“Veneco” fue tendencia en redes y dejó al descubierto la xenofobia de algunos colombianos

La expresión se tomó Twitter el 5 de enero, cuando se dio a conocer el asesinato del presunto ladrón en un bus del SITP. Declaraciones del presidente Iván Duque y la alcaldesa Claudia López, relacionadas con la población migrante han acrecentado las problemática, según el Barómetro de la Xenofobia.

Vista de un grupo de niños migrantes venezolanos en el Puente de Rumichaca, en la frontera entre Colombia y Ecuador, en Tulcán (Ecuador). EFE/Elías L. Benarroch/Archivo
Vista de un grupo de niños migrantes venezolanos en el Puente de Rumichaca, en la frontera entre Colombia y Ecuador, en Tulcán (Ecuador). EFE/Elías L. Benarroch/Archivo

El 5 de enero pasado, cuando los medios de comunicación dieron a conocer que un presunto ladrón fue asesinado en un bus del SITP, luego de que fuera desarmado por uno de los pasajeros, la expresión “veneco” se convirtió en tendencia en Twitter en Colombia. Pese a que las autoridades no han podido conocer la identidad del fallecido, usuarios de esta red social dieron por sentado que quien intentó despojar de sus pertenencias a los ocupantes del vehículo era un ciudadano venezolano.

La tendencia de expresiones como “veneco” en redes sociales, sin embargo, no es de ahora. El Barómetro de Xenofobia, una plataforma que desde el año pasado sistematiza, analiza y difunde información con respecto a la conversación sobre migración en las redes sociales, ha evidenciado el aumento de comentarios xenófobos, que descalifican a los extranjeros. También ha comprobado que, tras noticias relacionadas con crímenes y la coyuntura del covid-19, en los que se relaciona a los migrantes, se disparan los señalamientos.

De acuerdo con Julio Daly, codirector del Barómetro de Xenofobia, los comentarios xenófobos se “exacerban por algunos medios de comunicación que publican de manera desproporcionada la supuesta participación de migrantes en hechos delictivos”.

En el caso específico de la tendencia del 5 de enero, los mensajes utilizados mostraban “descontento y rechazo hacia la población migrante. Esta situación muestra lo delicado que se ha vuelto el tema en Colombia”, agregó Daly, quien además es coordinador nacional de El Derecho a no Obedecer, un proyecto de integración entre los ciudadanos del vecino país y las comunidades de acogida en Colombia, mediante intervenciones culturales.

Responsabilidad de las figuras públicas

El aumento de los mensajes xenófobos, de acuerdo con lo documentado por el Barómetro de Xenofobia, también ocurre cuando figuras públicas mencionan en sus discursos, asociados a la delincuencia y la pandemia, a los migrantes. En octubre pasado, por ejemplo, aumentaron las publicaciones malintencionadas en Twitter, después de que la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, señalara a algunos venezolanos en la coyuntura del asesinato de Oswaldo Muñoz, un residente de la capital, en un bus de TransMilenio. Lo que dijo fue:

Yo no quiero estigmatizar, ni más faltaba, a los venezolanos, pero hay unos inmigrantes metidos en criminalidad que nos están haciendo la vida de cuadritos. Aquí, el que venga a ganarse la vida decentemente bienvenido, pero el que venga a delinquir deberíamos deportarlos sin contemplación

Las declaraciones de la alcaldesa, según los registros del Barómetro de la Xenofobia, las publicaciones contra los migrantes en Twitter aumentaron 918 % en Bogotá, en cuestión de un día. Pero también incrementaron en otras capitales: Cúcuta (900 %), Cali (376), Barranquilla (300 %) y Medellín (250 %). En ese entonces, el 43% de las publicaciones que vinculaban a migrantes con hechos de seguridad estuvieron relacionadas con las declaraciones de la alcaldesa, y se asociaban a palabras como delitos, robos, delincuentes, entre otros.

Fotografía del 13 de mayo de 2020, que muestra a un grupo de migrantes venezolanos que camina por una carretera cercana a la frontera con Colombia. EFE/ Xavier Montalvo
Fotografía del 13 de mayo de 2020, que muestra a un grupo de migrantes venezolanos que camina por una carretera cercana a la frontera con Colombia. EFE/ Xavier Montalvo

Un escenario similar se dio a mediados de diciembre, cuando el presidente de la República, Iván Duque Márquez, afirmó que “quienes no tengan en este momento la acreditación de ser ciudadanos colombianos, y que no tengan regularizada su situación migratoria, por supuesto que no” serán inmunizados. Según el último informe del Barómetro de Xenofobia, el 50 % de los mensajes sobre migración publicados en diciembre tuvieron que ver con la discusión sobre el acceso de la población migrante a la vacuna contra el covid-19.

Fue tal el impacto en la opinión pública en el país el generado por las declaraciones del presidente que figuras reconocidas de ella, como el exministro de Salud y actual rector de la Universidad de Los Andes, Alejandro Gaviria lo cuestionó:

Propuesta antiética: excluye a los más vulnerables y discrimina de forma casi amenazante en contra de un grupo de personas por su nacionalidad y estatus migratorio

En ese momento, Alejandro Gaviria también añadió: “No vacunar a los venezolanos es una mala idea desde un punto de vista epidemiológico”.

Los temores de que la xenofobia empeore

De acuerdo con Julio Daly, este 2021 trajo consigo dos temores para los ciudadanos del vecino en país que hoy residen en Colombia: que se use el contexto de la migración en sus discursos, con los peligros que implica, como el aumento de la “polarización, empeorar la percepción y hacer más difícil el acceso a servicios para la población migrante”.

El segundo temor es que disminuya el apoyo al migrante, debido a la crisis que viven los hogares colombianos por la pandemia. Para explicarlo, Daly citó un artículo de organización Foco Económico: “como consecuencia de la pandemia hay menos recursos económicos, y que la competencia por estos recursos puede aumentar la antipatía de los colombianos hacia los migrantes”.

También le puede interesar: