Duro informe de Human Rights Watch sobre la violación de derechos humanos en el marco del Paro Nacional en Colombia

El documento presenta una serie de testimonios y pruebas que indicarían muertes, torturas, golpizas y detenciones ilegales durante las protestas.


Manifestantes protestan en Bogotá (Colombia). EFE/Carlos Ortega
Manifestantes protestan en Bogotá (Colombia). EFE/Carlos Ortega

La organización estadounidense Human Rights Watch presentará hoy 9 de junio, en Washington, su primer informe sobre el abusos de la fuerza pública y hechos de violencia que se han presentado en el contexto del Paro Nacional que vive Colombia desde el pasado 28 de abril y que se ha prolongado durante mes y medio.

Las protestas comenzó en contra de la fallida reforma tributaria y continua contra las diferentes situaciones que afronta el país como la desigualdad, la agudización de la pobreza, la exacerbación de la violencia y otras problemáticas más. El documento que ha recopilado la situación que viven los manifestantes en 21 páginas, comienza con una recomendación al Gobierno Nacional hoy encabezado por Iván Duque.

“El gobierno de Colombia debería tomar medidas urgentes para proteger los derechos humanos e iniciar una reforma policial profunda para garantizar que los agentes respeten el derecho de reunión pacífica y los responsables de abusos sean llevados ante la justicia”, se lee en el documento de la ONG.

En la investigación que hizo la ONG se entrevistó a más de 150 personas de 25 ciudades de Colombia, incluidas víctimas, abogados, testigos, funcionarios judiciales, de la Defensoría del Pueblo y de organizaciones defensoras. Además, hubo contacto con la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez, el director de la Policía, general Jorge Luis Vargas; el fiscal Francisco Barbosa y el director de la Justicia Penal Militar, Fabio Espitia. Así mismo, se consultaron registros policiales y médicos, necropsias, fotos y videos de las víctimas, publicaciones de organizaciones de derechos humanos, informes de prensa e incluye la valoración que hicieron miembros del Grupo Independiente de Expertos Forenses (IFEG) del Consejo Internacional para la Rehabilitación de Víctimas de la Tortura (IRCT), sobre algunos de los casos de personas que han perdido la vida durante las manifestaciones.

Siguiendo el párrafo inicial, el documento cita a José Miguel Vivanco, director de HRW donde señala que no se puede ver lo que esta pasando con la policía como caso aislado, como lo a sostenido el Gobierno.

“Las violaciones a los derechos humanos cometidas por la policía en Colombia no son incidentes aislados de agentes indisciplinados, sino el resultado de fallas estructurales profundas”, puntualizó Vivanco y agregó que “se necesita una reforma seria que permita separar claramente a la Policía de las Fuerzas Militares y asegurar una supervisión y rendición de cuentas adecuada para impedir que estos abusos vuelvan a ocurrir o queden impunes”.

La organización ha recibido denuncias de 68 muertes en el paro nacional. Luego de corroborar los incidentes, se constató que 34 muertes ocurrieron en el contexto de las protestas, de las cuales dos son policías, un investigador judicial y 31 manifestantes o transeúntes.

“Obtuvo evidencias creíbles que indican que la Policía mató al menos a 16 manifestantes o transeúntes con municiones letales disparadas con armas de fuego. En la gran mayoría de estos casos, las víctimas tenían heridas de bala en órganos vitales, como el tórax o la cabeza, lo cual, según aseguraron autoridades judiciales, es consistente con que hayan sido causadas con la intención de matar”, agregó la ONG, en este también, se denuncia el uso de armas por parte de ciudadanos “Personas armadas vestidas de civil también han atacado a manifestantes y han causado la muerte de por lo menos cinco de ellos”, dice en el reporte.

Además, denuncian que el Esmad irrumpió en manifestaciones que se sostenían de manera pacífica y que acudieron de forma inmediata al usó excesivo de la fuerza, por ejemplo, la Policía habrían disparado gases lacrimógenos de forma imprudente y peligrosa y en el caso del dispositivo Venom dispararon algunas ráfagas desde un ángulo de apenas 10°.

Integrantes del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) y manifestantes se enfrentan durante una nueva jornada de protestas en el marco del Paro Nacional, el 26 de mayo de 2021, en Bogotá (Colombia). EFE/Mauricio Dueñas Castañeda
Integrantes del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD) y manifestantes se enfrentan durante una nueva jornada de protestas en el marco del Paro Nacional, el 26 de mayo de 2021, en Bogotá (Colombia). EFE/Mauricio Dueñas Castañeda

En cuanto a las personas heridas, menciona que hay aproximadamente una 1.100 según datos del Ministerio de Defensa, aunque advierte que es probable que la cifra total sea mayor, dado que muchos casos no se han denunciado ante las autoridades.

Entre los casos de personas heridas Human Rights Watch documentó nueve personas que sufrieron lesiones oculares graves, al parecer como resultado de cartuchos de gases lacrimógenos o proyectiles de impacto cinético disparados con fusiles antidisturbios y también se hace una advertencia que periodistas y defensores de derechos humanos fueron heridos pese a que tenían sus identificaciones.

Sobre las detenciones y capturas, la organización aseguró que “los fiscales han realizado imputaciones desproporcionadas por cargos de ‘terrorismo’ en contra de algunos manifestantes que presuntamente participaron en hechos de vandalismo. Mientras la pena por daño en bien ajeno es de entre 16 y 90 meses de prisión, las penas por terrorismo son de hasta 22 años y medio”, denunció la ONG.

Por otro lado, resaltó que en su mayoría la protesta se ha dado de forma pacífica pero que en algunas situaciones se ha quedado en evidencia la vandalización.

“Aunque la mayoría de las protestas han sido pacíficas, algunos individuos han cometido actos graves de violencia, como quemar estaciones de policía y atacar a policías, dos de los cuales han muerto”, anotó la ONG.

Entre otras violaciones, también documentaron, caso de violencias basadas en el género y señala que aunque HRW sólo documento dos, otras organizaciones han mencionado que han sido más. Por otro lado, se documentaron casos de golpizas y como algunas terminaron en homicidio.

Finalmente, luego de presentar todas las evidencias y relatar los hechos la organización hizo una serie de recomendaciones a las diferentes instrucciones estales y civiles en las que se resalta:


SEGUIR LEYENDO

MÁS LEIDAS AMÉRICA

Un avión comercial en EEUU debió aterrizar de emergencia por un pasajero que amenazó con derribarlo

Un hombre forcejeó con dos auxiliares de vuelo y varias personas se abalanzaron sobre él para calmarlo. Fue detenido y hospitalizado por signos de problemas mentales y el FBI abrió una investigación

Estados Unidos celebró la decisión de Azerbaiyán de liberar a los prisioneros de guerra armenios

El secretario de Estado Antony Blinken comunicó su apoyo a los gestos entre ambas naciones y reiteró el llamado a “que vuelvan a entablar negociaciones sustantivas para negociar una solución política global del conflicto”

Kamala Harris se sumó a una marcha por el orgullo LGBTQ+ en Washington

Vestida con una chaqueta rosa y una camiseta con el lema “Love is love” (“El amor es amor”), la vicepresidenta norteamericana marchó junto a junto a su esposo, Doug Emhoff

El racionamiento de combustible pone en riesgo la seguridad alimentaria de los venezolanos: “No se está produciendo lo necesario”

El presidente de la Federación de Ganaderos de Venezuela, Armando Chacín, reveló que el régimen de Maduro no habilita cupos de abastecimiento para el sector y dijo que se vieron obligados a acudir al mercado negro para garantizar la operatividad de sus maquinarias agrícolas y generadores de electricidad

Después de fugarse de Chile, detuvieron en Argentina al coronel de Augusto Pinochet, Walter Klug

El ex teniente se había fugado al conocerse una sentencia por los homicidios de 23 trabajadores de la empresa Endesa, en el año 1973. Al momento de ser capturado por Interpol estaba tratando de viajar a Alemania
MAS NOTICIAS