Confirman el secuestro de dos militares en el Catatumbo

En la zona hacen presencia subversivos del ELN y disidencias del frente 33 de las Farc.


Este 2 de febrero, las autoridades confirmaron el secuestro de dos soldados del Ejército Nacional, quienes se encontraban en la zona del Catatumbo, más precisamente en el corregimiento de Guamalito, jurisdicción del municipio de El Carmen, Norte de Santander.

De acuerdo con información del Ejército Nacional, las autoridades se encuentran atendiendo el hecho y explicaron que “en la zona hacen presencia subversivos del ELN y disidencias del frente 33 de las Farc”.

En este momento la fuerza pública realiza sobrevuelos por la subregión, a fin de hacer presencia en el territorio. Los militares fueron identificados como Jhony Andrés Castillo Ospino y Jesús Muñoz Segovia, quienes según las primeras versiones, fueron plagiados cuando se retiraron de su unidad militar, buscando abastecerse.

Los secuestros ocurren el mismo día en que empiezan fumigaciones con glifosato en el Catatumbo

La Dirección Antinarcóticos de la Policía envió un comunicado a Deivy Bayona, alcalde de Hacarí, en la región del Catatumbo, Norte de Santander, en el que se informaba que a partir de este 1 de febrero se comenzaría el plan de de aspersión terrestre de glifosato contra los cultivos de coca.

Luego de que el Consejo Nacional de Estupefacientes, en 2015, no permitiera que la fumigación de glifosato se hiciera vía aérea, para 2017, le permitió a la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales el Programa de Erradicación de Cultivos Ilícitos mediante Aspersión Terrestre con Glifosato, que hace parte del Plan de Manejo Ambiental.

Bayona informó a los ciudadanos de Hacarí la orden, pero la comunidad se declaró en desacuerdo.

ARCHIVO - En esta imagen de archivo del 11 de mayo de 2000, policía antinarcóticos monta guardia en un campo de coca cerca de La Gabarra, en la región colombiana de Catatumbo. (AP Foto/Scott Dalton, Archivo)
ARCHIVO - En esta imagen de archivo del 11 de mayo de 2000, policía antinarcóticos monta guardia en un campo de coca cerca de La Gabarra, en la región colombiana de Catatumbo. (AP Foto/Scott Dalton, Archivo)

Según información de Colombia 2020, el alcalde de Hacarí dijo que: “la notificación llega a mi nombre, pero no se nos notifica dónde se va a realizar, en qué sector, cómo se coordinó; porque nosotros lo que hemos pedido es que se verifique muy bien ese tema porque se nos pueden venir dificultades mucho más complejas”.

Por su parte, Robinson Salazar, alcalde de Teorama, otro municipio de la región del Catatumbo comentó en La Opinión: “Para nosotros es bastante preocupante porque la implementación del PDET (Programa de Desarrollo con Enfoque Territorial) en relación con las obras de infraestructura ha venido avanzando muy bien y esta situación va a entrar a chocar con las comunidades y algunas de ellas ya están hablando de no aceptar el PDET en los territorios; eso para nosotros como alcaldes es traumático porque venimos a un ritmo bien importante con toda la implementación de ese programa”.

Salazar cree que este plan es darle un revés al Acuerdo de Paz, ya que este pacto estipula como primer paso para acabar con los cultivos de coca la sustitución voluntaria y concertada con las comunidades. Mientras que, realizar la aspersión: “es una decisión que se toma desde el Gobierno central, no reconoce a las comunidades ni tampoco a las administraciones locales, eso con nosotros no se discute en ningún momento. Hay una voz de rechazo generalizada en toda la región”.

Por otro lado, este mismo martes, la empresa colombiana Ecopetrol anunció que posiblemente saldría de esta zona del departamento de Santander, donde realiza actividades de extracción de gas natural. Según el portal El Nuevo Siglo, los motivos serían “los constantes ataques de grupos armados serían uno de los motivos”.

También le puede interesar:



MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS