Las estafas de suplantación por WhatsApp están disparadas en Colombia: así cayó una banda que logró robar al menos $200 millones

Las estafas se realizaron por medio de WhatsApp y ofrecían falsos cambios de divisas.

(IStock)
(IStock)

Las víctimas de suplantación por WhatsApp siguen aumentando en Colombia. Los reportes son cada vez más frecuentes y en ellas han caído celebridades, congresistas y hasta un funcionario de la Fiscalía. Se trata de Jorge Eduardo Rojas Pinzón, director nacional de Protección y Asistencia de la Fiscalía.

Cuatro hombres se hicieron pasar por Rojas y utilizaron el servicio de mensajería en su teléfono celular para estafar a los contactos del funcionario con una oferta para comprar divisa -dólares- a una tasa de cambio más baja que la del mercado.

Según reveló Blu Radio, por medio de este sistema de hurto, los delincuentes pudieron estafar a los conocidos de Rojas por más de 200 millones de pesos. Según el medio, se conocieron evidencias de capturas de pantalla en las que, evidentemente, se refieren al director de Protección de la Fiscalía como ‘Jorgito’. En las imágenes, se puede evidenciar una transferencia hecha por 23 millones de pesos a favor de los criminales.

También se conocen casos en los que un hombre depositó en la cuenta de los cuatro hackers 36 millones de pesos y, una mujer también cayó en la trampa, transfiriendo 53 millones de pesos a quien fuera, fraudulentamente, el funcionario Rojas Pinzón.

Siga leyendo: Policía alerta sobre nueva modalidad de hurto informático

El representante de Rojas, el exdirector del CTI y reconocido abogado penalista, Julián Quintana, logró sacar adelante la investigación que dio con el paradero de los delincuentes. Los cuatro hombres responsables de la suplantación y estafa fueron capturados por las autoridades.

Según la audiencia de legalización de captura, se trata de Wilson Alberto León Ramírez, David Alejandro Vicuña, Jeiner David Orozco Carrascal y Edward Andrés Sarmiento Parra. La orden de captura fue emitida por el juez 52 penal municipal con función de control de garantías, el pasado 23 de noviembre de 2020.

La Fiscalía especificó las condiciones en las que ocurrió la estafa. Según el ente acusador, hubo violación de datos personales debido a que los cuatro suplantadores utilizaron la foto de perfil con su familia y el nombre exacto que portaba el funcionario en la aplicación de mensajería instantánea.

Posterior al uso de datos, tomaron la agenda de contactos del director y ofrecieron dólares con una tasa de cambio atractiva: 3.300 pesos. Luego de recibir las consignaciones, los estafadores retiraban rápidamente el dinero del banco, por lo cual se les imputó cargos por concierto para delinquir.

Las estafas se llevaron a cabo en ciudades como Barranquilla, Cúcuta y Bogotá. Según la institución investigadora, la actividad delictiva se presentó desde mediados de este año. Las víctimas colaboraron en la investigación con los comprobantes de las transferencias, fotos de chats y recibos de consignación.

Según la emisora que reveló el caso, hay otras personalidades y congresistas que están siendo suplantados en su identidad para fines de estafa o engaño. Por medio de trinos, el senador David Barguil, del partido Conservador, reveló que estaba siendo víctima de suplantación y agregó que delincuentes pedían dinero por medio de WhatsApp bajo el número 3206567989.

Los delitos informáticos crecieron en pandemia

A mediados de noviembre, la Policía Nacional, con base en el relato de algunas de las víctimas, advirtió sobre una nueva forma de hurto informático por parte de grupos criminales.

Según las autoridades, los estafadores descubren el banco donde el ciudadano tiene sus cuentas bancarias, contactan a la persona, haciéndose pasar por un funcionario de dicho banco y, cuando la víctima contesta, el delincuente, ofreciéndole nuevos servicios o beneficios económicos, le obliga a digitar la clave de su cuenta bancaria y, con un sistema de lectura de tono, obtienen el sonido que equivale a cada número digitado por el usuario.

La entidad asegura que desde el comienzo de la emergencia sanitaria los delitos virtuales han aumentado de manera pronunciada.

“Los delincuentes invadieron redes sociales, plataformas digitales, plataformas bancarias y cada día avanzan en las diferentes modalidades que utilizan para acceder a pagos o cuentas bancarias y tarjetas débito y crédito”, dijo para El Tiempo un investigador del CAI Virtual o C4, delitos informáticos de la Policía Judicial, Dijín.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR:

El Banco de la República se debate entre su primera gerente mujer y un funcionario del Gobierno

Quería ser ministro de Transporte: exasesor de Luis Fernando Andrade revela sus movimientos en el caso Odebrecht