Se vive un ambiente tenso antes de los partidos de Libertadores en Colombia

Una imagen de Marcelo Gallardo, técnico del Rive Plate, afectado por los gases lacrimógenas, es viral.

Soccer Football - Copa Libertadores - Group D - Junior v River Plate - Estadio Romelio Martinez, Barranquilla, Colombia - May 12, 2021 River Plate coach Marcelo Gallardo reacts before the match Pool via REUTERS/Daniel Munoz
Soccer Football - Copa Libertadores - Group D - Junior v River Plate - Estadio Romelio Martinez, Barranquilla, Colombia - May 12, 2021 River Plate coach Marcelo Gallardo reacts before the match Pool via REUTERS/Daniel Munoz

Este 12 de mayo se jugarán dos partidos por la Copa Libertadores en Colombia: uno en Barranquilla, donde Junior recibe a River Plate y el otro en Pereira, donde el América de Cali ese enfrentará a Nacional de Uruguay. El ambiente en ambas ciudades es tenso debido a que varios manifestantes quieren impedir que se lleven a cabo los encuentros.

Poco menos de una hora antes del inicio del partido entre Junior y River Plate de Argentina, manifestantes y el Esmad se enfrentan cerca al Romelio Martínez, estadio donde se disputará el encuentro.

Las manifestaciones convocadas frente al estadio se convirtieron en enfrentamientos entre los protestantes y las autoridades, que usaron gases lacrimógenos. El humo de estos artefactos alcanzó a llegar hasta la canchan, donde el técnico de River Plate se vio afectado y tuvo que regresar por un momento al camerino.

Jaime Pumarejo, alcalde de Barranquilla, explicó lo ocurrido. “No hay ningún contratiempo, en las afueras hay no más de 200 jóvenes que la fuerza pública los separó para que no ingresaran. Hubo una escaramuza, pero se está controlando. No hay ningún altercado. De hecho, Gallardo pidió que se pusiera música para calmar el ambiente, para distensionar un poco el ambiente. No va a haber ningún problema”, aseguró.

En diálogo con TYC Sports, Pumarejo explicó qué fue lo que pasó y cómo pudieron controlarlo: “Cuando vimos que se acercaba la hora del partido y no abandonaban el lugar, empezamos a repeler y retirar a la gente. Ya se han dispersado a las personas y seguimos manteniendo el perímetro de seguridad. La fuerza pública no va a responder al choque con violencia, sino con disuasión”.

Y agregó: “Son unos 200 jóvenes, no se corre ningún peligro. Quedan muy pocos manifestante que están a varias cuadras del primer anillo de seguridad, fuera del estadio. No hay ningún riesgo de que lleguen al estadio y hay suficiencia de fuerza publica, no vamos a tener que utilizar gases durante los 90 minutos de partido. Damos tranquilidad porque restablecimos el perímetro antes del partido.

“El partido no se va a jugar”, fue el contundente mensaje que llevó uno de los líderes de la marcha en las primeras horas de la tarde. Lo cierto es que existe una fuerte presencia policial no solo en el estadio, sino también en la concentración de River desde la noche del martes, donde también se produjeron incidentes.

En un video difundido por El Heraldo se puede ver la batalla entre los manifestantes y los miembros de la fuerza pública que se encontraban cuidando de la seguridad del templo deportivo.

Según Caracol Radio, los jugadores del equipo argentino no pudieron realizar el primer calentamiento previo y tuvieron que volver al camerino debido a que los gases los alcanzaron a afectar.

Mientras tanto, en la capital de Risaralda, los barristas del Deportivo Pereira y el América de Cali se presentaron para manifestarse cerca al hotel de Nacional de Uruguay.

Esto hizo que el equipo uruguayo pidiera a la Conmebol salir del hotel para el aeropuerto, pues no ven condiciones para que se lleve a cabo el encuentro contra el América de Cali, aseguró el diario Ovación.

Debido a esto, la alcaldía de Pereira dispuso un amplio dispositivo policial para que ambos equipos puedan jugar el partido en el estadio Hernán Ramírez Villegas, por la cuarta fecha del grupo F.

El periodista Martín Charquero aseguró que la orden de Conmebol es que el partido se juegue a toda costa, pues Colombia no quiere perder la sede de la Copa América.

“El enorme capricho de Conmebol de exigir a los equipos de jugar en Colombia tiene una explicación; la Copa América. Buscan mantener esa sede a cualquier precio. La AUF y Nacho Alonso como integrante del ejecutivo de Conmebol deben respaldar a Nacional. Es su obligación”, escribió el periodista.

SEGUIR LEYENDO