícil para el país, si el partido simplemente deja en libertad, pues capitula ante su deber de liderar, de poner sobre la mesa una visión, entonces espero que sea posible que esa decisión se tome en la dirección nacional.

I.C: ¿Qué pasó en el acercamiento que hubo a finales del año pasado entre la Coalición y el Pacto?

Yo hablaría quizás de un acercamiento del que yo tenga conocimiento, pero por supuesto en esto, insisto, como hay varias tendencias dentro del partido, puede haber más. Digamos que yo conozca, a comienzos de este año en deliberaciones dentro del partido y también a finales del pasado, se habló un poco de decir ‘aquí tenemos que bajar un poco el nivel de hostilidad con distintos sectores independientemente que representemos visiones de cambio distinto, no tenemos que canibalizarnos y tener esa confrontación constante. Nos une la construcción de paz, la oposición al Gobierno Duque entonces demos la discusión pública electoral para que sea la ciudadanía la que escoja’.

En ese momento Antonio Navarro tuvo una conversación con Petro y otras personas del Pacto Histórico y un poco de lo que contaron fue que, en todo caso, Petro había dicho que Fajardo había estado a solo 260.000 votos entonces que por lo tanto su gran competidor era él entonces no iba a renunciar a un tono adversarial porque era su principal competidor.

I.C: El Verde va a definir candidato, aunque el proceso también esté patinado, pero usted ya se fue por el lado de Alejandro Gaviria. ¿Qué pasaría si él no termina en la Coalición?

Los presidentes nos pidieron a Angélica Lozano y a mí que teníamos conocimiento previo de Alejandro Gaviria que nos acercáramos a él para explorar la posibilidad de que fuera candidato. En octubre del año pasado tuvimos una primera reunión con Alejandro y le pedimos que fuese candidato, que se lo pensara, que era una alternativa que tenía distintos apoyos dentro del Verde y eso se convirtió en otros cuatro encuentros.

Alejandro ha dicho que quiere una consulta de centro y está claro en que no se puede repetir el error de 2018. Yo creo profundamente en que ese es el camino. La carta de ayer de los dos presidentes insiste en que es unificando el centro como el verde logra ponerse de la misma alternativa competitiva para estas elecciones en 2022. Ya si eso se llama solo Coalición de la Esperanza o Coalición de la Esperanza ampliada en una consulta de centro, es una discusión que podemos tener, pero creo que la señal inequívoca y es lo que Antanas ha dicho, que de hecho también se reunió con Alejandro Gaviria, es lograr que allí haya esa esa consulta. Alejandro le respondió al verde que estaba interesado.

I.C: ¿Qué puntos o en qué temas Alejandro Gaviria puede unirlos y que Fajardo no?

Bueno, en primer lugar aclarar que me refería a sectores del verde que están más a la izquierda y que se han vuelto súper antifajardistas. Algunos sectores del verde, no todos, le hicimos campaña a Fajardo en el 2018 y creemos que es una persona que podría hacer un gran presidencia para este país. Dicho eso, yo creo que teniendo muchas coincidencias programáticas como en la garantía de un sistema económico productivo, en la lucha contra la desigualdad y contra la pobreza pero que se tome en serio la redistribución o poner en el centro la discusión de proteger nuestra biodiversidad o recuperar la seguridad territorial para evitar un tercer pico de violencia o tratar de recuperar la confianza de las instituciones, yo creo que en Alejandro Gaviria hay más de esa capacidad de conectarse con una ciudadanía, sobre todo con esa ciudadanía joven indignada que quiere los cambios, quiere unas transformaciones y que yo creo [la gente] puede ver en Alejandro una persona que esté dispuesta a hacerlas.

I.C: Hay críticas de que usted señala a los que apoyan al Pacto Histórico pero al mismo tiempo respalda a Alejandro que no está en la coalición...

Hoy el Partido Verde no tiene un candidato escrito por lo tanto estamos habilitados para poder hacer procesos de recolección de firmas, la conversación más grande gira en torno a qué va a representar el Partido Verde. Yo creo que fundamentalmente a una visión como la de Alejandro es coincidente con lo que el partido decidió en marzo.

I.C: Siendo realistas, ¿cree que van a poder encontrar un punto medio y evitar dividirse? ¿No es algo utópico?

Pues yo tal vez soy un poquito utópica, en la vida en general soy optimista como por naturaleza, y estoy haciendo todo lo que pueda para que sí logremos una decisión conjunta. Mi visión es que la mejor manera de lograr esa opción conjunta es una tercería: si las dos opciones siguen siendo simplemente Camilo Romero para irnos al Pacto Histórico o Carlos Amaya para irnos a Coalición de la Esperanza, probablemente no logremos un camino, por eso he insistido en que lo de Alejandro puede ayudar a desentrabar esto y él se vuelve una especie de tercería que lo que permite es un apoyo a una candidatura independiente que está recogiendo sus firmas, que nos permitiría decir ‘miren, nosotros nos vamos a esto’. Alejandro probablemente no termine siendo un miembro más de la Coalición de la Esperanza, sino que ha dicho que quiere poner sobre la mesa una especie de consulta de centro a la que vayan los miembros de la Coalición y él también y que se sea con un camino por la mitad. Tú puedes tener razón en que es una alternativa utópica y quizás lo más realista es que terminemos en libertad, pero con el pronunciamiento de Mockus y Navarro puede que estemos un poquito más cerca de ver si logramos tener una posición unificada.

I.C: ¿Cómo se llevaría a cabo esa posible escisión que propuso Angélica Lozano?

Lo primero es señalar que yo no he estado de acuerdo con la opción de la escisión. Para nosotros estás pujas internas son muy viscerales, tenemos muy claras cuál es la diferencia aquí y allá pero lo que la ciudadanía ve es a otros políticos peleando y no siendo capaces de ponerse de acuerdo. Entonces yo personalmente quisiera que evitáramos a toda costa la escisión, eso no quiere decir que no tengamos que llegar allá, puede que, definitivamente, esta escisión, que es una división ideológica de peso, termine llegando.

En el Polo, por ejemplo, tomaron una decisión interna que fue unánime de permitir que el sector del senador Jorge Enrique Robledo se escindiera y presentaron un trámite ante el Consejo Nacional Electoral que en el caso de ellos duró más o menos siete u ocho meses, que les permite acceder a una personería jurídica en interpretación de esta figura de la escisión.

Mi preocupación, más allá, insisto, de la visión más política porque creo que la escisión no es el camino, es que creo que no dan los tiempos en este momento, desafortunadamente o afortunadamente. Creo que la escisión debería ser producto de medirnos en las elecciones, es decir, muy probablemente si Petro gana las elecciones, el Partido Verde se convierta en partido de gobierno y sea un partido más distinto. Allí personas como yo, que hemos sido críticos de posiciones de Gustavo Petro en torno al Estado derecho, a la democracia, al manejo de la economía, a la forma en la cual se logra la reconciliación para el país, no nos veamos reflejados y probablemente muchos de nosotros tomemos una decisión de irnos. Yo personalmente no me quedaría y si gana alguien de la Coalición, es muy probable que los sectores de izquierda no estén dispuestos a ser partido de gobierno.

I.C: Cambiando de tema, entonces usted no va a dar el paso al Senado...

Lo primero es que yo hace mucho tiempo decidí en mi vida que quería ser servidora pública. A mí lo que me hace sentir al final del día que lo que hice en mi trabajo tenía un elemento trascendental más allá de simplemente ser un trabajo, es es el hecho de estar trabajando desde el sector público por un bienestar colectivo y no simplemente por algo personal. El Congreso lo he disfrutado, he aprendido también y sin duda he aprendido muchísimo, pero realmente lo que a mí hoy en día me apasiona es poder ayudar a ejecutar política pública. Entonces el principal y el esencial motivo de mi decisión es porque quiero volver a ser gobierno, porque creo que desde allí, en un país tan presidencialista como Colombia, es donde más injerencia puede haber, donde más chance hay de incidir en la transformación de la vida.

I.C: La Coalición va a abrir las listas al Congreso, ¿Juanita qué caras nuevas quiere ver?

Bueno, me toca guardarme un secreto que tengo de una mujer maravillosa que queremos que sea representante a la Cámara por Bogotá. No puedo chiviarla porque ella todavía está cerrando sus procesos de su anterior trabajo, pero les lanzo ahí un poquito la la cuña de que próximamente les vamos a dar a conocer.

Nosotros estamos convencidos que necesitamos más jóvenes y más mujeres en el Congreso. Me ha alegrado mucho ver a un montón de personas que dicen me le voy a medir, desde Fernando Posada, pasando por Catherine Juvinao, Ariel Ávila, que vienen de diferentes espectros políticos, personas con las que yo tengo diferencias incluso en en redes sociales, como con Juan Afanador en fin, pero personas que dicen ‘voy a dar el salto a la política electoral’ y eso es bueno.

I.C: ¿Qué otros nombres?

Ahí nombré varios y pues me gustaría ver en la Coalición también a Gabriel Cifuentes. Meto también ahí a [Maurice] Armitage que han dicho que podría ir al Senado, me encantaría verlo allá. Me encantaría ver a una mujer como Cecilia López de vuelta al Congreso. Me encantaría que el doctor Humberto de la Calle liderara la lista al Senado de la Coalición de la Esperanza; él ha dicho que no le gustaría pero yo quiero ver a Carlos Negrete en el Senado. Un montón de nombres que tenemos que jalonar.

I.C: ¿Por qué dijo recientemente que Petro podría poner en riesgo la institucionalidad?

Me preocupan sus propuestas económicas, la posibilidad de reconciliarnos en un gobierno suyo porque siento que su discurso es constantemente dividido entre los otros y lo que él representa y lo que no se casa con él es un poco su enemigo. Pero hablaba de la institucionalidad, ya había habido varias propuestas y puntos de vista que me preocupan, como que el dijo que en Colombia no había democracia.

Yo creo que Colombia tiene muchísimas limitaciones. Este gobierno se ha dedicado a concentrar los poderes públicos, el Congreso es muy débil de cara al poder del Ejecutivo, tenemos problemas de nuestro sistema electoral sobre todo en las votaciones territoriales donde el clientelismo incide muchísimo en la posibilidad que haya un voto libre, todas esas son limitaciones, sin duda, pero de ahí a decir que no tenemos una democracia, hay un trecho bien largo. Yo creo que una cosa es un país como Venezuela donde no hay una democracia, donde hay una dictadura y una cosa muy distinta es Colombia, con todo y el mal gobierno que es el de Duque.

Cuando uno dice que no hay democracia entonces quiere decir que está dispuesto a echar al traste de la Constitución del 91, podemos cerrar el Congreso porque igual nunca hubo democracia y mí eso me parece muy riesgoso. Ejemplo de ello es que en distintos momentos de la campaña hace tres años y en varias oportunidades, ha vuelto a insistir en que él cree que debe haber una Constituyente en Colombia y a mí no hay nada que me dé más susto que una Constituyente porque creo que podríamos echar atrás varias de las consignas democráticas que logramos en la Constitución del 91.

Y el me ha dicho incluso en persona que entre la vida y la muerte no hay centro y que no está dispuesto a reconocer que hay otros que piensan distinto, sino que si son distintos es porque son paracos, entonces yo creo que ahí empiezan a reñir unos principios democráticos fundamentales de aceptar diferencias y que está bien que las haya y que el que no piensa como uno no es porque sea paraco o guerrillero, solo piensa distinto.

I.C: ¿Qué piensa de opciones como Francia Márquez?

Me parece una líder maravillosa, la admiro. Creo que está haciendo una campaña no solo estéticamente bellísima, en medio de unas campañas que estéticamente dejan mucho que desear, sino que además es una mujer berraca, luchadora por sus territorios. Me alegra mucho que una mujer como Francia Márquez esté representando a las mujeres en esta contienda.

SIGA LEYENDO







TE PUEDE INTERESAR