Denunciaron que al menos siete personas murieron en dos masacres en Colombia

Tres campesino fueron asesinados en la en la costa norte colombiana y otras cuatro personas en una zona rural cerca a la ciudad de Cúcuta, cerca a la frontera con Venezuela

Miembros del Clan del Golfo.
Miembros del Clan del Golfo.

Al menos siete personas fueron asesinadas en Colombia en los últimos dos días en masacres perpetradas por bandas criminales en una zona rural de Cúcuta, que tiene el principal paso fronterizo con Venezuela, y en el departamento caribeño de Córdoba, denunciaron este miércoles organizaciones sociales.

La Fundación Social Cordoberxia denunció el asesinato de tres campesinos en el municipio de San José de Uré, en Córdoba, una zona afectada por la disputa entre bandas criminales asociadas al narcotráfico como el Clan del Golfo o Los Caparros, así como por disidencias de las FARC.

Entre tanto, la Fundación Progresar advirtió que en la vereda (aldea) de Campo Alegre, ubicada en la zona fronteriza con Venezuela, fueron asesinadas cuatro personas y los atribuyó a enfrentamientos entre la banda paramilitar de Los Rastrojos y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Cordoberxia detalló en un comunicado que “fueron asesinados tres hombres, entre los que se encontraban dos menores de edad”, y achacó como causa del asesinato que los fallecidos entraron a “lo que se conoce como zona prohibida”.

El director de Cordoberxia, Andrés Chica, dijo a Efe que es probable que la masacre hubiese sido perpetrada por el “Clan del Golfo”, la principal banda de origen paramilitar del país, que durante la cuarentena estrechó el cerco sobre la población con un “intenso control social”.

Cúcuta. REUTERS/Ferley Ospina.
Cúcuta. REUTERS/Ferley Ospina.

Quienes están en los controles son los paramilitares. Si te sales del pico y cédula (que restringe la salida de los ciudadanos por la pandemia) te hacen pagar porque incumpliste la norma”, añadió el director de la organización social.

Chica afirmó que los campesinos asesinados en Córdoba formaban parte de programas de sustitución de cultivos ilícitos y criticó que, a pesar de que la comunidad le apostó a la paz, el Gobierno no terminó de cumplir con lo pactado.

La masacre ocurrió menos de 48 horas después de la matanza de una familia en la misma localidad en la que murieron el padre, de 66 años; la madre, de 64, y el hijo, de 36.

El asesinato de estas personas en la aldea de La Cabaña provocó el desplazamiento de más de medio centenar de familias que tuvieron que pedir “posada, caridad en hogares de amigos o conocidos para que les permitan dormir”.

La Defensoría del Pueblo emitió en diciembre pasado una alerta temprana para advertir de los riesgos sobre esa comunidad.

Por otra parte, el director ejecutivo de la Fundación Progresar, Wilfredo Cañizares, denunció en Twitter la masacre de cuatro personas este miércoles en una zona rural de Cúcuta.

Hemos podido confirmar la masacre ocurrida esta mañana en la vereda Campo Alegre (...) de 4 personas, sin identificar. ¿Qué más tiene que ocurrir para que haya una respuesta de las autoridades?”, expresó Cañizares.

La masacre ocurrió en una zona cercana a una trocha de contrabando en la que hace presencia la banda de origen paramilitar de Los Rastrojos y la guerrilla del ELN, según expresó el líder comunitario.

Con información de EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

A 18 años de la peor masacre de la historia de Colombia, El Salado busca revivir con su fútbol

En Colombia hubo 36 masacres en 2019, el año más violento según la ONU

MAS NOTICIAS