Defensoría del Pueblo advierte sobre el incremento de la violencia en Buenaventura

La entidad emitió su tercera alerta temprana del año, en la que expone que 170.500 personas están en riesgo.

Foto: cortesía Secretaría de Turismo de Buenaventura
Foto: cortesía Secretaría de Turismo de Buenaventura

En menos de 24 horas, la Defensoría del Pueblo ha emitido dos alertas tempranas para notificar que algunas poblaciones en Colombia están en riesgo por la violencia. La nueva advertencia del organismo de control señala que en Buenaventura, en el departamento del Valle del Cauca, hay un recrudecimiento de la violencia. Este hecho tiene en peligro a alrededor de 170.500 personas, que habitan las comunas 7, 10, 11 y 12 y el corregimiento 8 del distrito.

“Un nuevo rebrote de violencia suscitado por la ruptura interna del grupo de crimen organizado, conocido como “La Local”, expresada en la división de dos estructuras ilegales: ‘Los Shotas’ y ‘Los Espartanos’. Estas se encuentran en lucha por el dominio del territorio desde el pasado 30 de diciembre del 2020, en cuyo cometido han generado graves riesgos de vulneración a los derechos de la población civil”, se lee en el documento emitido por la Defensoría.

De acuerdo con la entidad, las bandas de crimen organizado están amedrentando a la comunidad que habitan en los centros poblados, pero en las zonas rurales se reporta la presencia del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y disidencias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc). Los delincuentes quieren controlar el territorio por su ubicación estratégica, que se convirtió en un corredor para el tráfico de drogas e insumos para la producción de alcaloides.

La disputa por el territorio entre los criminales pone en riesgo la vida de los civiles porque terminan en medio del fuego cruzado, y esto, a su vez, puede derivar en confinamientos, o peor, en desplazamientos forzosos.

“Esta disputa se fue extendiendo por diferentes barrios de las cuatro comunas identificadas, conllevando una serie de afectaciones directas para los habitantes, quienes en no pocas ocasiones han quedado inmersos entre los recurrentes cruces de disparos donde han sido usadas armas cortas, subametralladoras y fusiles. Ello ha traído como consecuencia casos de desplazamientos forzados de menores mientras los adultos se quedan protegiendo su vivienda y pertenencias”, expone la alerta.

La Defensoría detalla que son 39 barrios los que se encuentran en peligro, entre los que se encuentran: San Francisco, Juan XXIII, Eucarístico, Rockefeller, Kennedy, Las Américas, Independencia, Simón Bolívar, Urbanización Bahía, Carlos H. Trujillo, Fortaleza, El Progreso, El Carmen, Cascajal, Gran Colombia, Los Pinos, Cristóbal Colón, Nueva Granada, Panamericano, Antonio Nariño, Unión de Vivienda, Doce de Octubre, Cabal Pombo, Nueva Granada, Francisco J. Caldas, Nuevo Amanecer, La Libertad, Las Palmas, El Progreso, El Cambio, El Ruíz, El Triunfo, Matía Mulumba, Nueva Frontera, La Dignidad, Alfonso López Michelsen, y Vista Hermosa. Así mismo, en la zona rural se identificó riesgo en las veredas Citronela, Campo Hermoso, Sabaletas, Agua Clara, San Marcos, Guamía, Limones, Alto Potedó y Llano Bajo.

Teniendo en cuenta esta información, la Defensoría del Pueblo llama la atención del Gobierno nacional y local para que haga reforzar la seguridad del territorio. La entidad solicita específicamente al Ministerio de Defensa (MinDefensa) y a la Policía Nacional, que mantenga los 130 efectivos que habían sido enviados al distrito en diciembre del año pasado. Así mismo, pidió a la Gobernación del Valle del Cauca acompañar las rutas de prevención contra el uso y reclutamiento de niños, niñas y adolescentes y a la Unidad para la Atención y Reparación a las Víctimas, propiciar rutas de atención, prevención y protección a la población.

El recrudecimiento de la violencia en Buenaventura tiene en alerta a sus habitantes, quienes esperan que la comunicación emitida por la Defensoría ayude a mejorar su situación lo antes posible. Mientras las autoridades toman medidas al respecto, los afectados anunciaron que el próximo 10 de febrero realizarán una cadena humana por la paz. La actividad se extenderá por 22 kilómetros de las vías principales del distrito para rechazar los actos violentos.

Es importante resaltar que esta es la tercera alerta temprana emitida por la Defensoría en lo que va de 2021. En la primera y segunda advertencia publicada por la entidad se llamó la atención por la situación en Piamonte (Cauca), Puerto Guzmán (Putumayo), San José del Fragua, Curillo y Solita (Caquetá), el trapecio amazónico y en el eje del Putumayo.

Estas comunidades, al igual que los bonaverenses, sufren la violencia a manos de grupos criminales organizados y guerrillas. Los delincuentes están tratando de recuperar territorio y esto aumenta el riesgo de extorsión, amenazas, masacres, reclutamiento y desplazamiento forzoso.

Le puede interesar: