Partidos tradicionales proponen reforma a las comisarías de familia en Colombia

Ana María Castañeda, de Cambio Radical; Adriana Matiz y Nora García Burgos, del Partido Conservador, piden aprobar políticas para la seguridad de las mujeres en el país.

Tres parlamentarias de los partidos Cambio Radical y Conservador buscan crear políticas que aseguren que las mujeres cuenten con oportunidades laborales. - Colprensa.
Tres parlamentarias de los partidos Cambio Radical y Conservador buscan crear políticas que aseguren que las mujeres cuenten con oportunidades laborales. - Colprensa.

En 2011 se creó la Comisión Legal para la Equidad de la Mujer. Actualmente, cuenta con nueve senadoras y diez representantes de casi todos los partidos políticos. Entre ellas están Ana María Castañeda, de Cambio Radical; Adriana Matiz y Nora García Burgos, las dos, del Partido Conservador, quienes han sido presidentas de la comisión en diferentes periodos desde el 2018.

Estas tres dirigentes políticas, que desde el 2018 han trabajado juntos en diferentes proyectos relacionados con la mujer, anunciaron que antes de que se acabe su período, en el 2022, buscarán fomentar la independencia de las mujeres y reducir algunos de los factores estructurales que ayudan al aumento de violencia en su contra, para lo cual, entre otros proyectos, han adelantado una propuesta para fortalecer las comisarías de familia.

De acuerdo con cifras del Observatorio Feminicidios Colombia, de la Red Feminista Antimilitarista, el año pasado se registraron 630 de estos crímenes. También para el 2020, Medicina Legal contó 1.835 casos de mujeres reportadas como desaparecidas. Y, en lo que va de 2021, la Fundación Feminicidios Colombia ha identificado 42 homicidios en razón del género.

En ese marco, las presidentas de la Comisión para la Mujer aseguran que su trabajo gira alrededor del empoderamiento económico y político, y la prevención y atención a las víctimas de violencia. Estos pilares van entrelazados con la independencia de la mujer, ya que no tener independencia económica se convierte en una barrera para reclamar derechos políticos y participar en este campo.

“Es necesario que la sociedad colombiana cree los caminos para que las mujeres se desarrollen en diferentes ámbitos, que se reconozca la economía del cuidado y que tengan oportunidades para ser autosuficientes y no depender de sus parejas”, comentó para El Espectador la representante Adriana Matiz, quien fue presidenta durante el período 2019-2020.

En 2018, la comisión no contaba con secretaria ni con la oportunidad de sesionar para acompañar los procesos administrativos y legislativos, dos factores que entorpecieron las sesiones, debates y audiencias. Sobre esto, Ana María Castañeda le comentó a El Espectador que: “A veces necesitábamos sesionar y no encontrábamos libre un espacio porque las comisiones constitucionales no lo prestaban. Luego nos asignaron el Salón Amarillo del Capitolio para hacerlo. Robustecimos el personal de apoyo, porque la Comisión no tenía un técnico ni secretaria, y el movimiento en redes estaba bastante apagado. Logré avanzar en esos temas”.

Además de lograr un fuerte laboral dentro de la Comisión de la Mujer del Congreso, esta entidad a logrado que El proyecto 133 de 2020, que se encuentra a la espera del segundo debate en la plenaria de la Cámara, espera que las comisarías de familia cuenten con una dotación tecnológica y, además, su personal tenga una serie de capacitaciones sobre enfoque de género para que, en el momento de denunciar, las mujeres se sientan más seguras.

Aunque, según un estudio de la Procuraduría General de la Nación, las mujeres no denuncian ya que ellas creen que sus testimonios no son válidos para las leyes colombianas. Por esta razón, se busca la implementación de dicho proyecto, ya que son muchos los desafíos institucionales para que las entidades, en los diferentes territorios del país, respondan adecuadamente y acompañen a las mujeres que han sido víctimas de violencia.

Adriana Matiz, en entrevista para El espectador, comentó que: “La Comisión le ha hecho seguimiento a cómo funcionan las líneas de atención para estos casos, el aumento de las llamadas durante el aislamiento y la atención en las comisarías. Sobre este último, cuando revisamos los datos históricos, vimos que los principales obstáculos se presentaban en esos entes. Hay comisarías que ni siquiera tienen internet, un computador, funcionarios ni capacitación de los mismos. La aprobación del proyecto va a corregir errores de esa ruta de atención”.

Para Matiz es crucial que la Fiscalía cuente con unidad investigativa la se dedique única y exclusivamente a investigar y sancionar los feminicidios, o cualquier acto de violencia contra la mujer, teniendo en cuenta que esto será en pro de tener celeridad y, así mismo, lograr que las mujeres vuelvan a confiar en las instituciones.

Por último, hoy 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, diferentes colectivos feministas llevarán a cabo múltiples planteles en diferentes zonas del país, y sobre esto, la senadora matiz les envió un mensaje: “No desfallezcan. No es solo la violencia contra la mujer. Es el empoderamiento económico, reducir las brechas de empleo y de salario, reconocer la economía del cuidado. Hay que seguir trabajando por esto, manifestándose, expresando nuestra inconformidad por la forma en la que el Estado trata estos temas”.

Seguir leyendo: