Por qué en Colombia aplazaron hasta tres meses la aplicación de la segunda dosis de Pfizer

De acuerdo con algunos estudios, el biólogo no pierde efectividad si se retrasa la segunda dosis.

Foto de archivo ilustrativa de un vial con una etiqueta de la vacuna de Pfizer-BioNTech para el coronavirus 
Mar 19, 2021. REUTERS/Dado Ruvic/
Foto de archivo ilustrativa de un vial con una etiqueta de la vacuna de Pfizer-BioNTech para el coronavirus Mar 19, 2021. REUTERS/Dado Ruvic/

Este martes 15 de junio, el ministro de salud, Fernando Ruíz, anunció que la segunda dosis de la vacuna Pfizer que, hasta el momento, se estaba aplicando tres semanas después de la primera dosis, ahora se aplicará 12 semanas después de haber recibido el primer biológico.

“Esto nos permitirá ampliar de manera extensa la capacidad de vacunación en esta población más joven, dados los muy buenos indicadores en términos de protección que ha dado este fármaco con la primera dosis”, aseguró Ruíz.

La noticia puede traer preocupación a algunos ciudadanos, pero los inmunólogos en el país señalan, que este aumento en el intervalo no disminuye la inmunidad alcanzada con la segunda dosis y en cambio se puede obtener un gran impacto en la disminución de las hospitalizaciones y las muertes por covid- 19 en la población colombiana.

En el mes de mayo la Asociación Colombiana de Infectología (ACIN) había asegurado que de acuerdo con estudios internaciones ampliar el tiempo de aplicación de una dosis a otra podría ser una buena solución para salvar vidas.

“Prolongar el intervalo para la segunda dosis de algunas vacunas contra el SARS-CoV-2/COVID-19 salva vidas”, aseguró el presidente ACIN José Millán Oñate y agregó “consideramos que para disminuir la mortalidad mediante un aumento de la cobertura en vacunas de población menor a 60 años es recomendable aumentar el tiempo de administración de la vacuna de Pfizer/BioNTech de 21 días a 84 días, sin que este aumento de intervalo disminuya la inmunidad alcanzada con la segunda dosis y se obtenga un gran impacto en la disminución de las hospitalizaciones y las muertes por covid-19 en la población colombiana”.

Estas afirmaciones son respaldadas por la revista ‘Nature’, que en su edición del 13 de mayo, llegó a la conclusión de que demorar la segunda dosis de los biológicos puede ser positiva. Ya que al analizar 175 pacientes mayores de 80 años, entre 3 y 11 o 12 semanas después de la primera dosis, los académicos hallaron que los niveles de inmunidad fueron 3,5 más altos en las personas que esperaron 12 semanas para su segunda dosis, que en quienes lo hicieron durante 3. De acuerdo con el manuscrito –o también llamado ‘preprint’, que no ha pasado por pares–, demorar las segundas dosis de algunas vacunas contra el covid-19 podría expandir la inmunidad parcial, en el caso de la vacuna de Pfizer y BioNTech.

Pese a esto, de acuerdo con Revista Semana es importante mencionar el caso de la vacuna de AstraZeneca pues a diferencia de Pfizer, la tecnología de este biológico es de vector viral y el fabricante dice que la segunda inyección puede ponerse entre 4 y 12 semanas más tarde de la primera (23 a 84 días), algo que no ha ocurrido con Pfizer, que no ha recomendado oficialmente distanciar los pinchazos, incluso, recién salió la vacuna BioNTech informó que no podía garantizar la eficacia del biológico si se retrasaba la aplicación de la segunda dosis, cuando apenas estaba comenzando a utilizarse en Europa.

Es importante recordar, que no es la primera vacuna en la que se toma la decisión de retrasar la segunda dosis, pues en el caso de Sinovac, el ministerio paso la segunda dosis de 14 días a 28. Si bien la cartera ha defendido la modificación asegurando que hay evidencias para hacerla, algunos aseguran que para esa vacuna en particular no hay suficientes pruebas y que la decisión no tiene un verdadero sustento científico.


SEGUIR LEYENDO


TE PUEDE INTERESAR