Conozca de qué se trata el proyecto que busca proteger la vida de los animales en Colombia

El congresista Juan Carlos Losada busca crear un Código Nacional de Protección y Bienestar Animal en el país. Este miércoles se abre el debate en el Congreso para su aprobación.

Gatos que están bajo el cuidado y la protección de la oficina de la Unidad de Cuidado de Animales del municipio se ven dentro de una jaula, en medio del brote de coronavirus (COVID-19), en Bogotá, Colombia. 2 de abril de 2020. REUTERS/Luisa González.
Gatos que están bajo el cuidado y la protección de la oficina de la Unidad de Cuidado de Animales del municipio se ven dentro de una jaula, en medio del brote de coronavirus (COVID-19), en Bogotá, Colombia. 2 de abril de 2020. REUTERS/Luisa González.

Este martes estaba previsto el primer debate en la Comisión Primera de la Cámara de Representantes que busca crear un Código Nacional de Protección y Bienestar Animal. Esta iniciativa, liderada y creada por el congresista del partido liberal Juan Carlos Losada, condensa las normas existentes para la protección animal y añade nuevos deberes para los tenedores y cuidadores de otras especies e inscribe los derechos de estas.

Sin embargo, Losada comunicó por medio de un video en su cuenta de Twitter que la discusión no se realizó este martes, “no se alcanzó a discutir pero está para mañana, así que podemos seguir nuestra movida en redes, presionando al Congreso, poniendo este tema en la opinión pública porque mañana creo que ya de manera inaplazable se va a discutir el Código Nacional de Protección y Bienestar Animal”, dijo.

¿De qué trata esta nueva reglamentación?

La propuesta de Losada consta de 251 artículos y el proyecto busca, entre otras cosas, regular todas las interacciones entre los humanos y los animales para seguir labrando el camino jurídico que prevenga y sancione los maltratos de todas las especies naturales.

De acuerdo con El Espectador, el congresista ve positivo el primer debate ante la Comisión Primera pues las más de 150 proposiciones radicadas sobre ella, no tienen ninguna intención de archivarla y la mayoría intenta seguir alimentando el documento.

“Las proposiciones son tremendamente constructivas y hemos estado en diálogo con casi todos los representantes para avalar casi un 70 % de ellas y dejar el resto como constancia para continuar el debate en plenaria”, explicó al diario.

Estas son otras de las propuestas que contiene el proyecto:

Se reconoce a los animales invertebrados una protección especial ligada a su valor ecosistémico; se prohíbe el abandono de los animales, así como su sacrificio sin diagnóstico veterinario previo y se prohíbe la tenencia de animales silvestres en calidad de animales de compañía.

Así mismo actualiza las multas, facilita el proceso y otorga herramientas a las autoridades para realizar aprehensiones preventivas, sancionar de forma efectiva a los maltratadores y proteger a los animales.

“Se regula lo relativo a la reproducción, cría y comercialización de animales, fijando límites para que solo personas jurídicas que cumplan con ciertos requisitos y determinados parámetros de bienestar puedan desarrollar estas actividades. También prevé gravosas sanciones el cese de funcionamiento y el decomiso inmediato de animales, en caso de incumplimiento”, compartió El Tiempo.

Así mismo, se prohíbe el sacrificio de animales por no cumplir los estándares de la raza, presentar discapacidades, malformaciones genéticas, no poderse reproducir, haber llegado a la edad de vejez o por tener enfermedades cuando estas no les impidan vivir bajo unos parámetros mínimos de bienestar animal, conforme a un concepto veterinario.

Actualiza, agiliza y fortalece el procedimiento para sancionar el maltrato animal que no es sancionable por la Ley 1774 de 2016: perros en balcones, golpes a animales, heridas en sitios de baño y peluquería, entre otros.

También reconoce en cabeza de los animales vertebrados e invertebrados sintientes una serie de derechos y libertades que, sin ser los mismos reconocidos como seres humanos, pretenden otorgarles un estatus superior en el ordenamiento jurídico, para reforzar su protección.

Igualmente, reconoce a los animales invertebrados, como abejas, una protección especial ligada a su valor ecosistémico. También prohíbe el uso de métodos crueles para el control de plagas de animales vertebrados, como las trampas de pegamento para roedores.

“Con el Código resolveríamos muchos de los vacíos que hoy existen en nuestra legislación y que requieren atención inmediata, más en un país donde existe un constante y profundo relacionamiento con los animales”, dijo Juan Carlos Losada en El Tiempo.

SEGUIR LEYENDO:

MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS