Uno de los entrenadores físicos más reconocidos del momento es colombiano, se llama Fausto Murillo y es un éxito en YouTube

El nativo de Turbo contó cómo adquirió fama por sus rutinas de ejercicio, que se volvieron aún más famosas durante la pandemia. Esta es la historia de cómo pasó de dar clases gratis en Medellín a vivir viajando, gracias al dinero que recibe por sus rutinas en su canal de la red social, donde tiene más de 5 millones de seguidores.

Fausto Murillo, el nacido en Turbo (Antioquia), se hizo reconocido por sus rutinas en YouTube. (Foto Instagram Turbofausto)
Fausto Murillo, el nacido en Turbo (Antioquia), se hizo reconocido por sus rutinas en YouTube. (Foto Instagram Turbofausto)

Durante los cinco meses de cuarenta estricta en el país el año pasado, la actividad física en el interior de los hogares se convirtió en una tendencia, a la que incluso hoy, con menos restricciones para salir a las calles que antes, se suman adeptos. La coyuntura sirvió para que un viejo conocido en Internet, por las rutinas físicas que comparte, tuviera aún mayor reconocimiento: Fausto Murillo.

¿Quién es él? Se trata de un aficionado por la vida saludable desde muy pequeño. Licenciado en educación física, recreación y deporte de la Universidad Católica del Oriente (Medellín), desde el 2012, mediante sus redes sociales, comenzó a cambiar el paradigma de que para mantenerse en forma es necesario acudir a un gimnasio. El portal web de la Radio Televisión Española (Rtve) habló con Fausto, quien compartió parte de su vida.

Turbofausto, como figura en Instagram, nació hace 52 años en Turbo, Antioquia. De ahí el nombre en las cuentas de sus redes sociales y el apodo con el que, con cariño, lo identifican. Pero el Turbo, según él, también representa la energía que le imprime a su vida, de la cual ha contagiado a los fieles seguidores de sus rutinas.

Y no son pocos, en el canal de YouTube tiene 5,3 millones de seguidores, mientras que en Instagram, son 740.000, una cifra envidiable para quien quiera ser influenciador. Y pensar que empezó dando clases gratuitas en el polideportivo de Medellín para darse a conocer.

“Pasaron como dos años y comencé a subir mis vídeos a YouTube. Esto fue en el 2012. A la gente le gustaba, empezó a seguirme y así fue cómo me volví youtuber”, contó Fausto a Rtve.

La clave del éxito que ha tenido es hacer de la actividad física, más que su trabajo, su filosofía de vida. “Llego a una ciudad, a un hotel y hago la rutina. Muchas veces me llueve, otras no tengo internet o no tengo la suficiente luz”, explicó al medio en mención. En sus palabras, es la naturalidad de sus videos, en los que se ve padeciendo las rutinas que él mismo crea, la que ha llevado a sus seguidores a inspirarse, a darse cuenta que una buena figura y una vida sana cuesta, pero también se disfruta.

Con la pandemia, explicó Fausto, la sociedad se percató de que el deporte trasciende el aspecto físico y está relacionado con el bienestar mental:

Una de las enfermedades más comunes ahora mismo es el estrés, debido a la incertidumbre que atravesamos y las noticias negativas que están continuamente llegando

La importancia que las personas le dieron a las rutinas de ejercicios desde los confinamientos por el covid-19 se vio representada en las métricas de sus redes. En YouTube tenía 2.8 millones de seguidores en marzo de 2010 y ahora, 5.3 millones.

En la actualidad, Fausto permanece en Cancún, México, uno de esos destinos soñados desde que era un niño y que ha logrado conocer gracias al dinero que recibe por sus rutinas en YouTube. Es un viajero constante, por eso se le ve ejercitándose desde cualquier lugar, bien sea una playa, un parque o la habitación de un hotel.

También le puede interesar:

ÚLTIMAS NOTICIAS

MAS NOTICIAS