Acusan a dueño de restaurante en Cajicá, Cundinamarca, de abusar de, al menos, 17 personas

En el video aparecen tres mujeres, pero la activista que investigó y ayudó a las denunciantes asegura tener declaraciones de, por lo menos, 17 persona.

Foto: captura video denuncia
Foto: captura video denuncia

La denuncia se hizo en las últimas horas a través de un video que circula por las redes sociales, en el que aparecen tres mujeres que denuncian haber sido abusadas y acosadas sexualmente por su jefe, el empresario Jorge Alberto Villalobos Herrera. Dos de las mujeres siguen trabajando en el restaurante del empresario y otra trabajó hasta hace poco.

Varias empleadas y ex empleadas del restaurante Trankilo, ubicado en Cajicá, Cundinamarca, han hecho pública la denuncia contra el accionista del lugar por haber abusado sexualmente de algunas de ellas y acosado a otras. En total, se tienen las declaraciones de, al menos, 17 mujeres que fueron víctimas del sujeto.

Este es el hilo en Twitter con todos los videos que hacen parte de la denuncia:

Jorge Villalobos es un empresario reconocido en el sector de San Victorino, Bogotá, y desde hace varios meses cumplía las labores de administrador en el restaurante ubicado en el municipio de Cundinamarca, del cual es dueño junto a otros accionistas que decidieron apartarlo de su cargo.

Evelin Mendoza es una joven venezolana de 19 años que trabajaba en el restaurante para encargarse del aseo y servicios generales. La joven denunció que Villalobos se aprovechó de su situación económica porque ella, para conservar el trabajo, no se podía negar a sus insinuaciones. “Él me invitó a salir, a tomar un café. Yo no me pude negar porque mi situación económica era muy precaria, y entonces él me citó cerca a El Totazo (Cajicá) en un carro blanco. Estando ahí, él empezó a tocarme, empezó a decirme que fuéramos amantes, que yo le gustaba, que tenía bonita cara (…) me obligó a que yo le besara sus partes íntimas. Decía que, si yo quería estar bien, que lo complaciera”.

Esa fue solo la primera vez, pues la joven detalla que Villalobos abusó sexualmente de ella varias veces en el baño del local y que varias personas notaron que él siempre la citaba en su oficina a las siete de la mañana y cerraba con candado la puerta.

Gabriela Valero es otra de las mujeres que denuncia públicamente que fue abusada por quien es su jefe inmediato. “Soy mesera de Trankilo hace aproximadamente dos meses y fui víctima de Jorge Villalobos”.

Valero detalló que Villalobos desde el inicio, en la entrevista de trabajo, le dijo que si tenía una pareja no podía ir a visitarla al lugar de trabajo y que ella debía arreglarse y vestirse bien para él, “un día me dijo que entrara a su oficina y que cerrara la puerta, se me acercó, me pasó la boca por todo el cuello y me dijo que olía muy rico”.

Ante la situación, Valero se retiró de la oficina, pero él solía amenazarla con su hijo. “No me siento tranquila trabajando acá, porque sé que tiene cómplices”, cosa que también argumentó Mendoza en su relato.

Pero no solo hay víctimas de acoso y abuso, otra de las mujeres también denuncia a Villalobos por maltrato laboral. Según ella, en varias ocasiones el administrador la trató mal al frente de los clientes y sus compañeros, diciéndole que era “boba, estúpida e inútil”.

Fue la activista Alejandra Hernández quien apoyó a las mujeres para denunciar al hombre y señaló que son al rededor de 17 mujeres que han decidido denunciar ante la Fiscalía a este hombre.

Además, varias de ellas señalan que durante los abusos sexuales no uso ningún tipo de protección, razón por la que varias de ellas presentan desgarres en su partes íntimas e infecciones. “Una niña de 19 años tuvo una infección urinaria gravísima, tras el abuso de este enfermo (…) él es un depredador sexual”, dijo Hernández a Caracol Radio.

Tras las denuncias que se hicieron públicas y el proceso que se abrió en su contra en la Fiscalía, los otros socios dueños del restaurante emitieron un comunicado rechazando las acciones de Villalobos y señalando que no tenían conocimiento de lo sucedido con las mujeres, pero que en el momento en que supieron de las denuncias, es decir el pasado 12 de marzo, decidieron apartarlo de su labor y solicitarle que venda su parte para no tener más relación con el negocio.

La activista Hernández señaló que ella conoció las denuncias en diciembre de 2020, desde entonces empezó a investigarlo. Hernández se convirtió en amiga de Villalobos “tuve que hablar cochinadas, morbosear mujeres, ensuciarme para conocer todos los casos, infiltré tres niñas muy valientes en el restaurante para que me contaran todo lo que había pasado (...) me decía que hiciéramos un trio, que cuál niña quería para mí. A mí, que soy orgullosamente lesbiana intentó tocarme los senos y casi lo tacleo”.

Detalló que cuando el hombre se enteró que lo habían denunciado “casi se muere, no sabía dónde meterse. Incluso la llamó a su oficina para violarla de nuevo”, señaló Hernández en la emisora. Evelin tuvo que hacerse la enferma para irse del lugar, el hombre le pidió perdón por todo el daño que había hecho, pero ellas ya tenían todo un plan para que la denuncia se hiciera pública con los testimonios de todas las víctimas.

“Me pidió perdón: que lo perdonara a él por todo el daño que me había hecho a mí. Que, si estaba embarazada, que dónde tenía el dolor, él se veía tan asustado. Les digo que si él (Jorge Villalobos) me pidió perdón, es porque sabía todo el daño que me había hecho”, señaló Evelin en el video denuncia.

Varios medios de comunicación detallan que el hombre no responde a su celular y, al parecer, está siendo asesorado por un abogado para responder ante las autoridades por las denuncias en su contra.

La secretaría de la mujer y equidad de género del departamento de Cundinamarca se pronunció sobre el hecho y aseguró que va a trabajar junto con la Policía para prestarles el apoyo psicosocial y jurídico a las mujeres que han denunciado y a aquellas que, tal vez, denunciarán a Villalobos en los próximos días. “Rechazamos de forma vehemente todos los actos de acoso, de abuso y violación en contra de nuestras mujeres y niñas”.

Es por esto que, la personera de Cajicá, Natalia Gil Loaiza, dijo a Extrategia Medios que invita a otras mujeres que hayan sido víctimas a denunciar, pues presumen que puede haber más denuncias en su contra, “estas chicas me contaron un par de cosas, no solo están involucradas las mujeres que salen en el video, no sé cuántas mujeres estén prestas a anexarse a este proceso penal como testigos”.

SEGUIR LEYENDO:

MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS