Reforma tributaria, así afecta al entretenimiento colombiano

La reforma tributaria influiría negativamente, entre otros aspectos, la Ley 1556 de 2012, con lo cual disminuiría la realización de producciones extranjeras en Colombia.

En 2003 en Colombia se aprobó la ‘Ley de cine’ o Ley 814, por medio de la cual se pretendía apoyar las producciones audiovisuales del país, e incentivar a los productores locales para que crearan más contenido en el país. Gracias a esa iniciativa se empezaron a realizar más producciones colombianas y se pasó de crear 3 al año a más de 20. Después de ese impulso el cine hecho aquí se disparó en festivales, premiaciones y hasta fue nominada en los Óscar por El abrazo de la serpiente.

Gracias a esta Ley se creo el Fondo para el Desarrollo Cinematográfico, por medio del cual, los productores colombianos reciben el dinero de la cuota parafiscal que pagan los exhibidores, distribuidores y productores como resultado de la exhibición de obras cinematográficas dentro del país. Es decir, que todo el dinero que recibe el gremio del entretenimiento vuelve al mismo.

Todo iba bien hasta aquí, sin embargo, con la llegada de la nueva reforma tributaria, este espacio corre peligro. Lo que se busca en este nuevo proyecto de ley es que el Fondo para el Desarrollo cinematrográfico dependa del presupuesto nacional, así las cosas, el Gobierno será quien decida cuántos recursos le asigna al sector y cuánto puede gastar este. Esto significa que solo se le dará al sector un presupuesto que el Presidente crea conveniente.

También en el gremio del cine y los cinemas existe un espacio en el que, si en los cinemas se proyectan cortometrajes colombianos antes de iniciar la película, estas empresas tendrán un descuento al aporte parafiscal de ese año. Dentro de la reforma también se plantea que se elimine el descuento que ya tenían lo cinemas, es decir, que ya no habrá razones para mostrar, antes de las películas, alguna historia hecha en Colombia.

Adicional, la Reforma Tributaria, también afecta la Ley 1556 de 2012, esta ley se creó con el propósito de fomentar la actividad cinematográfica de Colombia, promoviendo el territorio nacional como elemento del patrimonio cultural para la filmación de audiovisuales y a través de estos, la actividad turística y la promoción de la imagen del país. La ley ofrece muchos beneficios económicos a quienes realicen sus rodajes en Colombia, entre ellos, el 40% del valor del gasto que realicen en la contratación de servicios nacionales de preproducción, producción y posproducción, y el 20% del gasto que realicen en hoteles, alimentación y transporte.

Según Proimágenes, gracias a esta iniciativa, entre 2013 y 2020 se han rodado 37 producciones en el país y se han recibido más de 5.000 millones de dólares en ingresos, películas como Mile 22, Flarsky y Gemini Man, fueron rodadas en el país. Lo que propone la reforma tributaria es eliminar estos beneficios a las productoras internacionales, es decir, que no hay más incentivos para quienes quieran venir a rodar en Colombia.

Marchas del 28 de abril:

Algunas organizaciones sindicales llamaron a marchar este viernes en todo el país, a modo de paro como el del 21 de noviembre de 2019, en contra del Gobierno nacional y de algunas políticas. A pesar de que se anunció una movilización masiva para el próximo 28 de abril convocada por sectores sociales y apoyada por algunos movimientos indígenas.

En el gráfico que se compartió desde la cuenta de la Confederación General del Trabajo (CGT), se lee que el motivo es “por la vida y contra el genocidio, el nuevo paquetazo de Duque y la reforma tributaria”, además se hace mención a que ese día es el día de las víctimas en Colombia.

El punto de encuentro será en el Centro Nacional de Memoria Histórica a las 9:00 a.m. Esta movilización también estará acompañada por Fecode, la Confederación de Trabajadores de Colombia (CTC), la Central Unitaria de Trabajadores de Colombia (CUT) y el Comité del Paro.

Seguir leyendo: