Reclusos de la cárcel de Cómbita en Boyacá, se declaran en huelga de hambre

Los internos realizan la protesta con el fin de denunciar el incumplimiento de los protocolos de bioseguridad en el centro penitenciario.

Imagen de referencia. Reclusos del centro penitenciario y carcelario de Cómbita, en Boyacá, se declararon en huelga de hambre para denunciar la precariedad de los protocolos de bioseguridad.
Imagen de referencia. Reclusos del centro penitenciario y carcelario de Cómbita, en Boyacá, se declararon en huelga de hambre para denunciar la precariedad de los protocolos de bioseguridad.


El Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) confirmó que más de 270 reclusos del centro penitenciario y carcelario de Cómbita, en Boyacá, se declararon en huelga de hambre, para denunciar que operativos de los guardias incumplen con los protocolos de bioseguridad, los cuales ponen en riesgo la salud de los reclusos.

De acuerdo con información divulgada por la FM radio, el representante de los Derechos Humanos del Pabellón (1), Jesús Emilio Gallego, explicó que la protesta se lleva acabo por las insuficientes medidas de bioseguridad que está tomando el Inpec para evitar la propagación del covid-19 en ese centro penitenciario de máxima seguridad.

“El 29 de octubre se presenta un operativo, por parte del personal de guardia de la cárcel de Cómbita, repitiéndose dicho operativo, el día 30 de octubre, ya no por parte de la guardia sino por los grupos especiales del Inpec conocidos como el CRI, ordenados por la dirección general del Inpec, rompiendo con todos los protocolos de seguridad ordenados por el Ministerio de Salud para la protección del covid-19”, explicó Gallego en el comunicado que fue divulgado por la emisora.

En el documento, los reclusos señalaron que cuatro internos que fueron diagnosticados con coronavirus y que se encontraban en aislamiento, supuestamente, fueron retirados del mismo y tuvieron contacto con otras 300 personas.

El día 30 de octubre no se tuvo en cuenta dicho aislamiento, sacándonos a todos al patio para el área educativa junto con los contagiados, encerrando a 300 personas en un área aproximada de 20 metros de largo por 10 de ancho, sin ningún tipo de ventilación”, denunció el representante de los Derechos Humanos del pabellón 1 de Cómbita.

Así mismo, Gallego manifestó que los internos solicitan que las autoridades les permitan tener acceso a tarjetas sim, pues desde mayo no tienen acceso a las mismas, y por tanto no han podido comunicarse con su familia. Además, resaltó que debe tenerse en cuenta el hecho de que, desde hace ocho meses, no han podido recibir vistitas.

Nos restringieron las visitas, los talleres y hasta las reuniones con los abogados, y finalmente nos revuelven con los que están contagiados en un mismo lugar”, indicó Gallego, de acuerdo con la FM radio.

Los reclusos pidieron al director del Inpec, el general Norberto Mújica, que se pronuncie frente a las violaciones de los protocolos de seguridad que los internos denuncian, y así mismo que brinde soluciones al respecto.

“Están los protocolos de atención y seguridad pendientes del tema. Es pacífica (la huelga de hambre) por ahora. Se les brinda la garantía a ellos (los reclusos) para que hagan su protesta pacífica. No hay alteraciones del orden interno”, informó el Inpec, de acuerdo con información de la Radio Nacional.

Salud en las cárceles en el marco de la emergencia sanitaria

Reclusos sacan los brazos por las ventanas de sus celdas dentro de la prisión La Modelo después de un amotinamiento de reos que exigían al gobierno medidas sanitarias contra la propagación del (COVID-19), enfermedad provocada por el coronavirus, en Bogotá, REUTERS/Leonardo Munoz
Reclusos sacan los brazos por las ventanas de sus celdas dentro de la prisión La Modelo después de un amotinamiento de reos que exigían al gobierno medidas sanitarias contra la propagación del (COVID-19), enfermedad provocada por el coronavirus, en Bogotá, REUTERS/Leonardo Munoz

En el más reciente informe que publicó la Procuraduría General de la Nación sobre la situación carcelaria en el país, se evidenció que a corte del 9 de septiembre fueron registrados 11.373 casos de covi-19 en estos centros de reclusión, es decir, 10.565 casos más que en mayo, cuando inició la pandemia.

El procurador general, Fernando Carrillo, advirtió que persiste la falta de pruebas diagnósticas de coronavirus, y por ello, prendió las alarmas sobre el aumento de contagios que podría seguir presentando esa población.

Inexistencia y el déficit de pruebas diagnósticas en el sistemas penitenciario y carcelario. Solamente se han hecho pruebas al 30% de la población penitenciaria”, dijo el procurador a la FM.

A la falta de pruebas diagnósticas, el informe de la Procuraduría señaló que, el aumento de casos de contagio de coronavirus también ha sido potenciado por la falta de agua potable en las cárceles de departamentos como Boyacá, Chocó y Nariño, así como la falta de entrega de suministros de bioseguridad y de aseo.

MAS NOTICIAS