Pares recopila serios cuestionamientos contra Jennifer Arias, la próxima presidenta de la Cámara de Representantes

El próximo 20 de julio el Centro Democrático se la jugará por la representante por el Meta, Jennifer Arias, quien es muy cercana al exsenador Álvaro Uribe, para ser la próxima presidenta de la Cámara de Representantes.

Foto tomada de @JenniferAriasF
Foto tomada de @JenniferAriasF

En un nuevo informe de la Fundación Paz y Reconciliación (Pares) presentó un perfil político y los cuestionamientos que rodean a Jennifer Arias, congresista del Centro Democrático y la carta que jugará esa colectividad para ser la próxima presidenta de la Cámara de Representantes para el periodo legislativo que inicia en el Congreso el 20 de julio.

En los acuerdos políticos que se hicieron en 2018, se dispuso que al partido Centro Democrático le correspondía la presidencia de la Cámara de Representantes para el último periodo legislativo (2021-2022). Este cargo también implica las funciones de la vicepresidencia del Congreso de la República.

La ficha será Jennifer Arias, muy cercana al expresidente Álvaro Uribe Vélez. Con 34 años, la congresista se convertirá en la primera mujer del departamento del Meta en ser presidenta de la Cámara de Representantes.

Según su autobiografía , inició su carrera política en 2010, labor que siempre ha sido direccionada y apoyada por Álvaro Uribe. Fue elegida representante a la Cámara por el departamento del Meta en las elecciones legislativas de marzo de 2018 al conseguir 31.125 sufragios.

La Fundación Pares documenta que el padre de la congresista es un poderoso contratista del Meta que fue condenado por homicidio en 1993. Arias fue además la coordinadora de la campaña a la presidencia de Iván Duque en los departamentos de Vaupés y Guaviare, estrechando una relación entre Duque y Uribe con empresarios del sector de la aviación en los Llanos, que presuntamente están vinculados a actividades relacionadas al narcotráfico. Dos pilotos de la campaña del Centro Democrático aparecieron involucrados en operaciones contra la droga: una en Guatemala y otra en Providencia, relata Pares.

“El entonces candidato a la Presidencia de la República del Centro Democrático, Iván Duque Márquez, y un grupo de personas aspirantes al Congreso, lideradas por Álvaro Uribe Vélez, fueron transportadas, durante sus actos de campaña de 2018, en vuelos a los departamentos del llano colombiano por aeronaves de la empresa Llanera de Aviación. Esta compañía de transporte aéreo es investigada por la Dirección Especializada del Derecho de Dominio de la Fiscalía General de la Nación por lavado de activos. Asimismo, la empresa ha obtenido dos contratos con el Departamento Administrativo de Aeronáutica Civil de Colombia sin ningún mérito e incumpliendo los requisitos”, señala el informe.

De esta empresa eran los pilotos Samuel David Niño Cataño y Juan Camilo Cadena, quienes realizaron vuelos oficiales para la campaña del Centro Democrático, entre febrero y mayo de 2018, en los que tuvieron como pasajeros, entre otros líderes, al hoy presidente Iván Duque, al exsenador Álvaro Uribe Vélez, a la representante Jennifer Arias, a la excongresista Nohora Stella Tovar, al fallecido ministro Carlos Holmes Trujillo y al exembajador de Colombia en Estados Unidos Francisco Santos.

Samuel Niño Cataño fue el piloto oficial de la campaña a la Presidencia de Iván Duque y también trasportó al senador del Centro Democrático Álvaro Uribe Vélez. Tomado del informe de Pares.
Samuel Niño Cataño fue el piloto oficial de la campaña a la Presidencia de Iván Duque y también trasportó al senador del Centro Democrático Álvaro Uribe Vélez. Tomado del informe de Pares.

“El piloto del cartel de Sinaloa también estuvo con Iván Duque haciéndole campaña a la hoy representante a la Cámara del Centro Democrático, Jennifer Arias, junto a su hermano Hernán Gómez Niño, también piloto y candidato uribista a la Gobernación del Meta en 2015″, detalló Pares.

Una investigación de La Nueva Prensa reveló que Samuel David Niño Cataño se precipitó a tierra y desapareció el martes 3 de diciembre de 2019 en la frontera de Guatemala y México mientras transportaba, desde Colombia, una remesa de cocaína para el cartel de Sinaloa. Mientras que Juan Camilo Cadena era el piloto del avión bimotor, de matrícula estadounidense N 722KR, que cayó el pasado domingo 23 de mayo en la isla colombiana de Providencia con 446 kilos de cocaína pura (caso en el que está involucrado Miguel Jaramillo, pareja de la actriz y comediante Alejandra Azcárate).

Según Pares, la representante Jennifer Arias también suma sus propias tragedias familiares, pues uno de sus seis hermanos: Andrés Eduardo Arias Ochoa, de profesión piloto, aceptó cargos de narcotráfico en marzo de 2008 ante la Corte del Distrito Sur de Florida. Así lo demuestran los documentos judiciales obtenidos por Pares. Arias Ochoa es conocido con el alias de “Fosforito”.

Otra tragedia familiar de Arias tiene que ver con su padre, Luis Eduardo Arias Castellanos. El 21 de enero de 1993, el juez cuarto penal de Villavicencio lo condenó a 40 meses de prisión por un caso de homicidio. El 5 de noviembre de 1992, Arias Castellanos asesinó a un hombre en el barrio La Esperanza de Villavicencio “con su arma de fuego (…) causándole la muerte, quien había llegado en estos instantes en compañía de la señora Laura Falla Londoño, quien hace unión libre permanente con el sindicado”.

Los miembros del partido habrían decidido apoyar a Arias para la presidencia de la Cámara con el compromiso de que brinde apoyo a Edward Rodríguez para su aspiración a la candidatura presidencial de Centro Democrático o que sea cabeza de lista al Senado para 2022.

Vea el informe completo de Pares, aquí:

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR