Fiscalía no aplicaría extinción de dominio por reuniones masivas en plena pandemia

Fuentes de ese ente de control desmintieron la información que se ha venido divulgando en los últimos días.

Las fiestas clandestinas en Bogotá siguen causando revuelo por el riesgo que significan para la población, en plena pandemia de coronavirus. Foto: Captura de pantalla de video del Twitter de Luis Ernesto Gómez.
Las fiestas clandestinas en Bogotá siguen causando revuelo por el riesgo que significan para la población, en plena pandemia de coronavirus. Foto: Captura de pantalla de video del Twitter de Luis Ernesto Gómez.

Ante las últimas noticias que informaban que la Fiscalía General de la Nación ocuparía espacios en donde se realizaran fiestas clandestinas en medio de la emergencia sanitaria ocasionada por la pandemia de coronavirus, ese mismo ente de control le aseguró al periódico El Espectador, que lo que se habían generado eran falsas especulaciones a raíz de la cantidad de reuniones masivas que se han encontrado en diferentes bares, casas, y espacios de cualquier tipo, alrededor del territorio nacional.

“En principio es desproporcional iniciar un proceso de extinción de dominio a inmuebles por hacer fiestas clandestinas. No es un pronunciamiento hecho por la Fiscalía”, señaló la fuente exclusiva consultada por ese medio colombiano.

Según explicó la fuente, proveniente de la Fiscalía, al periódico nacional, el recurso de extinción de dominio funciona para reclamar bienes de personas a las que se les demuestre haberlos adquirido ilegalmente. De acuerdo con esto, según el testimonio del funcionario, desde la Dirección de Extinción de Dominio no se contempla aplicar este tipo de medidas sobre los inmuebles utilizados para hacer reuniones como las que se han descubierto en el país, y que ponen en riesgo la salud de sus asistentes.

Javier Benavides, abogado penalista, fue uno de los que aseguró, para una entrevista en el noticiero del canal RCN que, “los bienes inmuebles pueden ser ocupados desde el inicio del proceso penal sin que requiera una condena en firme”.

A su vez, el también ex director del Camilo Burbano, exdirector del sistema penal acusatorio de la Fiscalía le dijo a ese mismo medio que quienes participen u organicen este tipo de eventos podrán ser condenados entre cuatro y ocho años de cárcel, y a pagar multas estipuladas en la norma.

Según datos de la Fiscalía, hasta la fecha se adelantan 6.300 investigaciones por el incumplimiento de norma sanitaria desde que comenzó la pandemia por covid-19, de los que registran 947 acusados y 118 condenados.

El más reciente hecho que involucra actos de este tipo de dio el pasado 17 de enero cuando, tras un operativo de inspección, vigilancia y control, la Policía descubrió una fiesta en la avenida Primera de Mayo, en la localidad de Kennedy, una de las más críticas frente a los contagios de coronavirus en Bogotá.

En el interior del establecimiento se encontraron 65 personas, 23 mujeres y 42 hombres, “en su mayoría migrantes”, según reportó el coronel Javier López, oficial de inspección de la Policía de Bogotá, quien agregó que a todas se les interpuso un comparendo por $932.000, al no cumplir lo decretado por la Alcaldía Mayor de Bogotá para evitar los contagios masivos de covid-19.

Kennedy, que permanecerá aislada hasta el próximo jueves 21 de enero, supera los 69.000 contagios, y es la segunda localidad con más casos de la ciudad: representan un 13,5% del total de Bogotá.

A la par se encontraron a 60 personas departiendo en una gallera en Bosa, la cuarta localidad de Bogotá con más contagios de covid-19, con más de 40.000, el pasado 10 de enero.

“Rechazamos estos hechos y conductas que exponen no sólo la vida de quienes se ponen en riesgo, sino la de familias enteras y vecinos. Hacemos un llamado a los habitantes de Bosa para que se queden en casa. El covid-19 sigue cobrando vidas”, declaró la alcaldesa de Bosa, Lizeth González, tras el operativo.

Por su parte, en el Barrio El Vergel, la noche del pasado sábado 16 de enero, se halló una fiesta en la que, se supo después, estarían involucrados miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios (ESMAD). Las 20 personas estaban en una casa ubicada a dos cuadras de la sede de esa entidad.