A patadas habría terminado la agresión contra el joven que policía lanzó contra la pared en Sabanalarga

El joven de 23 años dijo que recibió amenazas después de la publicación del video, pero que no se va a ir de Luruaco, donde vive con su esposa e hijos.

Tomado de @JuanAbelG
Tomado de @JuanAbelG

Hace unos días se conoció un video por redes sociales en el que un hombre de la Sijín alza a un detenido que se encuentra esposado y lo lanza brutalmente contra la pared. Esto sucedió en el municipio de Sabanalarga, Atlántico. En las últimas horas habló Jeiner Sarmiento, víctima de la agresión.

Según su testimonio, varios agentes de la Policía lo capturaron dentro de una casa en el municipio de Luruaco, señalado por el delito de estupefacientes. Agregó que para él fue un procedimiento injusto porque “no estaba haciendo nada” y que lo sacaron de su casa en bóxer para trasladarlo a la estación de Policía donde finalmente sucedió la agresión. Allí, afirma el joven, le colocaron una bola de marihuana y lo acusaron diciendo que era suyo. “Que me hiciera cargo de eso pero yo dije que no porque no era mío”, explicó.

Sarmiento dijo que el comandante de la Sijín llegó al cuarto preguntándole si él era Jeiner y el joven se lo confirmó. Después le pide que firme un papel para dejarlo en libertad “y cuando él se acerca, como el encargado no había terminado de preparar todo el documento, le dice que se siente y en ese momento se acerca el comandante, lo coge por el cuello y lo golpea. “Me vuelve a agarrar por el cuello, luego por la espalda, me estrella contra la pared, me pega unas patadas y vuelve a hacerlo varias veces”, confesó el joven.

Ante esto, el joven no había querido denunciar, pero después de ver el video lo hizo, según La FM, para que todo quede en manos de las autoridades. “Ellos no pueden estar maltratando a la gente, eso no es así porque todos tenemos derechos” explicando que cuando alguien está esposado no puede ser agredido.

Por su parte, Blu Radio confirmó que después del video, Sarmiento recibió una llamada en la que lo amenazaron. “Recibí una llamada donde me dijeron que yo no podía estar aquí en Luruaco, que me tenía que ir. Les digo que me voy a quedar aquí, en mi casa, con mi mujer y mis hijos”, le dijo al medio.

Por ahora el uniformado fue trasladado a otro cargo mientras continúa la investigación en la oficina de control intento de la Policía del Atlántico y en la Procuraduría General de la Nación, que ya hizo una inspección en la estación donde ocurrieron los hechos y anunció la investigación disciplinaria contra el presunto agresor. El traslado del uniformado lo anunció el coronel Hugo Molano, comandante de la institución del departamento, quien previamente había dicho que lo sucedido en el video iba en contra de la ética y los principios institucionales.

El abuso policial ante la CPI

En septiembre de este año, la oposición conformada por sectores sociales, congresistas, concejales y defensores de derechos humanos, pusieron en conocimiento de la Fiscalía de la Corte Penal Internacional los hechos que ocurrieron entre el 9 y 11 de septiembre de 2020.

Según el colectivo, en esas fechas se cometieron delitos de lesa humanidad como asesinatos, torturas, privaciones graves de la libertad física, violencia sexual y deportaciones forzadas. En la carta enviada se pedía sancionar a los policías y demás responsables de estas graves faltas, al igual que “el actuar de los altos mandos, como el presidente de la República, Iván Duque y el ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo”. Según la oposición, ambos contribuyeron de manera directa o indirecta para cometer estos crímenes “al tolerarlos”.

Hasta el momento no ha habido un pronunciamiento o acción por parte del ente internacional para regular estos casos en el país.