Ingreso Solidario y Devolución del IVA, este es el balance que deja Luis Alberto Rodríguez como director del DNP

El funcionario resumió su gestión liderando las respuestas económicas para la población en medio de la pandemia del covid-19

En la Foto: Luis Alberto Rodríguez. (Colprensa - Camila Díaz)
En la Foto: Luis Alberto Rodríguez. (Colprensa - Camila Díaz)

Un cambio importante se registró en las últimas horas en el Departamento Nacional de Planeación (DNP) con la salida de su director Luis Alberto Rodríguez y la llegada a ese cargo de Alejandra Botero Barco, quien venía desempeñándose como consejera Presidencial para la Gestión y el Cumplimiento.

Rodríguez llegó al DNP en septiembre de 2019 como uno de los funcionarios más jóvenes a cargo de una entidad sumamente importante para el Ejecutivo, y bajo su dirección tuvo que enfrentar retos como la creación de los programas sociales que le garantizarían a los hogares vulnerables del país transferencias monetarias en medio de la pandemia del covid-19, a través del Ingreso Solidario y la Devolución del IVA.

La puesta en marcha del Ingreso Solidario significó un reto para el Gobierno nacional en términos de operatividad. Esta transferencia monetaria, en tres semanas llegó a 2,5 millones de hogares; para el saliente director fue una labor titánica, teniendo en cuenta, por ejemplo, que a Familias en Acción le tomó 20 años llegar a 2,6 millones de familias.

“Ingreso Solidario es uno de los referentes de ayuda social más sobresalientes de Latinoamérica, según el informe de evaluación más reciente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), pues hizo posible la entrega de transferencias monetarias no condicionadas a hogares pobres y vulnerables que no se beneficiaban de los programas preexistentes a la pandemia”, señaló la entidad.

Programa que ha tenido críticas por parte de políticos de oposición, que piden un ingreso real para las familias vulnerables, al no ser suficiente el giro de 160.000 pesos al mes que proporciona ese programa.

Por otro lado, tuvo que dirigir la creación del programa de Devolución del IVA, cuyo cobro era una falla histórica porque los más vulnerables pagan el mismo porcentaje que los más ricos.

En momentos anteriores a la pandemia estaba previsto para cubrir a 300.000 hogares, pero con llegada del covid-19 se aceleró su puesta en marcha en pocas semanas y se amplió su margen de acción a un millón de hogares, cifra que incrementó este año a dos millones. Las familias reciben cada dos meses $76.000, para un total de recursos entregados de $518.800 millones.

Actualmente, la Devolución del IVA es un beneficio que reciben las familias priorizadas de los programas Colombia Mayor y Familias en Acción, y se espera que pueda ser ampliado y continuar más allá de 2022. Solo seis países en el mundo tienen implementada la devolución del IVA con lo que Colombia se convirtió en el séptimo país entre 194 naciones.

Rodríguez también estuvo al frente de la reforma al Sistema General Regalías, que para el gobierno, era una deuda con las regiones productoras que asumen los efectos causados por la explotación de hidrocarburos y minería, y elevó las regalías directas del 11 % al 25 %, cambios que no alteraron las asignaciones para las entidades territoriales que no son productoras.

Otro punto que destacó en su balance el propio Rodríguez, fue la implementación del Sisbén IV, cuya encuesta se realizó través de una aplicación para celular y así se dejó atrás el mecanismo con lápiz y papel, lo que elimina errores y permite ubicar fácilmente a los hogares.

En las encuestas del Sisbén IV se incluye datos sobre generación de ingresos y calidad de vida de los hogares para optimizar la focalización de los programa sociales del Estado e identificar a las personas con mayores carencias, mediante el análisis de las dimensiones de vivienda, salud, educación y mercado laboral.

El sistema pasó de una clasificación por puntajes a una de grupos denominados por letras, de la A hasta la D. La cuarta versión tiene en cuenta las características de la pobreza por departamentos y diferencia sus zonas rural y urbana, aspecto que facilitará el diseño de programas sociales y la priorización de la atención en las áreas más rezagadas.

Se rumora que las intenciones de Rodríguez es postularse para contralor general ya que Felipe Córdoba debe dejar el cargo el próximo año, sin embargo, por tiempos y por haber sido un funcionario con cargo en manejo de recursos públicos, el saliente director del DNP no podría aplicar. Queda la incógnita de cuál será el futuro profesional de Rodríguez.

SEGUIR LEYENDO: