La historia del jornalero que pasó de no tener ni seguridad social a volverse millonario

El hombre lleva toda su vida haciendo el chance, luego de que su papá le regalara la plata para su primer sorteo.

El dinero será destinado para Ingreso Solidario, Colombia Mayor y Devolución del IVA, Jóvenes en Acción y demás. Vía: Prosperidad Social
El dinero será destinado para Ingreso Solidario, Colombia Mayor y Devolución del IVA, Jóvenes en Acción y demás. Vía: Prosperidad Social

Este 25 de febrero, un habitante de Caldas se convirtió en millonario, pues fue el afortunado ganador del súper chance millonario que se juega en la región y que en días pasados entregó 4.000 millones de pesos.

El ganador es un agricultor que compró el chance en Manizales, pero vive en otro municipio del departamento. Así lo contó a El Tiempo el gerente de la empresa de azar SuSuerte, Julián Hurtado.

Es un hombre de 45 años, residente de una vereda del departamento de Caldas, vive como agregado en una finca. Es de origen muy humilde, no tiene trabajo fijo, sino al día; es jornalero y ni siquiera tiene seguridad social.

El ganador de los 1.500 millones de pesos vive en una finca con sus hermanos, no tiene hijo ni esposa y ha sido cliente de la empresa por muchos años.

Según el diario, este no es el primer chance que se gana, pues desde los 27 años, cuando su papá le regaló el primer chance, logró llevarse una primera alegría y se ganó 400.000 pesos de la época. Años más tarde, en el 2016, ganó casi cuatro millones de pesos con los que se compró una moto.

“Él siguió haciendo el chance cada ocho días, cada que podía salir al pueblo. Hace poco, en 2016, vuelve y se gana un chance, esa ocasión de 3.8 millones de pesos; con ese dinero se compró su primera moto, con la que trabaja”, añadió el gerente de SuSuerte.

Aunque el hombre siempre jugaba el mismo número, el chance ganador lo jugó con uno totalmente diferente. A las 7:00 p.m., contó el gerente, el campesino entró a un puesto de venta de Susuerte. Sobre el mesón quedaba el último impreso del ‘chance millonario’ y tomó el que tenía el número 9027 con la Lotería del Valle y el 3504 con la Lotería de Manizales por 5.000 pesos

Dijo inicialmente: ‘No me he ganado uno de tres cifras, me voy a ganar uno de cuatro; además, qué hago yo con tanta plata’. Sin embargo, tanto le insistió la vendedora que decidió comprarlo y amaneció hoy con semejante sorpresa.

El hombre recibirá 1.200 millones de pesos luego de descontar los impuestos y aseguró que, se trata de un “regalo divino”, pues su madre falleció hace poco y él dice que fue una bendición que le envió del cielo.

Contó que recientemente falleció su madre y siente que es una bendición que ella envió desde el cielo. Dice que solo eso puede explicar que no lo atendieran en el primer lugar y tuviera que salir a buscar otro y, por casualidad, solo quedara el número ganador. No lo creía, estaba muy feliz.

El funcionario dijo que el campesino comprará la finca donde vive como agregado y una moto que ha querido toda la vida.

La vida después del Baloto y qué hacen con el premio los ganadores de la lotería más popular de Colombia

La posibilidad de ganarse el Baloto, la lotería más popular de Colombia, es de una en 16 millones, siendo la Costa Atlántica y Antioquia las regiones que más participan. En total, por sorteo, hay más de 400.000 jugadores, una cifra que se dobla si es un acumulado, según el diario La República. El monto de juego es de 10.000 millones de pesos, pero cuando se trata de Baloto Revancha, una sola persona podría ganarse hasta 61.000 millones, una suma que lo convierte en multimillonario inmediatamente.

IGT, la empresa que maneja Baloto en Colombia, tiene alianza con la Fiduciaria de Occidente para administrar los recursos con los que se paga el premio y para entregarlo a quien se lo gane, esto bajo estrictas medidas de confidencialidad y seguridad, por lo que normalmente nadie sabe quién se lo gana, solo estas entidades. La revista Semana habló con esta empresa y la Fiduciaria para conocer detalles de los ganadores.

Una de las curiosidades es que las personas usualmente no se tardan más de dos semanas en reclamar el dinero que sí o sí les cambia la vida, aunque tengan plazo de hasta un año para hacerlo, según Mario Estupiñán, presidente de Fiduciaria de Occidente que habló con Semana.

Estupiñán explicó que, los mayores deseos de las personas siempre son viajar o montar un negocio. Además de trabajar en proyectos de vida o simplemente hacer realidad los sueños. Sin embargo, contrario a lo que se espera, no hacen un cambio de la noche a la mañana con el dinero. Mientras que otros usualmente se van a hacer viajes lujosos por el mundo.

Le puede interesar

MÁS LEIDAS AMÉRICA