Alemana expulsada de Colombia da sus primeras declaraciones

Rebecca Sprößer hacía parte del la primera línea de Cali, grupo formado durante las protestas en el marco del paro nacional

En los últimos días el nombre de la alemana Rebecca Sprösser empezó a figurar en las redes sociales y medios de comunicación por su participación en la primera línea en Cali, Valle del Cauca.

El pasado martes, se conoció que funcionarios de Migración Colombia abordaron a la mujer e inmediatamente fue expulsada del país. De acuerdo con las autoridades de la capital del Valle, la joven estaba involucrada en actividades calificadas como ‘mal comportamiento’.

Ante la decisión del Gobierno colombiano se han generado todo tipo de comentarios en redes sociales, entre ellas, la de la misma alemana, quien este jueves 29 de julio, se pronunció en su cuenta de Instagram sobre su situación.

Por medio de unas historias, Sprösser, quien cuenta con más de 10 mil seguidores en la red social, agradeció a las personas por los mensajes de apoyo que ha recibido y del difícil momento que está pasando.

“Gracias por sus palabras disculpen si no tengo la fuerza para responder. No existen palabras para el dolor que siento. Plenamente dicho me siento morir y y no se como aguantar”, escribió la mujer en un principio.

Asimismo, en otra historia se refirió a la decisión de Migración Colombia, que no solo la expulsó del país, sino que además, la inhabilitó de volver durante varios años. Además, expresó que cuando se sienta preparada contará detalles de hechos que muchos desconocen.

“Me prohibieron entrar a Colombia por 10 años. Se ha convertido en mi hogar, no puedo regresar a mi casa por diez años. No es la razón por que me estoy muriendo por adentro todo es mucho peor y cuando tenga la fuerza les voy a contar todo”, sostuvo Rebecca.

Por su parte, el director de Migración Colombia, Juan Francisco Espinosa, explicó que la decisión se tomó basándose en las normas previstas en la ley para estos casos en particular.

“La decisión se tomó como una forma de respeto a las normas migratorias. Esta mujer de 34 años tenía un permiso de turismo, pero sus actividades no fueron asociadas con esto, hubo un grado de exposición alto y se puso en riesgo”, manifestó el funcionario.

Asimismo, Espinosa señaló que la mujer no tenía pasaporte para poder viajar, por lo que tuvo que ser trasladada a la embajada de Alemania, donde “se tramitó un documento, se le realizó una prueba PCR y luego abandonó el país. Ella estaba serena y sabía de las consecuencias”.

Con respecto a las afirmaciones de José Miguel Vivanco, director de Human Rights Watch (HRW) para las Américas, quien manifestó que la legislación que aplicó Migración contradijo los estándares internacionales, Espinosa expresó que todo el proceso se dio con base en la ley. Además, dejo saber que detrás de esta situación hay intereses políticos.

“Mucha de esta oposición que se está dando es reflejo de posiciones políticas, hasta de campañas presidenciales futuras. Nosotros somos una autoridad, actuamos con base en la ley y estamos absolutamente tranquilos del procedimiento que se siguió”, dijo el funcionario.

SEGUIR LEYENDO: