Condenan a policía por omisión frente al atentado contra Álvaro Uribe en Barranquilla

Un juez condenó a la Policía Nacional por el atentado con bomba que sufrió el entonces candidato presidencial, Álvaro Uribe Vélez.

Álvaro Uribe en Barranquilla en 2002. Foto: Colprensa.
Álvaro Uribe en Barranquilla en 2002. Foto: Colprensa.

Cuando Álvaro Uribe Vélez era candidato a la Presidencia de la República, ya era un objetivo de la entonces guerrilla de las Farc. Al menos, en dos ocasiones fue víctima de atentados durante la campaña, uno de ellos por el cual el Consejo de Estado declaró responsable a la Policía Nacional.

Según reveló el diario El Espectador, la familia de Donaldo Pisciotti Duarte, un conductor de bus que murió a causa de un atentado contra el expresidente en Barranquilla, demandó al Estado por considerar que el Ejército, la Policía y el DAS no cumplieron su labor de brindar seguridad al candidato y a la población. Además, aseguraban que el atentado era previsible porque ya había ocurrido otra acción similar meses antes en contra del mismo Uribe en el Atlántico.

El atentado contra Uribe ocurrió el 14 de abril de 2002, cuando Álvaro Uribe, entonces candidato de Primero Colombia, llegó a Barranquilla para una reunión con funcionarios de la Sociedad Portuaria, después de haber hecho un recorrido por el río Magdalena.

Al salir de esa reunión, el exgobernador de Antioquia, en compañía de su comitiva con el senador Daniel Maloof, su secretaria privada Alicia Arango y los coordinadores de la campaña en el Atlántico Jorge Sánchez y Julio César Aldana, se dirigieron hacia el centro de la ciudad.

En ese camino, según la decisión del Consejo de Estado, el esquema de seguridad de Uribe cambió la ruta prevista y habría tomado el camino más peligroso posible, a través del sector comercial conocido como Barranquillita.

Allí, cuando pasaron debajo de un puente de la carrera 45 con calle 43, había un bus de servicio público, el conductor de Uribe intentó sobrepasarlo y en ese momento detonó una bomba que había sido instalada en la carretera y controlada de manera remota.

En principio se pensó que había sido un bus bomba, pero luego se determinó que fue un artefacto instalado sobre la vía, pero de gran magnitud, porque logró destrozar el carro blindado del candidato presidencial y destruyó el bus que manejaba Donaldo Pisciotti Duarte.

Según contó Uribe al diario El Tiempo tras los hechos, la puerta de su costado se abrió tras la detonación y las llantas del carro se estallaron. Aún así, el conductor logró llevar el vehículo a un sitio seguro, donde se estacionaron para esperar seguridad.

El bus de servicio público se llevó la peor parte, recibió el mayor impacto y se desplazó unos 200 metros a causa de la explosión. El conductor resultó gravemente herido y fue trasladado a un hospital en el que duró 26 días en una unidad de cuidado intensivo, pero no se recuperó y falleció.

El día del atentado murieron cuatro personas, tres de ellos pescadores que trabajaban en ese sector conocido como Caño de la Ahuyama. Una niña de tres años resultó mutilada de una pierna y dos agentes de Policía que iban en moto terminaron con pronóstico reservado.

El Consejo de Estado determinó que la Policía podría prever la acción violenta en contra de Uribe, debido a que el 3 de noviembre de 2001 en Galapa, Atlántico, una zorra o vehículo de tracción animal explotó cinco minutos después de que pasara la caravana del candidato presidencial.

En ese sentido, según lo revelado por el diario El Espectador, las labores de inteligencia de la Policía podrían determinar que se estaba fraguando un atentado de mayor magnitud. Además, concluyó que el esquema de seguridad no entregó la información de rutas a tiempo, y la Policía no logró cumplir su función de asegurar las sedes políticas y proteger a la comunidad de las acciones violentas.

Así las cosas, el Estado fue condenado por la omisión en la seguridad de los barranquilleros durante la visita de Álvaro Uribe, por lo que deberá reconocerse una indemnización a la familia del conductor del bus que resultó muerto a causa del atentado, atribuido a las extintas Farc.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR