Liberan a 100 militares retenidos en Argelia, Cauca

Los uniformados adelantaban operaciones en la zona contra disidentes de las Farc, de acuerdo con la comunidad en la región habría más de 150 personas desplazadas por los combates.

Foto de archivo. REUTERS/Jaime Saldarriaga
Foto de archivo. REUTERS/Jaime Saldarriaga

La situación de violencia se ha venido agudizando en el Cauca debido a la presencia de diferentes grupos armados. Las acciones violentas disminuyeron en este departamento del suroeste del país con los Acuerdos de Paz firmados en 2016 entre el Gobierno y la extintas Farc, pero el vacío que dejó la guerrilla no logró llenarlo el Estado, debido a que muchas de las promesas no fueron cumplidas y como siempre el departamento carece de presencia estatal más allá de la militarización.

Lo común ahora es la disputa del territorio por parte de grupos disidentes, frentes del Ejército de Liberación Nacional (Eln) y bandas paramilitares. Tras el acuerdo de paz, “era esperable tener resurgimientos de brotes de violencia”, explicó a la agencia Efe el subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación (Pares), Ariel Ávila.

Un ejemplo, de dicha violencia es que desde el pasado 17 de abril, en la región se han presentado enfrentamientos armados entre la Tercera División del Ejército y la disidencia de las Farc Carlos Patiño. Incluso, La Defensoría del Pueblo desplegó una comisión humanitaria para atender la grave situación en el corregimiento El Plateado, zona rural de Argelia (Cauca).

El grupo Carlos Patiño es el mismo al que las autoridades señalan como responsable del secuestro y posterior asesinato del agente del CTI Mario Fernando Herrera, quien fue secuestrado y asesinado el 26 de marzo en Caloto. Por este hecho, recientemente se logró la captura de alias ‘Ricardo’, señalado de ser uno de los responsables.

La situación en la zona ha dejado grandes afectaciones a la población civil, pues alrededor de 250 personas han sido desplazadas y ocho personas de la población civil heridas, entre ellas cinco campesinos que cayeron en una mina antipersonal.

“La Defensoría del Pueblo rechaza particularmente la utilización de minas antipersonal y artefactos explosivos improvisados por parte de estos grupos armados ilegales, así como el constreñimiento de la población civil para la realización de acciones contra del Ejército Nacional en la vereda la Ceiba”, afirmó el defensor del pueblo, Carlos Camargo.

Además, el salo que ha dejado a los actores del enfrentamiento ha sido un soldado y 14 disidentes de las Farc muertos.

“Las acciones militares dejaron como resultado hasta el momento 14 muertos en desarrollo de operaciones militares, un sometido a la justicia, la incautación de una ametralladora, tres fusiles, tres armas cortas y abundantes municiones de este grupo armado organizado”, señaló el ejercito.

Por esta misma situación, el 17 de abril la comunidad retuvo a más de 100 miembros del ejercito y hoy en horas de la mañana según fuentes de la institución militar fueron liberados y retirados del territorio como lo pidieron los campesinos de la zona.

“Las tropas, buscando proteger a la comunidad, fueron atacadas mediante el empleo indiscriminado de artefactos explosivos, lo que dejó como resultado el asesinato de uno de nuestros suboficiales, siete militares heridos y/o contusos, y una aeronave de la Fuerza Aérea afectada”, precisó el general Luis Fernando Navarro.

El suboficial del Ejército fallecido fue identificado como el cabo tercero, Diego Ricardo Gómez Chávez.

Frente a esta situación el comandante de fuerzas militares de Colombia, dijo que quienes cometen esta acción infringió la ley y que la comunidad interfirió en los actos urgentes de las autoridades.


SEGUIR LEYENDO