“Es un niño difícil”: habló mamá del menor que obligaron a caminar desnudo en el Valle del Cauca

La mujer desmintió que el menor fuera castigado por no aprenderse las tablas de multplicar y reconoció que esa manera de corregir a su hijo no fue la apropiada

En la mañana del pasado 29 de julio se conoció el indignante caso de un niño de 9 años que fue obligado por su padrastro a desnudarse y salir a caminar por las calles del municipio de Pradera, en el Valle del Cauca; hechos que generaron rechazo generalizado y que presionaron al individuo a ofrecer disculpas de manera pública. Sin embargo, en las últimas horas, la madre del menor también habló y, aunque reconoció que fue un error, justificó el castigo impuesto a su hijo.

Mariela Cerón, madre del menor, expresó su posición sobre los hechos en una entrevista con la emisora Blu Radio. En primera medida, la mujer señaló que las personas estaban juzgando a su esposo sin saber las verdaderas razones por las que él había castigado al menor de edad.

La progenitora se mostró en una posición neutral al señalar que no estaba en contra del niño ni del padrastro, pero calificó a su niño de tener un “temperamento difícil”. La mujer desmintió que el castigo no se dio porque el menor no se supiera las tablas de multiplicar, como se ha señalado en algunos medios, sino porque el menor “es un niño difícil, él no me hace caso (...) Él no quiere estudiar, no es posible que él se vaya de la casa todo el día y yo no sepa dónde está, un niño de 9 años no debe estar llegando a la casa a las 11 de la noche”.

“Yo sé que el padrastro actuó mal, pero se castigó porque no me obedece. El padrastro quería que el entendiera los peligros de la calle”, dijo la mujer y explicó que todo sucedió a las 11 de la noche del miércoles 28 de julio, cuando el menor regresó a la casa después de haber estado fuera todo el día.

Cerón agregó que “no es la forma de castigar a un niño de 9 años. Es un niño incontrolable. No tengo quejas de mi esposo, es la primera vez que hace una locura así (…) Yo sé que ese no era el castigo, pero nadie es perfecto en la vida”. Ella señaló que desde hace varios días ella no le pegaba a Alejandro por su desobediencia, pero que el niño sí ha sido agresivo con ella y que, incluso, una vez le sacó un cuchillo y la dejó encerrada en el patio de la casa.

Sobre la reciente decisión del Icbf de dejar al menor al cuidado de una familiar, la mujer señaló que “es muy triste que mi niño no viva conmigo, pero eso le sirve para que cambie y aprenda a no escaparse”.

El padrastro del niño fue identificado como Rubén Darío Gutiérrez, y argumentó que el castigo se debió a que el menor supuestamente lo desobedecía. Sin embargo, en las últimas horas se excusó por el aberrante suceso, aseguró que se dejó llevar por un momento de ira y reiteró que el niño lo le hacía caso ni a él ni a su mamá.

Rubén Darío Gutiérrez, padrastro del menor. Archivo particular.
Rubén Darío Gutiérrez, padrastro del menor. Archivo particular.

De acuerdo con la emisora La FM, medio que recopiló las declaraciones de Gutiérrez, este asegura que está preocupado porque el infante “quiere estar en las calles hasta altas horas de la noche” y dice sentirse angustiado de que se junte con malas amistades.

“Me preocupa que conozca malas amistades en un Coliseo donde también hay consumo de estupefacientes. Todos los días cuando llegó de trabajar me toca buscarlo para llevarlo a la casa”, expresa el padrastro del infante.

Cabe recordar que cuando Rubén Darío Gutiérrez fue increpado por los vecinos del sector que lo amonestaron por someter al niño a dicha humillación, este argumentó que lo hacía por su desobediencia dado que “no estudia, no coge cuaderno y no se ha aprendido las tablas”.

Gutiérrez, pidió perdón a la comunidad por lo sucedido y dijo que el pequeño supuestamente “se porta muy grosero con la mamá, todo el día se la pasa callejeando, nunca coge un cuaderno, está en cuarto de primaria y no se sabe ni las tablas de multiplicar, estaba en un momento de ira, por eso lo saqué a la calle, pero pido perdón a la comunidad por lo que hice, yo no soy así, yo soy un trabajador de la casa al trabajo”.

Dichas declaraciones, al igual que el caso de maltrato infantil, fueron repudiadas por la Gobernación del departamento vallecaucano y la administración local de Pradera. Además se inició una investigación para conocer si el niño ha sometido a otros castigos por parte del padrastro.

“Se tomaron las acciones pertinentes con la Policía, el equipo de la comisaria de familia está trabajando en todo lo pertinente para reestablecer los derechos de este menor”, indicó Claudia Lucumi Secretaria de Gobierno de Pradera.

Entre tanto, las autoridades restablecieron los derechos del pequeño y entregaron el material probatorio al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) y a la Fiscalía General de la Nación, donde se abrirá una investigación contra Gutiérrez, mientras que se determinó que el menor quedará bajo la protección de una de sus tías.

“La Policía nos dio un informe, establecimos que lo llevaron al hospital y nosotros con la trabajadora social y la psicóloga por medio de una valoración, vimos que el niño está muy tranquilo”, expresó Edwin Álvarez, comisario de familia de Pradera.

Por su parte, sobre los nuevos cuidadores del menor, María Teresa Celis, personera de ese municipio, confirmó que la tía del niño lo cuidará dado que “se está presentando la vulneración de derechos y el tema de protección. Estos casos son de vital importancia ante los ojos del ministerio público local”, expresó la funcionaria de Pradera.

SEGUIR LEYENDO: