Árbitro argentino reveló que Popeye lo amenazó para que el Atlético Nacional ganara la semifinal de la Libertadores en 1989

Carlos Espósito, quien dirigió el encuentro en 1989, dijo que el sicario lo presionó para que dejara ganar al equipo antioqueño.

Popeye, junto a Pablo Escobar
Popeye, junto a Pablo Escobar

El exárbitro argentino Carlos Espósito reveló en una entrevista con el programa ‘Buen Momento’ de Argentina que fue amenazado por el sicario del cartel de Medellín Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye, en 1989, para que beneficiara al equipo Atlético Nacional durante la semifinal de la Copa Libertadores que el equipo antioqueño disputó en Medellín contra el Danubio, de Uruguay.

El exjuez reveló que que asistió, sin darse cuenta, a una reunión con el lugarteniente de Pablo Escobar en compañía de sus asistentes, Juan Bava y Abel Gnecco; dijo que, primero, los subieron a un carro, donde los intimidaron, y después, en un hotel, se encontraron cara a cara con el sicario, muerto víctima del cáncer en febrero de este año.

“Llegamos a Medellín, nos subieron a un carro para llevarnos al hotel con los árbitros colombianos, uno de ellos de apellido Sierra y, durante el trayecto, nos hablaron de los lugares donde habían tirado los cuerpos de árbitros que habían asesinado por no acceder a sobornos”, contó Espósito al programa de radio argentino.

Después, en el hotel, recordó el exárbitro, “entraron cuatro (a la habitación), uno con ametralladora y atrás de ellos entró el famoso Popeye con una maleta, la abrió y dijo que habían 250.000 dólares. Nosotros los rechazamos y nos dijo ‘la vida de ustedes acá no vale nada y en Buenos Aires puede costar mil dólares cada una’ y se fueron”, relató.

Le puede interesar:

Pablo Escobar, el asesinato de una de las voces más célebres del vallenato

Dicho y hecho: Uribismo presentó proyecto para derogar la JEP

La JEP cita para noviembre a Timochenko y Julián Gallo por crimen de Álvaro Gómez Hurtado

El argentino agregó que durante todo tiempo que estuvieron en Medellín, fueron vigilados desde afuera del hotel, como forma de intimidación."No dormimos en toda la noche", dijo. También confirmó que les tocó cambiar el vuelo de regreso para salir de Medellín a Bogotá la misma noche del partido.

Relató Espósito que en el avión de regreso a su país coincidieron con los integrantes del equipo uruguayo y que el presidente del Danubio le dijo: “Carlos, ¿la pasaron mal, no?” insinuando que ellos también habían sido amenazados. Finalmente aseguró que, al llegar a la Argentina, se comunicaron con el entonces presidente del equipo colombiano, Sergio Naranjo, pero no hubo ninguna respuesta frente a lo sucedido.

El partido, que se llevó a cabo el 17 de mayo de 1989, fue ganado por el Nacional con un marcador de 6-0; posteriormente, el equipo colombiano se alzó con la copa en la final venciendo a Olimpia, también de Paraguay, con un marcador global 2-2 y 5-4 en penaltis.

Entre la década de los 80 y parte de los 90, el fútbol colombiano estuvo ligado al narcotráfico, entre ellos equipos como el América de Cali que fue financiado por los hermanos Rodríguez Orejuela, líderes del cartel de Cali y el Atlético Nacional, apoyados por el cartel de Medellín.