Las dificultades que tiene Alto Baudó para la aplicación de las vacunas contra el Covid-19

Otros municipios de difícil acceso del país también enfrentan grandes retos para la inmunización de sus comunidades.

Alto Baudó es un municipio ubicado en el departamento del Chocó. Situado en el valle del río Baudó, su cabecera municipal es la población de Pie de Pató. Cuenta con una población de 1.569 habitantes ubicada en la cabecera urbana, y en el sector rural 15.450. Es una zona del país golpeada por la violencia a causa de la presencia de grupos armados como el Eln y el Clan del golfo. Además, de una profunda situación de pobreza.

Incluso, el defensor del Pueblo, Carlos Camargo Assis, denunció este lunes el confinamiento de 4.741 personas de la comunidad indígena Moamía, en el municipio, desde el pasado 19 de febrero, como consecuencia de enfrentamientos entre grupos armados al margen de la ley.

Además, de la difícil situaciones de seguridad, también tiene condiciones complejas para que las vacunas lleguen y se puedan aplicar a la población.

De acuerdo con el alcalde de Alto Baudó, Ulises Palacios, en entrevista en Caracol Radio, en ese municipio de Chocó no hay manera de que lleguen las vacunas contra el Covid-19, porque no hay infraestructura para su distribución.

“Esta es la otra Colombia. No tenemos carreteras, no tenemos aeropuertos, todo lo hacemos por caminos, trochas y ríos. Ahí tenemos esa dificultad, por ejemplo: hablan muy entusiastas algunos por las vacunas de Pfizer, pero esas vacunas en este municipio no funcionan porque no tenemos cadena de custodia, cadena de frío”, indicó el mandatario.

Por otro lado, el alcalde comentó que es difícil llegar a otras poblaciones pues, se debe pensar en comunidades afro e indígenas que viven dispersos. Esta situación no es atípica en Colombia, pues aunque las vacunas han llegado de forma ‘fácil’ a las capitales el reto es poder distribuirlas por zonas rurales. Algunos departamentos que se encuentran en condiciones similares es Amazonas, Vaupés, Nariño, Vichada y Guainía.

“Otro problema es que son personas que viven dispersas, son comunidades indígenas y negras que viven en las cabeceras de los ríos. Hay quienes viven a dos días de la cabecera municipal”, señaló Camargo.

Las condiciones generales del departamento no son favorables, pues incluso, las vacunas para Chocó están siendo almacenadas en Antioquia for falta de infraestructura. Medellín hace el traslado desde el aeropuerto José María Córdova de Rionegro hasta dos cavas de las que dispone la Secretaría de Salud en Campo Valdés y Guayabal. Desde allí se distribuyen en pequeñas neveras hasta los centros médicos donde podrán permanecer por cinco días. Y por ahora el departamento solo aplicará las dosis en la capital, Quibdó.

De acuerdo con los registros de la alcaldía de Alto Baudó, hay 70 profesionales del sector de la salud priorizados con la vacunación y la tasa de contagios ha disminuido a 40, aunque los desplazamientos masivos por grupos armados encienden las alarmas para la propagación del Covid-19.


LEA TAMBIÉN


TE PUEDE INTERESAR