Vigilancia genómica para detectar la cepa británica revela ‘linaje’ colombiano

El Gobierno nacional insiste en que la variación del virus no ha sido detectada en el país. Para demostrarlo, explicó que es lo que se ha hecho para identificar su presencia en el país.

EFE/Sebastiao Moreira/Archivo
EFE/Sebastiao Moreira/Archivo

El presidente de Colombia, Iván Duque, y los miembros de su gabinete enfocados en al área de la salud volvieron a referirse, en la noche del 7 de enero, a la circulación de distintas cepas del covid-19 en el país, especialmente la británica. Según las autoridades nacionales, no hay nada que demuestre que la presencia de la nueva variación del virus en Colombia o sea más peligrosa que otras.

“Hay más de 800 cepas o linajes identificados en el mundo, circulando del virus SARS- CoV-2”, dijo al respecto el ministro de Salud y Protección Social, Fernando Ruiz, agregando que en este momento solo se tiene evidencia de 21 de ellas circulando en el país. Ninguna de ellas, aseguró, es la británica que tanto revuelo ha causado en Colombia después de las declaraciones de la alcaldesa de Bogotá, Claudia López.

“Esto no quiere decir de ninguna manera que no pueda circular y ser identificada en un momento determinado, pero hasta el momento no hay evidencia”, agregó el jefe de la cartera, ofreciendo algunos datos para respaldar su sentencia: desde diciembre se han realizado en el país más de 150 secuenciaciones genómicas buscando diferentes mutaciones entre distintos grupos como viajeros, mayores de edad, militares y trabajadores de la salud.

De acuerdo con el funcionario, si en un caso hipotético en Colombia estuviera circulando la mencionada mutación del virus en este momento, el Gobierno nacional tiene la certeza de que “menos del 10 por ciento de los casos podrían ser atribuibles a esta cepa, debido a los estudios genómicos que se han hecho”

Sobre este trabajo, también llamado de vigilancia genómica, la directora del Instituto Nacional de Salud, Martha Ospina, explicó que Colombia como Estado tiene desde 2016 una capacidad para estudiar 380 genomas cada diez días, que aumenta hasta 1.000 en el mismo periodo si se suman los otros 11 laboratorios que hay a nivel nacional. “Es decir, mas o menos el 1 por ciento de las pruebas positivas”, comentó.

En dichos centros, explicó, se observa el material genético del virus, que es de RNA y que contiene un genoma compuesto por 30.000 pares de bases. Estas son las que se observan para detectar las mutaciones que caracterizan a los 800 linajes del virus. Para el caso de la cepa británica, también conocida como B117, Ospina explicó que lo que se busca son “17 mutaciones en el mismo gen, que es el que determina la afinidad del virus para pegarse en las celular pulmonares. Por eso es que se dice que probablemente es más transmisible”.

De acuerdo con la experta, es normal que los virus muten, sucede todo el tiempo y son cambios permanentes que crecen exponencialmente. No obstante, para el caso de la versión británica todavía no está 100 por ciento confirmado que sea más contagiosa, a pesar de que existan modelos científicos que intuyan justamente eso. “Son hipótesis de trabajo”, dijo.

Ahora bien, en Colombia se tomó la decisión, desde hace un mes, de partir de la premisa de que la cepa británica ya está acá, no porque lo esté, sino porque ese es el punto de partida para realmente identificarla. En el camino sólo se han encontrado las 21 variaciones comentadas por Ruiz, de las que una es exclusivamente colombiana, en tanto fue descubierto acá; y otro endémico, por ser el país el que más reporta su presencia a nivel mundial.

Sobre toda esta labor, el ministro Ruiz apuntó que Colombia es el tercer país en Latinoamérica que más realiza estudios genómicos después de Brasil y Chile. “Con el plan de análisis genómico que estamos realizando con el INS, probablemente muy pronto seamos el segundo”. También señaló que “por ahora, sea el linaje que sea, las medidas son exactamente las mismas”, insinuando que si bien puede haber versiones más contagiosas, todavía no hay una que sea más dañina que otras.

“Es importante decir que la hipótesis que se mantiene es que son las aglomeraciones del mes de diciembre la causa fundamental de la situación que estamos viviendo en el mes de enero. Esto no es trivial, lo estamos planteando de esta manera tan enfática porque es bajo ese supuesto que se están tomando todas las medidas para contener el virus. Es evidente, en el futuro nos va a circular el virus británico y vamos a tener que afrontarlo con las medidas que hemos venido tomando hasta ahora”, concluyó el funcionario.

Lee también: Nuevo récord: Colombia registra 17.576 casos nuevos de COVID-19 y 334 muertes