Colombia lidera la lista de los países en donde es más peligroso defender el medio ambiente

Es el segundo año consecutivo en que el país ‘se raja’ en la protección de la vida de los lideres ambientales, de acuerdo con Global Witness

 EFE/Leonardo Muñoz/Archivo
EFE/Leonardo Muñoz/Archivo

Este lunes 13 de septiembre, se publicó el más reciente informe de la ONG Global Witness, en el que se reportó que 227 líderes ambientales fueron asesinados en el mundo, durante 2020, en ejercicio de la defensa de sus territorios. En este, Colombia ocupa, por segundo año consecutivo, el primer lugar como el país con mas líderes ambientalistas asesinados en el mundo.

En 2020, en el país fueron asesinadas 64 personas y, de acuerdo con los datos de la organización, Cauca, con veinte casos, fue la zona más peligrosa, seguida de Chocó, con ocho, y Norte de Santander, con siete.

En el país existe un contexto de violencia particular que ha hecho que el riesgo sea inminente. Según el documento de Global Witness hay dos factores importantes, el primero, relacionado a la sustitución de cultivos; y el segundo, el crecimiento en los últimos años de grupos paramilitares.

“Uno de los aspectos claves del Acuerdo de Paz, los programas de sustitución de cultivos de coca para ayudar a los agricultores a cambiar a cultivos legales, se vinculó con 17 ataques letales en 2020. Estos programas han resultado en un aumento de las amenazas de organizaciones criminales y paramilitares dirigidas a las comunidades rurales por su apoyo o participación en programas de sustitución de cultivos ilícitos”, escriben los autores.

Es importante señalar que en el 2020 la agresión más recurrente a los lideres en general, fue la amenaza, se registraron 604; después los asesinatos, que en total fueron 199; luego siguen los atentados, de los que se conocieron 79; y por último, hubo un aumento en detenciones arbitrarias, las judicializaciones y la desaparición, pues se reportaron 200.

De acuerdo con el informe, otros países donde existen riesgos altos para los lideres ambientales son Nicaragua, Brasil y Filipinas, pues se enfrentan a poderosos intereses, según el informe. Además, Centro América y Sur América lideran la lista de asesinatos.

Lo que argumenta el documento es que el 70% de las victimas trabajaban para frenar la deforestación, y todas, menos una, vivían en países en desarrollo. Sumado a lo anterior, la tercera parte pertenecía a pueblos indígenas, incluso, esta población fue el objetivo de cinco de los siete asesinatos en masa registrados contra defensores ambientales en 2020.

“Ahora sabemos dos cosas. Una es que la crisis climática está llegando a un punto de no retorno y que se necesitan acciones drásticas y urgentes. Y la otra es que los bosques son fuentes de absorción de carbono naturales y son realmente la tecnología más potente que tiene el planeta para absorber carbono. Existe una presión enorme sobre estos ecosistemas para desbocar y establecer, sobre todo, terrenos agrícolas y ganaderos; entonces, hay una competencia por la tierra muy fuerte. Es importante resaltar que los defensores de los bosques están haciendo una labor que nos corresponde a todos, incluidos los gobiernos, que es legislar para salvaguardar el territorio que más nos va a proteger de la crisis climática a nosotros como especie y a la vida sobre la Tierra”, explicó Laura Furones, investigadora del informe.

En este sentido, el informe advierte que los Gobierno no está haciendo nada al respecto y, en muchos casos, es él mismo el encargado de perpetrar violencia o ser cómplices de los victimarios. Por otra parte, la ONG señaló que la extracción de madera, la construcción de represas, la agroindustria y la minería son los sectores vinculados a la mayoría de los crímenes.


SEGUIR LEYENDO


TE PUEDE INTERESAR