Álvaro Leyva asegura que todavía falta mucho por decir ante la Comisión de la Verdad: “Hay paramilitares a los que les molesta que otros paramilitares digan la verdad”

La participación y los testimonios de exparamilitares podrían llegar a incomodar a algunos sectores del país, asegura el consejero de paz. Solo la verdad, para Leyva, puede llevar a una paz total.

(AFP)
(AFP)

El pasado miércoles 23 de junio, se llevó a cabo un acto público, promovido por la Comisión de la Verdad, en donde exmiembros de la antigua guerrilla de las FARC hablaron de su responsabilidad en los delitos relacionados con el secuestro, crimen que fue cometido por aquella organización armada ilegal durante varios años. Álvaro Leyva, exministro y exnegociador de paz, habló de la importancia de este tipo de diálogos en el país para darle un cese definitivo a la violencia, y aseguró que todavía faltan muchas verdades por revelar. La existencia de más falsos positivos, y detalles de la participación de varios sectores en la guerra hacen parte de lo que se aproxima en la reconstrucción verbal de los hechos.

“La verdad asusta pero es un paso para llegar a la paz total”, comenzó diciendo Leyva en una entrevista con la Blu Radio. Fueron varios años de dolor para el país, de acuerdo con lo que recalcó el exnegociador, quien aseguró que este evento fue tan solo un abrebocas de lo que viene en el proceso que busca subsanar las heridas que dejó la violencia. “Falta al presentación de Macaco, falta la presentación de Mancuso (...) falta la presentación de otros que ya están listos para poner frente al país toda su experiencia, toda su participación, toda la crueldad frente a las víctimas”, enfatizó.

Leyva, quien destacó la labor hecha en La Habana respecto a los diálogos que permitieron la creación de los Acuerdos de Paz firmados por el entonces presidente del país Juan Manuel Santos y la extinta guerrilla de las FARC, manifestó que Colombia tan solo sabe lo que ocurrió de manera superficial, pero que todavía se desconocen varios puntos coyunturales que hacen parte de la raíz de conflicto.

En su conversación con la emisora, el exnegociador para la paz, y quien estuvo en cabeza de buscar soluciones en casos como el de la excandidata presidencial, Ingrid Betancourt, secuestrada por las FARC durante poco más de seis años, explicó que uno de los puntos más álgidos de la conversación, respecto a la época del conflicto armado en Colombia, será aquel momento del diálogo en el que sean escuchados quienes hicieron parte de grupos paramilitares. Para él, existen intereses detrás que pueden generar molestia respecto a esas verdades.

Hacia este punto de la entrevista, Leyva aseguró que conoce a alguien, cuya identidad no reveló, pero de quien aseguró que está próximo a hablar sobre su situación, fue reclutado por el EPL (Ejército Popular de Liberación) cuando tenía apenas 14 años de edad. Aquella persona, al llegar a la mayoría de edad, fue enviado para hacer parte de los paramilitares bajo el engaño de que se iba a desmovilizar. En camino al supuesto final de su vida en aquella guerrilla, relató el experto, fue trasladado por aviones oficiales de Gobierno Nacional, y entregado al máximo jefe de estos grupos, Castaño.

“Termina de paramilitar. No tenía opción, hasta que llega a Ralito (pacto de Ralito) y le dicen, ‘si usted se quiere beneficiar tiene primero que combatir a Martín Llanos’ (...) no logró lo que el Estado quería (...) se tuvo que vincular al Clan del Golfo. Es una verdad devastadora”, comentó.

Para Leyva, la paz se trata de reconstruir una especie de rompecabezas en el que todos deben participar, según él, muchas personas deben pedir perdón en estos procesos de diálogo, desde el Gobierno, y los grupos armados, hasta la iglesia. Muchas verdades todavía quedan pendientes, incluso, el experto habló sobre la falta de información y la obstrucción respecto a la participación de quienes quieren hablar para contar sus verdades.

“Esa cifra de 6.000 y pico es pequeña, no le quepa la menor duda. Hay una cola de militares, y a algunos los están frenando para que no vayan (a la Comisión de la verdad). A mi me visita mucha gente, y uno de los coordinadores de un número importante me preguntó que cómo podía llegar a hablar. Eso me pone los pelos de punta (...) hay paramilitares a los que les molesta que otros paramilitares digan la verdad”, reveló Leyva en su entrevista con Blu Radio.


Seguir leyendo: