Hasta el 30 de enero del 2020 habían muerto en Colombia 28 líderes sociales.
Hasta el 30 de enero del 2020 habían muerto en Colombia 28 líderes sociales.

Un nuevo defensor de derechos humanos engorda la cifra de muertes violentas que empezó disparada en Colombia en este 2020. Libardo Arciniegas, líder social del corregimiento de Pachacual, en el Cocuy, Boyacá, fue asesinado en la puerta de su casa, cuando dos desconocidos lo acribillaron a tiros.

Arciniegas, era el tesorero de la Junta de Acción Comunal de su corregimiento y tenía 52 años.

El Alcalde del Cocuy, Tomás Ruiz Silva, condenó el hecho y se mostró sorprendido ya que según afirmó, Arciniegas no tenía ningún tipo de amenazas en su contra y que las autoridades policiales del pueblo habían dado un reciente parte de seguridad positivo en el último consejo de seguridad que se celebró la semana pasada.

“Nos sorprende lo que sucedió, estamos atentos a las investigaciones de las autoridades. Tengo entendido que él no tenía ninguna clase de amenazas, y el reporte de los concejos de seguridad que hacemos cada semana era de total tranquilidad”, dijo el alcalde.

El mandatario local además instó a la comunidad para que ayuden con información que logre dar con el paradero de los asesinos, quienes según las primeras versiones habrían llegado hasta la puerta de la casa de Arciniegas en una motocicleta y disparado cuatro veces contra su humanidad antes de darse a la fuga.

En la zona las autoridades ya implementaron un plan candado para tratar de evitar que los perpetradores del crimen se escapen.

La grave situación de seguridad que están viviendo los líderes sociales en Colombia ha despertado alarmas en la comunidad internacional, haciendo que organizaciones como Human Right Watch y las propias Nacional Unidas se hayan pronunciado exigiendo que el Gobierno colombiano brinde garantías a los defensores de derechos humanos y líderes sociales de los territorios.

En lo que va de 2020 se han reportado 55 actos de violencia política contra líderes sociales en Colombia. Así lo indica el más reciente informe de la Misión de Observación Electoral (MOE) sobre la situación de los defensores de derechos humanos en el país.

Destaca la MOE que de esos 55 hechos de violencia política, 35 han sido dirigidos contra el liderazgo social y comunitario. Además, enfatizó que en los municipios donde hubo asesinatos son zonas priorizadas para la implantación de los Planes de Desarrollo con Enfoque Territorial (PDET), una herramienta de planificación en el territorio que creó el Acuerdo de Paz para llevar mejoras sociales en las zonas más afectadas por el conflicto armado.

En total son 170 municipios priorizados en estos planes, los cuales tienen en común sus altos índices de violencia, una fuerte presencia de cultivos ilícitos -y los grupos armados que los acompañan-, niveles altos de pobreza y un generalizado abandono institucional del Estado.

De acuerdo con el Instituto de Estudios para el desarrollo y la Paz (IndePaz), a corte del 30 de enero de 2020 se registraron en Colombia 28 asesinatos a líderes sociales, siendo Cauca, Antioquia, y Putumayo los departamentos con más homicidios registrados.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: