En Popayán, capturan a extranjero con ‘bolígrafo-pistola’ listo para disparar

El individuo será judicializado por porte ilegal de armas de fuego.

Detienen a extranjero que tenía esfero-pistola con bala lista para ser disparada. Foto: Policía
Detienen a extranjero que tenía esfero-pistola con bala lista para ser disparada. Foto: Policía

En un hecho que aún tiene conmocionada a la Policía Metropolitana de Popayán, fue capturado un ciudadano extranjero con un lapicero pistola hechiza, de calibre tiro libre 22L, lista para disparar el proyectil que tenía dentro.

Los hechos ocurrieron en la vereda Puelenje de Popayán, donde los Agentes del Grupo de Operaciones Especiales (GOES) solicitaron la requisa de un joven de 20 años, quien accedió al procedimiento policial sin poner problema alguno.

Detienen a extranjero que tenía esfero-pistola con bala lista para ser disparada. Foto: Policía
Detienen a extranjero que tenía esfero-pistola con bala lista para ser disparada. Foto: Policía

Sin embargo, cuando los uniformados se percataron del supuesto bolígrafo que tenía el sujeto, decidieron analizarlo con cautela y, para sorpresa de ellos, encontraron un empaque metálico, donde se escondía un resorte y que servía para abrir fuego y lanzar una pequeña bala.

“El ciudadano de 20 años de edad fue solicitado por funcionarios policiales adscritos al Grupo de Operaciones Especiales (GOES) para un registro personal, le fue hallado entre sus pertenencias el lapicero pistola, apto para ser accionado”, señalaron las autoridades en un comunicado.

Este no fue el único hecho que sorprendió a las autoridades, pues el ciudadano también portaba una puntilla de acero y, según informó el GOES, podría ser usado como arma para atentar contra la integridad física de un ser vivo.

“El arma de corto alcance funciona por medio de un resorte que está adentro de un tubo con aspecto similar al de un bolígrafo. Este tipo de elementos bélicos son fabricados con el fin de generar la misma letalidad que un arma convencional”, explicó la Policía en un comunicado.

Tras la requisa, el joven fue capturado y puesto en manos de un juez, que lo judicializará por porte ilegal de armas de fuego, basado en el artículo 365 del Código Penal, donde es estipula que el porte ilegal de armas, al igual que de municiones, podría ser condenado a entre nueve y doce años de cárcel:

“En la misma pena incurrirá cuando se trate de armas de fuego de fabricación hechiza o artesanal, salvo las escopetas de fisto en zonas rurales”, se lee en el artículo, con lo que se sobreentiende que el esfero pistola será condenado bajo dicha pena. Igualmente, la sentencia podría duplicarse si se comprueba que el arma fue usada en un delito, o cuando “las armas o municiones hayan sido modificadas en sus características de fabricación u origen, que aumenten su letalidad”.

Sobre el porte de armas en Colombia

La semana pasada, en el nuevo periodo legislativo, los congresistas presentaron las propuestas y proyectos de ley que se tramitará este año en el Congreso y entre ellas resaltó una que dio de qué hablar toda la semana: la senadora del partido del Centro Democrático, María Fernanda Cabal y el representante a la Cámara por el Valle, Christian Garcés, radicaron un proyecto que busca la reglamentación de las armas de fuego en ciudadanos, decisión que el Gobierno en diciembre descartó y dejó en firme que solo se le dará permiso a ciudadanos con casos especiales, tal cual lo decretó Juan Manuel Santos desde 2015.

Pues bien, este martes, el politólogo Ariel Ávila calificó esta idea como “ridícula” en una columna de opinión publicada en el diario El País de España. El subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación (Pares), inició explicando que la percepción de violencia y en Colombia han aumentado en los últimos años “en medio de un Gobierno que prometió mano dura, y que, supuestamente, era el indicado para mejorar la seguridad en el país. El deterioro se ha dado en sectores urbanos y, principalmente, en sectores rurales”.

Ávila califica a la xenofobia por la migración venezolana como un resultado de la percepción de inseguridad, ya que muchos colombianos han expresado su rechazo a esta población porque “se cree que esta población les está quitando los trabajos a los colombianos. El incremento de la xenofobia ha prendido las alarmas en todo el país”.

SEGUIR LEYENDO: