El aberrante caso de un sacerdote que abusó sexualmente de una monaguilla de 12 años en Miranda, Cauca

La Fiscalía General de la Nación logró la sentencia condenatoria por delitos sexuales con menor de edad en Miranda, Cauca.

Cortesía: Fiscalía General de la Nación
Cortesía: Fiscalía General de la Nación

El sacerdote Arcángel Acosta Izquierdo fue condenado a 16 años de prisión luego de que se avalara el material probatorio presentado por la Fiscalía que lo halló responsable de haber abusado sexualmente de una menor de 12 años, en Miranda, Cauca. Los hechos se presentaron el 12 de octubre de 2018.

Acosta Izquierdo le solicitó al padre de la víctima llevarla a la casa cural a una supuesta preparación para un concurso de infancia misionera, asegura el comunicado publicado por la Fiscalía. El sacerdote, llevó a la víctima al segundo piso para mostrarle las instalaciones y, en el dormitorio, abusó sexualmente de ella. Además, le pidió hacer lo mismo en otra ocasión y no contarle a nadie sobre lo sucedido.

Flor Liliana Yatacué, madre de la menor, fue quien denunció el delito y, luego de las investigaciones realizadas por el personal de la Sijín de la localidad, el fiscal del caos solicitó la orden de captura. Se hizo efectiva el 27 de marzo de 2019, pero fue apelada por la defensa. El Tribunal Superior de Popayán debe determinar, en segunda instancia, si confirma o revoca la decisión del juez encargado por el delito de acceso carnal abusivo con menor de 14 años agravado.

La familia participaba activamente de las actividades realizadas por la parroquia Nuestra Señora del Rosario, según El Tiempo. Sus padres apoyaban bazares y demás actividades alrededor de la iglesia. La víctima era monaguilla y participaba en la pastoral juvenil. Por ello, aseguró el abogado Elmer Montaña, confiaban en el sacerdote.

La víctima decidió contarle a una compañera de su colegio que, a su vez, habló con la psicóloga. Ella le comunicó lo sucedido a la rectora de la institución educativa y llamaron a los padres.

En el proceso, señala El Tiempo, acusaron a la familia de mentir y querer perjudicar al párroco. Temen que la comunidad tome represalias en su contra. Incluso, según el abogado, no le renovaron el contrato a la trabajadora social que acompañó el caso. También, asegura que varios feligreses se acercaron con ofrecimientos de dinero para lograr silenciar a la familia y retirar las denuncias.

Optaron por dejar de asistir a las eucaristías y encuentros religiosos, rezan en sus habitaciones.

El abogado encontró que otras dos menores de edad fueron seducidas por el párroco, sin lograr consumar el acto sexual. Por ello, las familias decidieron no denunciar y dejar de asistir a la iglesia.

Según datos de la Fiscalía, se han abierto 6.988 procesos por abuso y acoso sexual a menores en el país. Solo el 4% ha tenido resultados, pues lo casos finalizan de manera anticipada, están en juicio o se encuentran en ejecución de penas. La región que más presenta casos es Bogotá, seguida del Valle del Cauca, la región Atlántica y Cundinamarca.

Las líneas para denunciar cualquier tipo de violencia sexual o intrafamiliar son:

Línea Nacional: 155

Policía Nacional: 123

Fiscalía General de la Nación: 122

Instituto Colombiano de Bienestar Familiar: 018000 918080

Línea de protección para niños, niñas y adolescentes: 141

Línea Púrpura: 018000 112137, WhatsApp: 300 755 1846