“Casi me muero de una sobredosis”: Manuela Gómez confiesa que tocó fondo en las drogas

La controversial exprotagonista de novela dijo que ya se recuperó y que ahora sí es verdaderamente feliz. Expresó que en una ocasión llegó a convulsionar.


(Foto: @manugomezfranco)
(Foto: @manugomezfranco)

Hace unas semanas, la exprotagonista de novela Manuela Gómez confesó que había estado lidiando con un problema de adicción que se habría intensificando con las constantes peleas que había tenido con su madre, por lo que habría salido del país, sin dar más detalles.

Recientemente en sus historias de Instagram, Manuela amplió su declaración y dijo que se había mantenido en silencio con el tema, pero que ya podía decir que había dejado las drogas. Aunque no especificó cuáles o qué tipo de adicción tenía, sí detalló que un día estuvo cerca de morir por una sobredosis. “Dejé las drogas por voluntad propia, porque casi me muero de una sobredosis. Se los juro, estuve en la oscuridad varios minutos mientras mi cuerpo convulsionaba”.

La influenciadora agregó que nadie la obligó a “dejar los vicios”, sino que lo hizo por su bien y el de la familia. Además mencionó a su mamá, con quien habría tenido encuentros fuertes en el pasado, pero dijo que ahora sus padres la están apoyando “porque estar enemistado con los papás no es algo que ayude mucho” y dijo que a ellos les ha dado muy duro enterarse de lo que está pasando su hija.

Manuela confesó que pasó por momentos de depresión y donde, incluso, “uno puede llegar a quitarse la vida”.

“Ya no consumo drogas. Ya estoy super bien, super activa. Tengo una excelente energía. Eso me hacía sentir supuestamente bien y feliz, pero eso es pura mierda”. La famosa paisa dijo que no le da pena admitir que consumió drogas porque es un ser humano que sigue cometiendo errores.

Finalmente dijo que se está recuperando y que en el proceso la está acompañando un médico que ya le envió medicamentos para tratarse, pero que está pensando si tomarlos o no. “No estoy segura de querer medicarme. ¿Más droga? No...”, concluyó.

A finales del noviembre, Manuela había contado que la abstinencia no había sido sencilla y que le ha estaba generando síntomas bastante nocivos.

En historias de Instagram publicadas el pasado 19 de noviembre, la paisa, que estaría residiendo sola en Miami, confesaba que no va a ser fácil afrontar las situaciones al regresar a Colombia y que tiene mucho miedo por eso.

Según Gómez, no había sido posible reconciliarse con su madre, pese a que lo había intentado varias veces. La colombiana, quien ahora tiene un negocio de productos para adelgazar, afirmó que se encontraba fuera de Colombia porque podría recaer en su adicción. Sin embargo, se ha sentido muy enferma en Estados Unidos.

“Ya no como bien, me dan muchas ganas de vomitar, mantengo con dolor de estómago. Es haciendo un calor impresionante y yo soy con escalofrío, entonces hasta que uno no vive las cosas, no se da cuenta de la magnitud o de la gravedad de la situación”, expresó en su momento.

En historias anteriores la actriz había contado que posiblemente se haría operar para retirar los biopolímeros que tiene en su cuerpo, pero duda del proceso teniendo en cuenta la experiencia de su amiga Yina Calderón, quien tuvo problemas en la recuperación de la cirugía debido a su falta de cuidado, y le da miedo que su proceso tenga el mismo destino.