Proyecto que buscaba regular la eutanasia en Colombia quedó en veremos

Pese a que la muerte asistida no es ilegal, carece de garantías jurídicas en Colombia.

La Cámara de Representantes de Colombia rechazó por falta de quorum, el jueves 8 de abril, el proyecto de reglamentación de la eutanasia en Colombia. La iniciativa requería de mínimo 85 representantes a favor para continuar con vida en el trámite legislativo, debido a que se trata de una ley estatutaria y obtuvo solo 82 a favor, cinco en contra y 70 legisladores se salieron del debate.

“Debemos avanzar como sociedad y permitir que convivan los distintos conceptos que existen sobre la vida, no solo uno”, señaló el congresista Juan Fernando Reyes Kuri, quien ha impulsado el proyecto que establecía las disposiciones generales para acceder a un muerte digna.

A pesar de que no está penalizada, la falta de reglamentación supone un obstáculo para las personas que quieren acceder al derecho de la eutanasia, pues no hay claridad en el proceso ni garantías.

Este debate esta estancado desde 1997 cuando el magistrado Carlos Gaviria, consiguió que su ponencia de despenalización de la muerte asistida fuera acogida por la Corte Constitucional, argumentando que esto esta sujeto al libre desarrollo personal y la dignidad humana.

Pero una de las razones de peso que señaló Reyes a la W, por la que el debate no logró pasar en la Cámara de Representantes y ha sido difícil el tema durante mucho tiempo, es que existen muchos congresistas que consideran inapropiado tomar una decisión así por temas religiosos.

“Todavía hay congresistas que nos quieren imponer su visión del mundo. Yo respeto profundamente las creencias de cada quien pero lo que no pueden hacer es imponernos esa sola visión y hay más. El individuo debe decidir autónomamente el destino sobre su propia existencia” apuntó.

Juan Fernando Reyes también comentó que la legalización es importante debido a que “El Congreso debe decir con precisión y claridad quién y en qué condiciones puede acceder a ese derecho, para brindar seguridad jurídica, porque en muchos casos los médicos no quieren asistir a las personas que toman la decisión de morir de forma digna”.

Además, el congresista mencionó que es posible que la decisión de abstenerse o votar negativo puede estar relacionada con la imagen que deben mantener a sus votantes debido a que en muchos sectores conservadores está mal visto.

Pero Reyes resaltó que ha habido un avance importante en el tema pues la votación cada vez es más alta y se debe insistir en poder lograr la regulación de estos temas.

Por ahora, para acceder al procedimiento de acuerdo con un protocolo que montó el Ministerio de Salud en el 2015, es necesario cumplir al menos con cuatro requisitos: tener una enfermedad en estado terminal; considerar que la vida ha dejado de ser digna producto de la enfermedad; y manifestar el consentimiento de manera clara, informada, completa y precisa. Además, la ayuda para morir debe prestarla un profesional de la medicina, preferiblemente con la autorización del comité científico-interdisciplinario.

De acuerdo con el portal de Asuntos legales, en una respuesta a un Derecho de Petición, desde 2015 se han llevado a cabo 94 procedimientos de eutanasia, distribuidos temporalmente de la siguiente manera: cuatro en 2015; siete en 2016; 16 en 2017; 23 en 2018; y 35 en 2019. En el 2020 se llevaron en promedio nueve procedimientos.

Con base con los datos anteriores, hombres y mujeres han accedido a la eutanasia en casi igual proporción pues, de los 94 casos, 48 fueron hombres y 46 mujeres.


SEGUIR LEYENDO


MÁS LEIDAS AMÉRICA