Distrito de Bogotá radica licencia ambiental para ampliación de la Avenida Boyacá

Con la intervención de esa vía se espera impulsar y dar acceso al proyecto urbanístico Lagos de Torca, al norte de Bogotá.

Este martes 23 de marzo, se conoció que el Distrito de Bogotá radicó en la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR) el trámite de la licencia ambiental para llevar a cabo la obra de la Avenida Boyacá – entre 183 y 253. El procedimiento se solicitó debido a que por este sector se encuentra la reserva Thomas Van der Hammen.

La diligencia coincide, de acuerdo con El Espectador, con la ejecución del proyecto Lagos de Torca, que necesita la prolongación de la avenida Boyacá, pues será una de las vías de acceso.

La secretaria de Hábitat, Nadya Rangel, dijo al respecto que, “más que un permiso para iniciar la obra es una oportunidad” para desarrollarla y ampliar la Boyacá.

“Consideramos desde la administración que el trámite de licencia ambiental, más que un permiso para iniciar la obra es una oportunidad para que podamos desarrollar la prolongación de avenida Boyacá con el menor impacto posible en el ecosistema, producto de las medidas de mitigación que se establezcan en el marco de la licencia ambiental”.

Esta licencia ambiental es necesaria, pues la CAR ya había concluido que la Boyacá es una vía terciaria, por lo que se necesita este permiso para cualquier obra que se realice.

Esta licencia, según la Veeduría de la Van der Hammen, logrará que se prevenga el daño ambiental e impactará en menor medida la reserva. Por su parte, la gerencia de Lagos de Torca, recoge el medio, hará que el trazado sea diferente, lo que llevará a alargar el trámite un año y medio.

El proyecto urbanístico creará 130 mil viviendas y 120 mil nuevos empleos en 10 años y se espera que con la ampliación de la avenida Boyacá se descongestione el tráfico.

El proyecto será un dinamizador de la reactivación económica, pues generará 120.000 empleos directos en 10 años y realizará inversión de más de $4 billones para el desarrollo de infraestructura pública, como es la recuperación del Humedal Torca Guaymaral, y la reconformación de 9 quebradas de 86 hectáreas, el desarrollo del Parque Metropolitano Guaymaral de 75 hectáreas, proyectos viales y redes matrices de servicios públicos. Así mismo, una inversión privada en construcciones de edificaciones e infraestructura local por el orden de $22 billones.

Sobre el futuro de la Van der Hammen

El 22 de febrero de este año, la alcaldesa Claudia López firmó el primer Acuerdo de Conservación con un privado para consolidar la reserva Thomas van der Hammen, un pacto que se realizó con la sociedad Camelia S.A.S., propietaria del predio Hacienda La Conejera, y que de acuerdo con información de la administración distrital, tiene como objetivo la conservación de 19,24 hectáreas mediante la implementación de actividades de restauración ecológica.

En este tipo de acuerdos se busca preservar, restaurar y realizar usos sostenibles de la biodiversidad, así como generar conocimiento ambiental, para que así se garantice el bienestar de los ciudadanos.

Este es un primer ejemplo de que sí podemos llegar a acuerdos con privados para conservar y proteger la reserva, los predios son en su mayoría privados y queremos compartir este propósito generacional, para que esas 1395 hectáreas lleguen a ser el mayor bosque urbano de Bogotá, Colombia y América. Es un ejemplo de que podemos, de que no es un propósito de un gobierno sino de ciudad, de sociedad y de generación.

La mandataria a su vez informó que, la meta es dejar por lo menos 100 hectáreas de reserva protegidas y conservadas. “Hoy avanzamos con el primer acuerdo de conservación que permite proteger 19.24 hectáreas de las 100 que tenemos como meta”.

La Secretaría de Ambiente fue la entidad encargada de liderar el proceso de diálogo con los propietarios y ejecutar lo pactado. Durante este “se tuvo en cuenta las zonas de importancia hidrogeológica, geológica y geomorfológica, unidades de paisaje, cuerpos de agua, coberturas de la tierra, comunidades vegetales, rutas de fauna, corredores de conectividad ecológica y zonificación ambiental del Plan de Manejo de la Reserva Forestal Regional Productora del Norte de Bogotá D.C. Thomas van der Hammen”.

“Vamos a trabajar con todos los que están en la reserva a partir de una priorización que hace que el compromiso generacional continúe en las épocas que vienen y con la crisis climática”, señaló a través de la alcaldía, la secretaría de Ambiente, Carolina Urrutia, quien a su vez aseguró que, este es un ejemplo para propietarios que buscan una señal clara de lo que va a pasar con la reserva.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR