El sector agricultor dio sus razones para no ratificar el Acuerdo de Escazú

El primer Foro Regional realizado en Cúcuta dio a conocer la opinión de este gremio que se opone a su aprobación, pues, aseguran, presenta imprecisiones judiciales.

Parque de Los Nevados Foto: Parques Nacionales Naturales de Colombia
Parque de Los Nevados Foto: Parques Nacionales Naturales de Colombia

Las comisiones segundas del Senado y la Cámara de Representantes realizaron, el pasado lunes, el primer Foro Regional en la ciudad de Cúcuta, con el fin de escuchar todos los puntos de vista relativos a la aprobación del acuerdo de Escazú. Juan Diego Gómez, senador y presidente de la Comisión Segunda del Senado, dijo que los foros tienen como objetivo llegar a un acuerdo con ambientalistas, Gobierno, congresistas, sociedad civil, gremios y líderes regionales y sociales previo a la votación en el Congreso. Los gremios, como el agricultor, piden que se reevalúe el acuerdo, pues no lo consideran necesario dentro del marco normativo existente.

El presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC), Jorge Bedoya, aseguró que, si bien la protección el medio ambiente es muy importante para ese sector, el acuerdo de Escazú presenta indeterminaciones judiciales, las cuales generarían problemas al momento de plantear proyectos para generar empleo.

Por su parte, Sandra Forero, presidenta del Consejo Gremial, explicó que las normas propuestas por el acuerdo ya se encuentran en vigencia; ratificarlas, aseguró la dirigente en la emisora La FM, ocasionaría “un choque en la legislación colombiana”. La preocupación para el gremio, continuó explicando Forero, radica en el equilibrio entre la producción formal, la generación de empleo y el respeto al medio ambiente. Aseguran que la normativa ambiental ya es efectiva en el país; por ello, consideran innecesario y perjudicial la aprobación del acuerdo.

La respuesta de los ambientalistas a los argumentos del gremio apuntó a la falta de fundamentos de estos, pues, según Camilo Mayorga, vocero del Comité por la defensa del Páramo de Santurbán, dichas afirmaciones parecen desconocer cómo funciona la Constitución y el derecho constitucional en Colombia. Además, indicó que el Acuerdo de Escazú no reemplazará “el ordenamiento jurídico en material ambiental”, citó La FM.

Fotografía de un terreno de selva deforestado, el 22 de febrero de 2020, en el Parque Nacional Natural Tinigua, en el departamento del Meta (Colombia). EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda / Archivo
Fotografía de un terreno de selva deforestado, el 22 de febrero de 2020, en el Parque Nacional Natural Tinigua, en el departamento del Meta (Colombia). EFE/ Mauricio Dueñas Castañeda / Archivo

Por su parte, John Edison Ortega, diputado de Norte del Santander, concordó con Mayorga, pues reiteró que los argumentos son infundados. Por ello, es vital que el Acuerdo sea aprobado, ya que no solo protege la biodiversidad y la riqueza natural del país, sino que crea nuevos mecanismos de información en materia ambiental y protege la vida de los líderes que defienden sus territorios.

Joanna Barney, magíster en paz y resolución de conflictos e investigadora del Instituto de Estudios para el Desarrollo de la Paz, explicó para la revista Semana que es crucial el establecimiento de estas normas con el fin de consultar, informar y contar con instancias de arbitramiento.

El presidente Juan Diego Gómez aseguró que el foro fue todo un éxito, pues se escucharon a todos los actores que fijaron su posición frente al Acuerdo. Lo anterior, permitirá a los partidos políticos avanzar en el debate, en el marco del derecho y la Constitución Política, y la discusión sobre ratificación o declinación.

Además, se espera que en los próximos 15 o 10 días, se desarrolle el segundo foro para conocer nuevos puntos de vista que permitan dar continuidad a la discusión que se alimentará de todas las voces posibles.

El Acuerdo de Ezcazú, también conocido como el acuerdo que protege la vida de los líderes sociales, representa una oportunidad única para reafirmar los derechos que tienen un valor ambiental. Omar Clavijo, investigador del Observatorio de Conflictos Ambientales y del Instituto de Estudios Ambientales de la Universidad Nacional de Colombia, señala que su importancia radica en la protección que se les brindará a las personas que habitan en territorios como páramos o parques naturales nacionales.

Clavijo también explica que el Acuerdo es un tratado regional que pretende desarrollar el principio 10 de la Conferencia de Río de Janeiro respecto al acceso a la información, participación y a la justicia ambiental. La ampliación de la propiedad extractiva es una de las grandes amenazas que enfrentan las comunidades en situaciones de vulnerabilidad. Por ello, indica Clavijo, el Acuerdo de Ezcazú abre la posibilidad de velar por los derechos al ambiente sano y a los derechos humanos básicos dada la ausencia estatal.