Asesinato de tres policías habría sido una retaliación del Clan del Golfo por la muerte de alias ‘Marihuano’, la mano derecha de ‘Otoniel’

De acuerdo con la Fiscalía, bajo el ‘plan pistola’, el Clan del Golfo habría pagado $ 2 millones por perpetrar los crímenes.

Alias Marihuano era el principal hombre de confianza de alias Otoniel, máximo cabecilla del Clan del Golfo. / Cortesía: Policía Nacional.
Alias Marihuano era el principal hombre de confianza de alias Otoniel, máximo cabecilla del Clan del Golfo. / Cortesía: Policía Nacional.

La mañana de este lunes se dio a conocer la noticia de que tres policías habían sido asesinados en los departamentos de Sucre y Antioquia en las últimas 24 horas. Pues bien, en la tarde, la Fiscalía General de la Nación informó que los crímenes habrían sido perpetrados por el Clan del Golfo, la estructura armada ilegal dedicada al narcotráfico más temida del país, en retaliación por el abatimiento de Nelson Darío Hurtado Simanca, alias ‘Marihuano’, el 7 de febrero pasado.

Alias ‘Marihuano’ era la mano derecha de Darío Antonio Úsuga, alias ‘Otoniel’, el máximo cabecilla del Clan del Golfo, por quien las autoridades colombianas ofrecen hasta $ 5.000 millones. A la pérdida de este criminal, se suma la de Willar Duarte Arango, alias ‘Veterino’, administrador de las rutas del narcotráfico de esta organización en el Urabá antioqueño, capturado por la Policía este 15 de febrero.

En contexto: Capturan a alias ‘Veterino’, administrador de las rutas del narcotráfico del Clan del Golfo en Urabá

De acuerdo con la Fiscalía, tiene el material suficiente para determinar que las órdenes de ejecutar a los policías vinieron de las subestructuras Jorge Iván Arboleda, que opera en Segovia (Antioquia), la subestructura Uldar Cardona Rueda, en Guaranda (Sucre), y la Moreno Peñate, en Caucasia (Antioquia).

Acerca de los hechos, el fiscal Francisco Barbosa sostuvo que fueron capturados tres presuntos delincuentes por los asesinatos y que el Clan del Golfo habría pagado dos millones de pesos a quienes los perpetraran.

“Con firmeza iremos tras los responsables del asesinato de nuestros compañeros Pt. Luis Beltrán y Pt. Pablo Mosquera en Guaranda (Sucre), y Pt. Édison Parra en Caucasia (Antioquia). Rechazamos con vehemencia este crimen. Nuestra solidaridad y acompañamiento a sus familias”, fueron las palabras del mayor general Jorge Luis Vargas en Twitter.

Los patrulleros Mosquera y Beltrán, integrantes de la estación de Policía de Guaranda, Sucre, fueron víctimas de un ataque con armas de fuego en la noche del sábado. Según el coronel Juan Carlos Ramírez Chaves, comandante del departamento de Policía Sucre:

Producto de las heridas recibidas, lamentablemente uno de ellos falleció en el lugar de los hechos, mientras su compañero fue trasladado a la Clínica Guaranda Sana, donde se produjo su deceso

Edison Ferney Parra, por su parte, fue atacado este domingo en el municipio de Caucasia mientras estaba haciendo vigilancia en la zona. Por la gravedad de las lesiones, el patrullero murió en el sitio del ataque.

Conforme con el ministro de Defensa, Diego Molano, las autoridades no se dejarán amedrentar por la represalias del Clan del Golfo y seguirán tras alias ‘Otoniel’ y su mano derecha, alias ‘Chiquito Malo’, mediante la operación Agamenón —de la cual hacen parte más de 3.000 miembros del Ejército, Policía, Fuerza Aérea y Armada Nacional—.

Alias ‘Chiquito Malo’, desmovilizado del Bloque Bananeros de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), en el proceso de dejación de armas durante el Gobierno de Álvaro Uribe Vélez, se ganó aún la confianza de ‘Otoniel’ desde marzo de 2018, cuando reemplazó al abatido alias ‘Gavilán’, una de las piezas clave del Clan del Golfo, si bien es cercano a él hace dos décadas.

Alias Chiquito Malo, a cargo de poblaciones como Turbó en Antioquia, y alias Siopas, quien dirige a 500 hombres en el Chocó, son los llamados a reemplazar a Marihuano. Foto: Policía Nacional
Alias Chiquito Malo, a cargo de poblaciones como Turbó en Antioquia, y alias Siopas, quien dirige a 500 hombres en el Chocó, son los llamados a reemplazar a Marihuano. Foto: Policía Nacional

En 2018, el Gobierno de los Estados Unidos lo solicitó en extradición por narcotráfico y se comprobó que su zona de injerencia eran los municipio de Turbo, El Tres y Currulao en el Urabá antioqueño, una de las subregiones más afectadas por la violencia. Hoy, aún tiene circular roja de la Policía Internacional (Interpol) y por él las autoridades colombianas ofrecen $ 500 millones.

También le puede interesar: