Cali vuelve a extender el toque de queda, esta vez hasta el domingo 3 de enero

Así lo decidió la alcaldía de la capital vallecaucana luego de citar a un consejo de seguridad para la tarde del 30 de diciembre. Las autoridades locales manifestaron preocupación por un posible aumento de contagios a causa de la llegada de 2021.

/Alcaldía de Cali
/Alcaldía de Cali

La preocupación por el avance del covid-19 no cesa en Cali. A solo un día de haber anunciado nuevas medidas como el cierre del río Pance durante los primeros días de 2021, el alcalde de la ciudad, Jorge Iván Ospina, anunció una nueva ampliación del toque de queda con el objetivo de evitar más contagios.

Así lo confirmó el mandatario a través de su cuenta de Twitter, donde advirtió que es “Imprescindible ampliar el toque de queda, hoy más que nunca debemos comprender la importancia de cuidar la vida y de protegernos todos. He convocado de urgencia, Consejo de Seguridad a las 4 p.m.”

Durante dicho consejo se decidió que los caleños tendrán un toque de queda extendido, que ahora arranca desde el jueves 31 de diciembre a las 9:00 de la noche y se mantiene hasta el domingo 3 de enero a las 12:00 del mediodía, horarios que también aplican para la medida de ley seca.

Junto a esas decisiones se anunció que, solo podrá salir a abastecerse una persona de la familia de acuerdo con el pico y cédula, que quedó levantado solo durante el 31 de diciembre. “Estas decisiones de restricción, más las restricciones que se tendrán en los espacios públicos, tendrán excepciones para trabajadores de supermercados, de servicios esenciales, servicios públicos, farmacias, aquellos que proveen alimentos, entre otros”, puntualizó Ospina.

Las nuevas medidas amplían todavía más las tomadas el pasado 29 de diciembre, cuando Ospina anunció que, aparte del cierre del Pance entre el 1 y el 4 de enero, también se ampliaba la ley seca desde el día 31 de diciembre a las 5 p. m. hasta la misma hora del 2 de enero; “se continuará con el pico y cedula, se prohibirá cualquier evento o reunión en espacio público y se mantendrá el toque de queda”.

Situación que no es de extrañar, pues la situación pública de Cali escaló de la prevención a un completo estado de preocupación, en apenas un par de días, con una ocupación de camas de unidades de cuidados intensivos exclusivas para pacientes con covid-19 en niveles del 82,1 por ciento, que pasan a ser del 91,5 por ciento si se les suma las que están siendo utilizadas para las demás patologías, según la Secretaría de Salud de la ciudad.

Como si eso no fuera suficiente, los casos de contagio positivos siguen en aumento en el Valle del Cauca: el 28 de diciembre fueron 634, el 29 pasaron a 1.289, mientras que este miércoles se registraron 1.067, siendo la segunda semana consecutiva en la que las cifras del departamento superan la barrera de los 1.000 diagnósticos de covid-19. Según los mismos reportes, la capital del territorio siempre es la ciudad con más decesos, con 17 de 33 en la tarde de ayer, por ejemplo.

La situación está a un nivel tan alto que, en las últimas horas, las autoridades de salud del departamento aseguraron que ya está siendo necesario pedir autorizaciones para trasladar a los pacientes más críticos a otros departamentos en los que si haya camas UCI disponibles.

“La situación cada minuto es más compleja. Ayer teníamos 17 pacientes que referir, organizamos una ruta humanitaria con los departamentos vecinos, pero de 11 pacientes que logramos ubicar, solo uno se movió por la negativa de los familiares y de los mismos pacientes. Quiero dejar la certificación de que cuando conseguimos una cama y el paciente o su familia no lo acepta se pierde la prioridad en la búsqueda de las mismas, tenemos que usar los departamentos vecinos porque no damos abasto”, le explicó María Cristina Lesmes, secretaria Departamental de Salud, al periódico a El País de Cali.

Tal es la situación que, ante la falta de medicamentos, las clínicas estéticas de la ‘Sucursal del Cielo’ tuvieron que 1.300 dosis de sedantes, requeridos para atender pacientes internados en UCI. Estos servirán para volver a habilitar algunas de las cerca de 105 camas de cuidados intensivos que, según la Secretaría de Salud Departamental, no están disponibles en el Valle del Cauca.

Ante todo, tuiteó el alcalde Ospina, “la valoración y cuidado de la vida se hace fundamental, nos preocupa sobre manera las visitas y recorridos que se acostumbran a hacer para despedir el año. Hoy es esencial permanecer en casa, no salga, no visite, no dejen que los visiten”.

Lee también: MinSalud alerta sobre incremento elevado de casos y muertes de COVID-19 para enero de 2021 y puede ser grave

TE PUEDE INTERESAR