Riohacha ya no tiene donde enterrar a sus muertos, su principal cementerio se quedó sin bóvedas

La emergencia sanitaria, el alto número de muertos, y la imposibilidad de ampliar el camposanto está obligando a los familiares a llevar a sus difuntos a otras localidades de La Guajira.

Cementerio del Sur en Bogotá - Colombia. Foto: Nicolás Bojacá / Unimedios.
Cementerio del Sur en Bogotá - Colombia. Foto: Nicolás Bojacá / Unimedios.

“Si hoy llega una persona a buscar un servicio de bóveda, tenemos que hacer esfuerzos para conseguir familiares de difuntos con más de tres años que autoricen la exhumación para llevar estos cuerpos a un osario y poder depositar un nuevo cuerpo y eso no es fácil”, afirmó Sonia Bermúdez, la administradora del cementerio central de Riohacha, para el periódico El Tiempo

La encargada del camposanto advirtió en RCN Radio que las cerca de 200 víctimas que ha dejado la pandemia en Riohacha, y más de 500 en todo el departamento, han generado un “colapso fúnebre” tanto en la capital como en otros municipios del departamento de La Guajira.

“La situación es crítica; los cementerios no estaban preparados para la pandemia que en este momento atravesamos. Se acabaron las bóvedas en el cementerio central y en los demás que existen en la ciudad de Riohacha en este momento no están en condiciones”, señaló Bermúdez en la emisora radial.

La administradora lleva aproximadamente un año encargada del cementerio y con su mensaje de alerta busca que las autoridades locales y la ciudadanía conozcan esta problemática para encontrar soluciones.

Bermúdez enfatizó en RCN Radio que quienes fallezcan de ahora en adelante sea por covid-19 o por otra causa tendrán complicaciones para ser sepultados. “Ya hemos tenido casos de personas que llegan a buscar el servicio y hay que hacer esfuerzos” para encontrar dónde sepultar el nuevo cuerpo, “porque la mayoría de las personas que fallecen acá no dejan un seguro”.

Según informó el diario colombiano, una de las propuestas para solucionar la situación en el cementerio central es hacer una ‘Bovedatón’, que una a la ciudadanía en torno a la construcción de varias bóvedas en la franja de terreno del cementerio llamada ‘Gente como uno’.

Esta propiedad hace parte de la fundación con el mismo nombre que dirige Bermúdez, y está ubicada a la salida de la ciudad. Allí sepultan a personas de escasos recursos, habitantes de calle y personas ‘NN’ (sin identificación). Su idea es crear un pabellón especial en este espacio para personas que mueran de covid-19.

La misma publicación señaló que desde el principio de la pandemia Sonia Bermúdez, la sepulturera reconocida por la ONU por su trabajo de dar una sepultura digna a los fallecidos que están sin identificar, a migrantes, había planeado construir una sección en su cementerio para donarlo al Distrito, “pero no pudo cumplir su sueño porque los amigos de lo ajeno se llevaron todo, materiales y dinero en efectivo”.

Por otro lado, Noticias RCN, informó que debido a las tradiciones de varios de los pobladores de esa zona del país, en La Guajira existen también una serie de “cementerios familiares” que se rigen bajo las costumbres de la comunidad Wayúu, pero que, por su naturaleza, se desconoce las condiciones de salubridad bajo las que están funcionando.

Cabe resaltar que en Riohacha no se están aplicando actualmente la cremación de los cuerpos de personas que fallecen por cuenta del coronavirus.

El cementerio Central de Riohacha está ubicado en la zona del centro de la ciudad y para muchos es el más importante de la región. “Sobre su construcción se dice que fue en el año 1954, por una vieja cruz que aún permanece y que habla sobre su creación, pero se estima que pudo ser mucho antes. A la fecha se desconoce el número de restos que allí reposan”, informó El Tiempo.

Le puede interesar: