Actúa en 124 municipios con más de 3 mil integrantes: así opera el ‘Clan del Golfo’, el grupo criminal más grande de Colombia

El bloque paramilitar el ‘Clan del Golfo’ es considerado hoy como el grupo armado organizado más grande del país y, por ende, es una de las mayores amenazas en las regiones rurales.

Imagen de referencia de los grupos paramilitares. - Colprensa.
Imagen de referencia de los grupos paramilitares. - Colprensa.

Actualmente, el bloque paramilitar el ‘Clan del Golfo’ se encuentra realizando operaciones en 124 municipios del país, en los departamentos de Antioquia, Córdoba, Meta, Nariño, Chocó, Norte de Santander, Magdalena, Bolívar, Atlántico y Cesar. De estos departamentos donde tienen mayor poder es en el bajo Cauca antioqueño y en Córdoba.

De acuerdo a un informe realizado por la Policía Nacional y publicado por el diario El Tiempo, este grupo paramilitar cuenta con unos 3.260 integrantes; de ellos, 1.461 hombres en armas. Para el ‘Clan del Golfo’ hay dos maneras de comandancia, están los que actúan de manera independiente en algunas zonas del país y los demás que están bajo el bloque de ‘Otoniel’, el cual funciona unificadamente y aunque por causa de los golpes de las autoridades ha perdido hombres, como consecuencia a estos actos ha incrementado su nivel de violencia.

La manera en que consiguen ingresos es por medio del narcotráfico, la minería ilegal, extorsiones a la población civil y tráfico de armas, además han creado alianzas con otros grupos ilegales para mantener su capital. También han vuelto a realizar acciones como pedir un precio por los integrantes de la Fuerza Pública. Esto ha causado que sean los responsables de las muertes de varios policías y soldados.

Según un miembro de la Policía, todo aquel que no permita alguno de estos actos por parte del bloque de ‘Otoniel’ se convierte directamente en su enemigo. “Todo el que se oponga a ese fin es su enemigo a muerte”, dijo el oficial al El Tiempo. Además, añadió que la orden que dio el máximo líder fue arreciar sus acciones para asumir el control de los cultivos de coca, para así mantener la producción de cocaína y las rutas de envío.

“Aquí se vive en una zozobra continua. Nuestros jóvenes se tienen que unir a uno u otro bando so pena de ser asesinados junto a sus familias. Los panfletos con amenazas de ‘limpieza social’ son constantes, lo que ha generado grandes desplazamientos. Hay que pagar ‘impuesto de seguridad’, que no es más que una extorsión. No me pida que le dé la cifra exacta, porque me pueden identificar, pero le aseguro que de cada 10 homicidios registrados en mi municipio el año pasado, 7 u 8 fueron a manos de estos señores (‘clan’ o ‘Caparros’)”, afirmó a uno de los alcaldes del bajo Cauca antioqueño a este mismo periódico.

Para el caso del departamento del Chocó, este se encuentra en una situación similar. Los miembros paramilitares del ‘Clan del Golfo’ se encuentra en confrontaciones con la guerrilla del ELN por este territorio. Hasta la fecha, solo por parte del grupo ilegal de ultraderecha, han sido los responsables de la muerte de una indígena, algunas personas afro y del desplazamiento forzado.

Dentro de estos intereses que tienen es el cultivo de la hoja de coca que hay en el departamento chocoano. “El alto, medio y bajo Baudó se convirtieron en la vía predilecta de los narcos para sacar la coca al Pacífico”, afirmó una autoridad local. Debemos recordar que en esta parte del país, casi históricamente, ha estado asentada esta guerrilla.

La misma fuente informó que los indígenas Emberá, nativos del Chocó, se encuentran confinados por los enfrentamientos y el miedo en que atenten contra su vida alguno de los dos grupos armados. Esto sucede ya que los cultivos de coca la sacan por los manglares que van al litoral del río San Juan, territorio donde se encuentran dichas comunidades indígenas.

Según cifras oficiales, desde la firma del Acuerdo de Paz el ‘Clan del Golfo’ es responsable de 24 asesinatos de líderes sociales y de 14 excombatientes que se encontraban en proceso de reincorporación.

De acuerdo con información del diario El Tiempo, estas fueron algunas de las personas asesinadas a manos de los miembro paramilitares: el 22 de octubre de 2020 fue asesinado Miguel Emiro Pérez, un líder social del Bajo Cauca antiqueño quien promovía la sustitución de los cultivos de coca. El primero de enero de este año se reportó el asesinato de Yolanda Zabalo, de 22 años, excombatiente; y de su hermana de 17 años.

“A los líderes sociales e integrantes de las juntas de acción comunal los matan porque se niegan a los temas de narcotráfico. Los ven como enemigos naturales y lo más fácil es callarlos”, afirmó un miembro de la Iglesia católica al mismo medio.

Frente a esta situación de extrema violencia que viene atravesando el país desde hace varios años el nuevo Ministro de defensa, Diego Molano, y el Presidente de la República, Iván Duque, anunciaron hace unos días que hay que tomar todas las medidas para acabar con el ‘Clan del Golfo’.

En una entrevista que dio el ministro de Defensa a El Tiempo, informó que en la última evaluación desarrollada por las Fuerzas Militares y Policía se concluyó que el ‘clan del Golfo’ registró una reducción del 20 por ciento de su componente armado.

Esta disminución, según Molano, se ha dado por las capturas y personas ejecutadas en combate. Por ejemplo, las bajas han sido a 10 hombres de la línea de mando como ‘Marihuano’, ‘Pueblo’ o ‘Plástico’, lo que ha ayudado a que hay un debilitamiento.

Por último, Diego Molano afirmó que, por el momento, este grupo paramilitar no cuenta con jefes de experiencia, y que eso ha llevado a peleas internas “por poder, cargamentos, dineros y excesos, especialmente asociados al hurto de dinero entre jefes de subestructuras”.

Además, el director de la Policía Nacional, el general Jorge Luis Vargas, dijo que una de las muestras al desorden que está atravesando este grupo armado se demuestra en el asesinato constante de miembros de la Fuerza Pública.

Le sugerimos leer: